Nacional

Maestros malversaron fondos

* Está negociando con los despedidos, aunque no descartó que se les abra juicio * Una directora cobraba a los padres de familia dos córdobas para que sus hijos usaran el baño * Director sostiene que eso de otros devengados eran autorizados por los Consejos de Padres de Familia

Heberto Rodríguez

El ministro de Educación, Miguel De Castilla, justificó ayer el despido de al menos cinco directores de escuelas de Managua, a quienes acusó de haber malversado fondos de la transferencia presupuestaria del Gobierno.
“Estaban usando dinero que no era de ellos, aquí hay gobierno, hay que poner las cosas en su lugar, ese dinero es de los que pagamos impuestos en este país”, dijo.
Los directores separados de su cargo --hasta ahora-- estaban al frente de los centros de estudios: 14 de Septiembre, Villa Austria, “Miguel de Cervantes”, “Benjamín Zeledón”, Experimental México y “Miguel Ramírez Goyena”.
Según De Castilla, estas personas utilizaban el dinero para beneficio personal. “Tomaban bajo el membrete de otros devengados dinero de la nómina fiscal de la transferencia”.
También expresó que desde el viernes está negociando con los despedidos, aunque no descartó que se les abra juicio.
“Algunos han venido donde mí, han reconocido sus fallas y han solicitado no ser despedidos, que los reubiquemos en otras escuelas, y estamos en esa negociación”, explicó.

¿Y se va hacer eso con personas que abusaron supuestamente del dinero de las transferencias?
No podría decirle que sí.

¿De cuántos maestros hablamos?
No doy ese dato.

¿Por qué?
Es un dato privado del Mined.

Pero si hablamos de supuestos abusos con dinero de los impuestos de todos los nicaragüenses.
Es una buena cantidad, estamos hablando con esos directores, que retornen ese dinero a su origen.
Además, De Castilla indicó que debido a los abusos cometidos por estos directores en el pasado, el Ministerio ahora tiene que pagar cuentas millonarias al Seguro Social e INAA, pues se utilizó dinero destinado a estos rubros para beneficios personales también.
Supuestamente los directores se recetaban salarios arriba de 10 mil córdobas, y otros llegaron a ganar hasta 20 mil córdobas mensuales a través del concepto de otros devengados.
Sobre el caso particular de la directora del instituto 14 de Septiembre, De Castilla señaló que esta persona le cobraba a los padres de familias dos córdobas para que sus hijos usaran el baño.
Los abusos con los cobros llegaron al extremo de que algunos centros escolares tienen en sus cuentas particulares hasta un millón de córdobas depositado. “El Villa Austria tiene 700 mil córdobas. Eso sale de los padres de familia”, aseguró.
De Castila se refirió al caso de los directores despedidos durante una visita realizada a la Escuela Normal, donde los maestros acudieron ayer por segundo día consecutivo a pagarse el salario correspondiente al mes de abril.
También hubo casos de que a algunos maestros no les salió el incremento salarial. De Castilla adujo que se debió al cambio de sistema de pago y que fue un error involuntario de los funcionarios del Ministerio de Hacienda.
“Elaborar 39 mil cheques en donde a cada uno hay que poner su aumento de sueldo requiere de mucha gente para meter todos esos datos en la computadora y que no haya equivocaciones. Se cometió un error gravísimo en el Ministerio de Hacienda -–no diría que hay mala voluntad--, y los sacó en orden alfabético y no por centros educativos, como hubiéramos querido nosotros”, admitió.

Ministro planta a directores
Jairo Cáceres, ex director del instituto “Miguel Ramírez Goyena”, negó los señalamientos hechos por el ministro de Educación, Miguel De Castilla.
“La destitución que me hicieron a mí no dice por malversación de fondos. A él no le puede constar que se malversó fondos cuando ni siquiera ha llegado a aplicar una auditoría a los institutos”, dijo.
Cáceres sostuvo que eso otros devengados eran autorizados por los Consejos de Padres de Familia, y si el Estado ahora va asumir todos los pagos que se hacían con los fondos propios de los centros, también debe asumir esos pagos.
“Entonces, no estamos robando nada, porque eso está legalmente establecido. Yo no puedo permitirle a él que diga que yo malverse fondos cuando desapareció todo el esquema de la autonomía escolar por la gratuidad de la educación, en lo que yo estoy de acuerdo, pero el salario de los trabajadores no se baja bajo ninguna circunstancia, y eso es salario y se tiene que respetar, y él no lo respetó”, indicó.
“Yo, por lo menos, como director del instituto, trabajaba mañana, tarde y noche, y en reconocimiento a ese trabajo extraordinario me autorizaron esos otros devengados”, agregó. “Pero en una supervisión que me hicieron, me sugirieron que los metiera a la planilla normal, porque se miraba como por debajo de la mesa. Entonces, acatamos la orientación y se mandaba todos los meses al Ministerio de Educación en un informe económico”, sostuvo.
Finalmente, Cáceres dijo que no están negociando nada con el ministro. “Que no sea mentiroso, no es verdad”.