Nacional

“Gasolineras nos chupan la sangre”

* “Antes llenaba el tanque con 200 córdobas, pero ahora tengo que echarle hasta 250 córdobas”, dice afligido conductor * “El Gobierno había dicho que la gasolina iba a bajar de precio, pero eso no ha sucedido”, dijo Samuel Chavarría * Fausto Meza, un taxista, manifestó que si los precios continúan subiendo, ya no podrá trabajar

Gustavo Alvarez

Diferencias de precios de hasta un córdoba en el litro de Gasolina Regular entre una gasolinera y otra, y la preocupación de los conductores de taxis y vehículos particulares por un nuevo aumento en los precios de los combustibles este fin de semana es lo que se podía apreciar ayer en la capital, en un breve recorrido por varias distribuidoras.
Ésta es la octava alza consecutiva en los combustibles, sobre todo en la Gasolina Súper, que ayer reflejaba un incremento de 71 centavos de córdoba en el litro en algunas de las estaciones de servicio.
Como ya es costumbre, los precios no concordaban ayer entre una gasolinera y otra, ya que algunas no tenían reflejados aún los nuevos valores de los combustibles, mientras que otras tenían precios más altos.
Por ejemplo, la gasolinera Texaco Las Américas mantenía todavía los precios viejos, pero los trabajadores del lugar aseguraron que tenían conocimiento del alza que esa estación aplicaría a partir de hoy lunes, aunque desconocían de cuánto sería.
Otro caso es el nuevo precio del litro de Gasolina Regular, que en la ESSO de Rubenia estaba a 16.67 córdobas, reflejando una leve reducción de 13 centavos, pero en Petronic de Larreynaga se ofrecía a 17.81 córdobas, más de un córdoba de diferencia por litro en comparación la competencia.

Disparo de precios
De acuerdo con la ESSO de Rubenia, la Gasolina Súper subió de 17.99 a 18.70 córdobas por litro, mientras el diesel pasó de 13.78 a 14.32 córdobas el litro, registrando en cambio, una leve reducción en la Gasolina Regular, de 16.74 a 16.67 córdobas el litro.
En la gasolinera Petronic Larreynaga, un empleado que no quiso revelar su nombre aseguró que todos los combustibles habían subido de precio y que era parte del alza en el precio internacional del petróleo ante los conflictos internacionales que se viven actualmente.

Preocupación entre dueños de vehículos
La preocupación era notoria ayer entre los conductores de vehículos particulares y taxistas al momento de comprar combustible con los nuevos precios.
“Está demasiado cara. Antes llenaba el tanque con 200 córdobas, pero ahora tengo que echarle hasta 250 córdobas”, afirmó Samuel Chavarría, un conductor que ayer compraba combustible en la ESSO de Rubenia.
El ciudadano agregó que el Gobierno había dicho que la gasolina iba a bajar de precio, pero eso no ha sucedido, a la vez que se quejó del supuesto descuento que aplican las gasolineras, el cual dijo que es un engaño, porque las bombas están trabajadas para que parte del producto sea aire.
Fausto Meza, un taxista que ayer echaba gasolina en una distribuidora de Managua, dijo que si los precios continúan subiendo, ya no podrá trabajar, porque la ciudadanía no puede seguir pagando tarifas más altas.
“A la gente le pedimos un nuevo precio y ya no quiere pagar, porque dice que está muy caro. Ya no hallamos qué hacer, nos están chupando la sangre”, expresó Meza.
Daniel Mejía, otro conductor consultado, aseguró que estamos ante un constante “sube y baja” de precios de los combustibles, pero que es más lo que sube que lo que baja, porque mientras un fin de semana le reducen un córdoba, en otro le suben tres.
Añadió que la situación es preocupante porque gran parte de los ingresos familiares se van en transporte o combustibles.
Recientemente, el economista Sergio Santamaría aseguró a END que no existe una correspondencia entre los precios internacionales del petróleo y los de los combustibles a nivel local, porque los distribuidores locales les aumentan cuando sube a nivel internacional, pero no le bajan cuando ocurre lo contrario.
Además, consideró que existen ganancias extraordinarias de parte de los empresarios que dominan el sector de los hidrocarburos, quienes se están aprovechando de la situación que se vive a nivel internacional con el petróleo para vender a precios más altos.
El mismo mercado internacional no reacciona igual cuando comienza o termina un conflicto que impacta en el precio internacional del petróleo.
Un ejemplo de esto es el caso de los militares británicos capturados por Irán, que supuestamente hizo subir el precio del petróleo en un diez por ciento, pero cuando se resolvió, durante la Semana Santa, solo bajó el 0.2 por ciento.
En el caso del barril de petróleo de Texas, que es el de referencia para Nicaragua, pasó de 65.87 a 64.28 dólares la semana pasada, cuando se solucionó el problema entre esos dos países.