Nacional

Joven surcoreano autor de masacre


BLACKSBURG / AFP
El tirador que asesinó al menos a 32 personas en una universidad estadounidense era un estudiante de 23 años de nacionalidad surcoreana, identificado como , confirmó este martes la Policía.
“Hemos podido confirmar la identidad del tirador de Norris Hall. Esa persona es Cho Seung-Hui. Era un surcoreano de 23 años que vivía aquí en Estados Unidos con un estatuto de residente permanente”, dijo el responsable de la Policía de la universidad, Wendell Flinchum, en conferencia de prensa.
El joven vivía en el campus universitario y cursaba el último año de una licenciatura en inglés, precisó el funcionario. La Policía sospecha que Cho fue el tirador en los dos incidentes en Virginia Tech sucedidos con dos horas de diferencia, causando la muerte de 32 personas antes de suicidarse en el peor tiroteo en una institución educativa en la historia de Estados Unidos.
La Policía intentaba este martes desentrañar por qué un estudiante surcoreano, residente en Estados Unidos, mató a todas esas personas. Ayer aún no se precisaban los motivos de la masacre.

Dejó una nota
Sin embargo, medios de prensa informaron que el estudiante surcoreano recriminó a los “niños ricos”, al “libertinaje” y a los “charlatanes embusteros” en una nota que dejó antes del tiroteo en Virginia Tech. “Ustedes provocaron que yo hiciera esto”, escribió Cho en un escrito de varias páginas que dejó en su habitación en un edificio de dormitorios del campus, informó ABC News.
El estudiante también había mostrado recientes señales de “comportamiento violento y aberrante”, incluyendo asediar a mujeres y prender fuego en una residencia de la universidad, dijeron investigadores en Virginia al diario Chicago Tribune.
Steve Flaherty, superintendente de la Policía estatal de Virginia, dijo a la prensa que Cho era de Centreville, Virginia. “Era un solitario”, afirmó Larry Hincker, vicepresidente de la universidad encargado de relaciones públicas.
El estudiante se mató de un tiro en la cabeza mientras la Policía cercaba Norris Hall, donde Cho había disparado metódicamente contra docenas de estudiantes y docentes, tras encadenar desde adentro las puertas del edificio.

Las mismas armas en los dos tiroteos
Flaherty dijo que en Norris Hall se encontraron una pistola 9 mm y otra calibre 22, y pruebas balísticas indicaron que las mismas armas fueron usadas en los dos tiroteos. “Para nosotros es razonable asumir que Cho fue el tirador en los dos sitios, pero hasta el momento no tenemos evidencia que nos conduzca a ello”, añadió.
Las autoridades hallaron un recibo de una pistola Glock 9mm, comprada el 13 de marzo, en la mochila de Cho, que también contenía dos cuchillos y balas, informó ABC. El estudiante compró su segunda arma la semana pasada, agregó ABC.
Las mismas armas fueron usadas en los dos tiroteos que se registraron en la universidad Virginia Tech, por lo que se cree que fue un solo hombre el responsable de la masacre, dijo por su parte a los periodistas el coronel Steve Flaherty, superintendente de la Policía estatal de Virginia. Cho borró el número de serie a las armas.
“Las pruebas de balística indican que una de las armas utilizadas en Norris Hall fue también utilizada en el (primer) tiroteo”, dijo Flaherty.
En el primer ataque, ocurrido a las 07:00 horas locales, el joven mató a dos personas en la residencia estudiantil Ambler Johnston. Dos horas más tarde, en el edificio Norris Hall, con salones de clase, ocurrió el segundo ataque, que dejó 31 muertos, incluido el atacante.

Un peruano entre los muertos
La Policía dijo que se encontraron cadáveres en cuatro aulas y en una escalera de Norris Hall, pero según la jefa de examinadores médicos, Marcella Fierro, llevará varios días identificar a los muertos, entre los cuales hay varios extranjeros, como el peruano Daniel Pérez Cueva.
El FBI declaró que no había ningún indicio de que el tiroteo fuera un acto terrorista. “Nada indica que esto sea un acto terrorista. Sin embargo, toda hipótesis será objeto de una investigación”, declaró Richard Kolko, portavoz de la Policía federal estadounidense.
El mismo lunes, la Policía indicó que el primer tiroteo pareció motivado por un problema “doméstico”. Por ello fue que las autoridades decidieron no cerrar la escuela, argumentó. La Policía señaló de momento no haber detenido a nadie involucrado en el crimen, pero aseguró haber interrogado a una “persona de interés”.
Los hospitales de la región habían informado de al menos 21 heridos. Algunos fueron alcanzados por disparos, otros resultaron heridos al saltar por las ventanas intentando huir, ya que las puertas habrían sido encadenadas por el atacante.

Autoridades niegan reacción tardía
Un responsable de la seguridad del Estado de Virginia defendió ayer a la dirección de la universidad Virginia Tech, acusada de haber reaccionado tarde el lunes tras un primer tiroteo en el campus, para impedir la masacre perpetrada por el estudiante surcoreano.
Encolerizados, estudiantes y familiares de las víctimas reprochan a las autoridades universitarias no haber tomado las medidas necesarias la mañana del lunes después de un primer tiroteo en el cual dos personas murieron. Dos horas más tarde, en otro lugar del campus, un segundo tiroteo mató a 30 personas, y terminó con el suicidio del asesino.
El director de seguridad pública del Estado de Virginia, John Marshall, afirmó en una rueda de prensa que la dirección de Virginia Tech había actuado bien. “Es importante señalar que ayer por la mañana (lunes), el presidente (de la universidad Charles) Steger y su equipo, y el jefe de la Policía (Wendell) Flinchum tomaron buenas decisiones basados en las informaciones más confiables de que de disponían entonces”, dijo Marshall.