Nacional

Avance de la auditoría “existe y es verdadero”


Luis Galeano

El presidente de la Contraloría General de la República (CGR), Luis Ángel Montenegro, aseguró que el informe de avance de auditoría que revela irregularidades en la gestión del procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, existe y es verdadero.
“Puedo garantizar que no hay ningún informe falso ni inexistente”, dijo Montenegro al ser consultado sobre unas declaraciones que brindó Cabezas, en las que afirmó que el informe en el que se señalan serias anomalías durante su gestión, no dice la verdad y no existe.
Cabezas afirmó que el informe era “falso e ilegal”, y que su objetivo es descalificar su actuación ante organismos donantes. Es más, Cabezas restó importancia a este documento, y dijo que “hasta el momento no se ha pronunciado ninguno de los contralores.”
Montenegro, por su lado, explicó que una cosa es un informe de avance de auditoría y otra cosa es un informe conclusivo, que es aquel que ya fue visto y aprobado por el Consejo (de contralores). El informe de avance es cuando se está en el trabajo de campo “y ese existe”.

Confirmó enormes gastos
Confirmó que en el informe existen algunos señalamientos como abuso de gastos en telefonía celular por parte de Cabezas y el subprocurador Adolfo Jarquín Ortel, así como excesivos pagos en combustible, préstamos personales y viáticos para viajes al extranjero.
“Éstos no son hallazgos porque no han sido notificados, pero en el cuerpo del informe firmado por nuestros auditores se habla de estas irregularidades, es decir, no es un informe fantasma o inexistente”, dijo Montenegro.
Indicó que él, como contralor colegiado, jamás ha eximido a Cabezas de responsabilidades, como ha dicho en algunas ocasiones el procurador de Derechos Humanos, y que lo único que ha tenido en sus manos de parte del polémico funcionario, es una carta en la cual le reclama el porqué se filtró a los medios de comunicación el informe “inexistente” y quién lo hizo.
“Yo lo que le digo es que (buscar quien da) las filtraciones en este país es como buscar una aguja en un pajar, es difícil --donde hay más de 400 auditores y abogados-- evitar las filtraciones, además que nosotros manejamos el concepto de que todos los documentos de la Contraloría son públicos, ahí no hay nada secreto”, concluyó.