Nacional

“Raro” entorno en defensa de reos de Cártel de Sinaloa


Eloisa Ibarra

La juez suplente del Juzgado de Distrito Penal de Audiencias de Tipitapa, Johana Fonseca González, asumió ayer la defensa de once de los principales miembros del Cártel de Sinaloa en Nicaragua acusados por el delito de financiamiento de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas, precisamente en el Juzgado donde es suplente.
Fonseca defiende al nicaragüense Carlos Cisnado Pasos, a quien la Policía Nacional señala como uno de los cabecillas del Cártel de Sinaloa que ha comenzado a operar desde Nicaragua, y la Fiscalía lo acusa en calidad de coautor del delito de financiamiento de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas.
También defiende a Pedro Pablo Olivas, el nicaragüense a quien Cisnado llevó como administrador de la finca La Ceiba, donde construyeron una pista de aterrizaje, según la acusación, supuestamente, para el trasiego de drogas.

Los otros defendidos
Entre los otros defendidos por Fonseca aparecen los mexicanos David Ricardo Alvarado Zazueta, del domicilio de Sinaloa; Arturo Gaspar Rubio; el guatemalteco Carlos Guillermo Arvizura Rodas, quienes junto a José Rodríguez Guzmán y/o José Luis Monjarrez, se ocuparon de la parte operativa y logística para la construcción de la pista clandestina de aterrizaje.
La juez López confirmó que Fonseca es su suplente desde hace unos tres meses. EL NUEVO DIARIO confirmó en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que Fonseca fue nombrada el pasado 26 de noviembre de 2006.
López aclaró que desde el punto de vista legal, no existe ningún impedimento para que Fonseca asuma la defensa, aunque por tratarse del Juzgado donde es suplente no se mira bien, pero ella no tiene ninguna facultad de impedírselo.
Vale mencionar que antes de que iniciara la audiencia de los acusados, Fonseca conversó con algunos de sus representados, lo que causó molestia a los oficiales de Policía. Sin embargo, la suplente no fue impedida por los secretarios porque la conocen, y son sus subordinados cuando asume como suplente.

“La pezuña del Diablo”
Fonseca trabaja en el despacho jurídico del abogado Ramón Rojas, donde también laboró la abogada Asdrit Bracamonte, a quien el ex magistrado Rogers Camilo Argüello le facilitó una copia del proyecto de sentencia que sirvió para sacar 609 mil dólares de una cuenta de la CSJ, y con lo cual pretendían liberar al colombiano Jorge Eliécer González Largo, a quien finalmente se llevaron agentes de Estados Unidos.
Con Fonseca y Rojas también trabaja el abogado Denis Pérez, quien ayer asumió la defensa del resto de mexicanos acusados por la Fiscalía, y de algunos nicaragüenses.
Por otra parte, la juez López confirmó que le nombró un abogado de la Defensoría Pública a uno de los acusados, quien dijo que carecía de recursos para pagarse una defensa. “Nombré al defensor Orlando Choza porque no podía dejarlo sin defensa, pero todavía no ha asumido”, aclaró López.
Choza explicó que aún no le ha sido notificado el nombramiento de defensor, y antes de aceptar valorará con cuidado si realmente es una persona pobre que carece de recursos económicos, y si no aparece entre los principales implicados.

TODO ES EN “FAMILIA JUDICIAL”
Vale mencionar que otra de las defensas es Gertrudis García, quien según trabajadores de los juzgados de Tipitapa tiene un kiosko dentro de las instalaciones donde funcionan los juzgados, y mantiene una relación muy cercana con la mayoría de secretarios y algunos jueces.
El presidente de la Sala Penal de la CSJ, Armengol Cuadra, afirmó ayer que estarán “ojo al Cristo” con la participación de funcionarios del Poder Judicial en la defensa de los miembros del Cártel de Sinaloa, y si confirman que hay alguno, actuarán inmediatamente y de forma enérgica.
Durante la audiencia realizada ayer, Fonseca se opuso a la solicitud de prisión preventiva solicitada por la Fiscalía. Según la suplente, a sus representados no les encontraron sustancias ilegales, y el hecho de que en la camioneta encontraran partículas de drogas, no los vinculaba.
Sin embargo, la juez López rechazó los argumentos de Fonseca, y le recordó que el artículo 22 del Código Procesal Penal (CPP) establece que hay responsabilidad criminal de los partícipes, los inductores, los cooperadores necesarios y cómplices.
En cuanto al argumento de que no les encontraron droga, López les previno cuál era la finalidad de la audiencia preliminar: revisar si la acusación cumple los requisitos del artículo 77 para admitirla y dictar las medidas cautelares.
Tratamos de conversar con Fonseca, pero no fue posible localizarla.