Nacional

Así estuvo Nicaragua

* Dos médicos al calor de los tragos quisieron matar a un colega en Bilwi que les daba posada * En El viejo se pelean por el amor de una mujer, uno termina muerto y el otro con la noticia de que la dama andaba con los dos a la vez * Carazo y Río San Juan no reportaron ahogados

Los casos de muerte por inmersión, asesinatos y accidentes de tránsito que reportan los corresponsales de EL NUEVO DIARIO se dieron en su mayoría en sitios donde no había presencia de la Policía Nacional, ministerio o instituciones de rescate y apoyo.
El recuento inicia en Matagalpa, donde no se habían reportado ahogados en ninguno de los balnearios donde hubo presencia de socorristas, sin embargo, la Policía Nacional reportó ocho muertos en diferentes circunstancia. Solo uno murió cuando se hacía un clavado en la posa conocida como La Cueva, ubicada en el río San Francisco, el resto falleció por asesinato, homicidio, accidente de tránsito, suicidio y ahogamiento por vómito, que le vino a un ciudadano después de una borrachera.

Jinotega también con varios muertos
En el departamento de Jinotega seis personas perdieron la vida en diferentes circunstancias, aseguró la Policía de La Ciudad de las Brumas, donde uno de los hechos más relevantes fue el decapitamiento del ciudadano José Ismael Sevilla Méndez, de 18 años, hecho que se registró en el municipio de San José de Bocay.
Dos de los reportados fallecieron por sumersión. Ellos son el ciudadano Carlos José Valle, de 22 años, cuyo cuerpo fue rescatado en estado de descomposición, y Darling Jirón Barahona, quien en completo estado de ebriedad se lanzó al río Coco en el sector de Wiwilí, de donde ya no salió con vida a pesar del esfuerzo de sus compañeros por rescatarlo.

Sólo un ahogado en León
La Cruz Roja Nicaragüense, la Policía, la Defensa Civil y la Oficina de Riesgo de la Alcaldía de León, registran la muerte por sumersión del joven Juan Francisco Valle González, de 25 años, originario de Nagarote. La víctima desapareció en horas de la mañana del Viernes Santo al introducirse en completo estado de ebriedad en una zona de peligro en el balneario El Transito, en Nagarote.
El cadáver salió a flote después de 24 horas, en el mismo sector, y fue entregado a sus familiares, quienes se encargaron de darle cristiana sepultura.

Chinandega “caliente”
Una ahogada, un asesinato y dos homicidios sobresalieron en este departamento, confirmó el comisionado mayor Francisco Aguilera Ferrufino, jefe de la Policía de Chinandega.
El jefe policial aseguró que en el balneario Los Zorros se ahogó la adolescente Anielka Mercedes Jarquín García, de 15 años, originaria de El Viejo, cuyo cadáver fue rescatado por su progenitor Samuel Jarquín el Jueves Santo en el sector del balneario Aserradores.
Agregó que Eduardo José Rivas Zamora, de 20 años, alias “El Diablo”, originario de El Viejo, asesinó de siete puñaladas al pescador Norlan Antonio Jiménez Hernández, de 23, originario de la Paz Centro, León. Ambos se pelearon por el amor de la joven de 18 años Donia Cecilia Sáenz López, quien aceptó que convivía con los dos.
Otro fallecido fue el adolescente Jonathan Alexander Ayala Meza, de 16 años, originario del barrio “Walter Arata”, de Chinandega, el Miércoles Santo, cuando tres sujetos intentaron robarle su bicicleta y al negarse le propinaron un escopetazo.

Nueva Segovia “marcada”
La Semana Santa fue marcada por al menos nueves muertes violentas que enlutaron a varias familias neosegovianas. Cuatro fallecieron en accidentes, dos por homicidios, un parricidio, uno por ahogamiento y un suicidio.
También este departamento tuvo un alto índice de baleados. El martes, en Ocotal, Francisco Lenín Cuadra Muñoz, de 25 años, murió en el hospital de esta ciudad después que fuese baleado en el abdomen a manos presuntamente de Carlos José Flores, de 30.
En la madrugada del miércoles, en la comarca Las Uvas, del municipio de Jalapa, Ubence Maradiaga Cárcamo, de 31 años, fue muerto de un balazo en la tetilla izquierda. Su amigo, Magdaleno Ramos González, de 29, también recibió otro balazo en la zona torácica que lo tiene hospitalizado en Managua.
En la medianoche del miércoles, Daniel Merlo, de 25 años, fue muerto de un balazo en la cabeza en la comarca Aranjuez, de San Fernando. La Policía capturó a Ada Iris Rugada, de 29, cónyuge del ahora occiso, como sospechosa de los tres disparos, de los cuales uno segó la vida del joven.
El martes, la Policía reportó el suicidio por ahorcamiento de Dimas Roberto Castillo Hernández, de 23 años, oriundo del barrio “Luis Vílchez”, de Quilalí.

Afilaron bisturí
De la Región Autónoma del Atlántico Norte reportaron una persona muerta y 26 heridos. La víctima mortal fue el niño Maynor Naar Cortez, de 12 años de edad, quien según informe de la Policía Nacional cayó de un tronco donde estaba parado a orillas del río Coco, y cuando lograron rescatarlo ya había fallecido ahogado.
Por su parte, el Ministerio de Salud, a través del doctor Reynaldo Hernández, informó que de 26 casos atendidos por esa instancia en los municipios de Siuna, Bonanza, Rosita, Waspam y Puerto Cabezas, la mayor parte fueron por lesiones leves, las que sólo merecieron atención médica primaria.
Sin embargo, en Bilwi dos médicos trabajadores del Minsa, aprovechando las vacaciones, llegaron en estado de ebriedad a la casa donde se hospedaban e hirieron con un cuchillo a su compañero de casa. Datos preliminares revelan que la víctima resultó ser el médico Alberto Javier Amador, quien resultó con heridas en el antebrazo izquierdo y pérdida de uno de los dedos de la mano.
El Ministerio de Salud no dio mayores datos sobre los dos médicos cuchilleros que hirieron a su compañero “de pura choña”, sólo se supo que uno trabaja como gineco-obstetra en el Hospital Nuevo Amanecer y el otro está recién venido a esta ciudad, y según, venía a cumplir su servicio social.

Río San Juan y Carazo sin ahogados
Tanto el departamento de Carazo como el de Río San Juan no reportaron ningún ahogado.
La corresponsal Tatiana Rothschuh informó desde San Carlos que lo único para lamentar que tiene esa población son dos muertes por accidente de tránsito y un suicidio.
Con la colaboración de: Francisco Mendoza, Leoncio Vanegas, José González, Róger Olivas, Alberto Cano, Tatiana Rothschuh y Fermín López.