Nacional

Estudiantes del CETA abandonan sus clases

* Antes de desertar, desordenaron dormitorios y bodegas, y quemaron un retrato del Presidente de la República

Leoncio Vanegas

JALAPA, NUEVA SEGOVIA

Después de una súbita protesta con bullicio y carteles que ubicaron frente al portón principal el viernes último, los estudiantes del Centro de Estudios Técnico-Agropecuarios (CETA) con sede en este municipio, adscrito al Instituto Nacional Tecnológico (Inatec), abandonaron el campus en la madrugada del sábado último.
La demanda más enfatizada es el mejoramiento del menú alimenticio, porque en ocasiones sólo les proveen frijoles fritos, dijeron a medios locales. También que cesara el supuesto maltrato por parte un empleado administrativo y no se mandara a las mujeres a cavar hoyos en el campo “por ser un trabajo rudo”, destinado sólo para hombres.
El lunes, el centro lucía desolado, sólo con la presencia de las 39 empleados administrativos, incluidos los docentes, y cinco alumnos que se personaron a recibir sus clases. Los 178 restantes no se presentaron y son oriundos de Madriz, Nueva Segovia y de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), y en su mayoría con becas subvencionadas por las alcaldías.
Según Edwin Calero, Subdirector del CETA, antes de abandonar el centro desordenaron varias bodegas y dormitorios, lo que fue verificado por una comisión para después cotejar los inventarios. Dijo que fue evidente la sustracción de alimentos del almacén.

Queman fotografía del presidente Ortega
Los estudiantes quemaron llantas y los cuadros oficiales del gobierno, con las figuras del general Sandino, Rubén Darío y de la Batalla de San Jacinto, además, una foto del Presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, acción que los directivos del centro no quieren calificar todavía como una intención política.
Calero fue autorizado por el director nacional de Inatec, Dámaso Vargas, a escuchar las demandas de los estudiantes, pero éstos no aceptaron y exigieron la presencia de una comisión de Managua. Acentuando su rebeldía, los jóvenes comunicaron que no se presentarán a los estudios durante una semana, para presionar a las autoridades del Inatec.
Respecto de las motivaciones de la huelga estudiantil, Calero dijo que es verdad que tienen un presupuesto limitado, pero que no restringen la calidad. “El problema está en que se iba a validar un menú con el que ellos no estaban de acuerdo, y que se había realizado una práctica con la presencia del representante del gobierno estudiantil y las cocineras”.
El presupuesto per cápita por día para la alimentación es apenas de C$6.70, y según la administración no compran maíz y frijoles porque en el mismo centro se cosechan. El CETA tiene 183 estudiantes, y 39 empleados en la parte administrativa.
Jairo Efraín Flores, de 16 años, y estudiante del último año para graduarse en Técnico Básico Rural, dijo que le extrañaba la protesta de sus compañeros, porque él ha visto que la dirección actual ha mejorado muchas cosas, incluso el menú alimenticio.