Nacional

Reclaman tierras del pueblo de San Juan de Nicaragua

* Tras ser bombardeado Greytown por las fuerzas contrarrevolucionarias de Edén Pastora, Acnur trasladó a la población hacia propiedades que ahora son reclamadas por dos ciudadanos * Alcalde sandinista dice que fue voluntad de Gobierno, y éste debe responder indemnizando o revocando la titulación

SAN CARLOS/RÍO SAN JUAN

La demanda de devolución o indemnización de las tierras donde está asentando el pueblo de San Juan de Nicaragua, por parte de dos ciudadanos, es uno de los problemas que enfrenta el gobierno municipal, según informó el alcalde Cesar Collado ante el Consejo de Atención al Campo, que sesionó en la cabecera departamental el pasado fin de semana.
Collado refiere que el señor Hugo Livy Solórzano, originario de Bluefields, pero que reside en Costa Rica, de acuerdo al título de propiedad que ostenta, es poseedor de la mayor parte de las tierras del poblado, que se extienden hasta el viejo San Juan del Norte o Greytown, abarcando hasta donde están ubicados los cuatro cementerios.
El edil explicó que el señor Solórzano se presentó ante el Concejo mostrando un expediente con la documentación que acredita a esa familia como dueña de esas tierras. Pero también unas 50 hectáreas son propiedad del difunto Benz Hamon, cuyo heredero es Walter Hamon, un fiel militante del Frente Sandinista, ingeniero de profesión, que durante 16 años ha vivido enfrentando el desempleo.

Fueron reubicadas
El alcalde Collado recordó cuando en los años ochenta, tras ser bombardeada la población de Greytown por las fuerzas contras de Edén Pastora, “Comandante Cero”, y al ser destruidas las viviendas, la población fue reubicada por el Gobierno, a través de Acnur, en el área donde ahora se localiza San Juan de Nicaragua. Unos 1,800 habitantes viven allí, ubicándose unas 198 viviendas en el casco urbano para una población de 800 personas.
Benz Hamon, uno de los pocos sandinistas que vivían en el poblado, fue el único héroe caído en la incursión de las fuerzas de Pastora.
El alcalde dice que junto a los concejales han estado conversando con los reclamantes de las tierras, cuyo esfuerzo es apoyado por la Fundación Amigos de la Tierra (Fundar).
A su juicio, el reclamo y la llegada del señor Solórzano se producen por la importancia económica y ecoturística que tomará esa zona con el desarrollo de la Ruta del Agua, que contempla, entre otras inversiones, un aeropuerto internacional.
“Durante los gobiernos que me antecedieron no hubo ningún tipo de reclamo”, apuntó Collado. Afirmó que la reubicación de la población de San Juan en ese lugar “fue una voluntad del Gobierno, y será el Gobierno el que deba responder, y no son los ciudadanos quienes tengan que sufrir esas consecuencias”.
El alcalde sandinista explicó que el caso de la tenencia de la tierra en San Juan de Nicaragua está siendo revisado, y “si está dentro de los parámetros a indemnizar, se va a hacer, porque será de acuerdo a lo que está establecido en la ley, o de lo contrario, tendrá que revocarse esa titulación”.

Flexibilidad con veda forestal
Para el alcalde de San Juan, la Ley de Veda Forestal mantiene “estrangulada” a la población que por estar asentada en un área protegida de la gran Reserva Indio Maíz, no puede aprovechar ni los árboles caídos para reparar sus viviendas. Al respecto, dijo que hay unas 40 casas en mal estado.
Pero igualmente, después que la actividad pesquera ya no es una opción económica porque los peces han emigrado, la misma ley impide el impulso de la producción agropecuaria. “Al menos creemos que en el marco del plan de manejo debemos encontrar alternativas para el autoconsumo de las familias más afectadas”, apuntó.

Piden ser priorizados
El alcalde Collado negó que exista hambruna en esa zona, pero reconoció que enfrentan muchas dificultades por ubicarse en una zona alejada y marginada por las políticas públicas. “Pedimos ser priorizados dentro de la prioridad que demandamos para el departamento de Río San Juan”, clamó.
Ante la urgente demanda del dragado en el trayecto del río San Juan desde el Delta a San Juanillo, que cada verano se seca, y cuyas aguas apenas tienen profundidades de cinco a seis pulgadas, imposibilitando la navegación, el alcalde Collado reveló que el proyecto está en ascuas, por lo que en el seno del Concejo han planteado la posibilidad de una trocha en esos 34 kilómetros, la que se enrumbaría a orillas del río por el lado del área protegida de la Reserva Indio Maíz.