Nacional

Falta de agua es ya “un desastre”

* Comisión interinstitucional tratará de llevar líquido vital a por lo menos 200 mil personas

El gobierno espera una fuerte sequía y la falta de agua potable será el principal problema, por eso ayer anunció un plan de emergencia para enfrentar el desabastecimiento, el que iniciará este fin de semana en Managua y cinco cabeceras departamentales. Una comisión interinstitucional intentará llevar el líquido a por lo menos 200 mil personas.
El presidente Daniel Ortega calificó la situación como un “desastre” que afecta directamente a unos 35 barrios de Managua donde se concentran alrededor de 175 mil personas, y otras 25 mil en zonas urbanas y rurales de Boaco, Juigalpa, Teustepe, La Gateada, Nueva Guinea, San Marcos, Jinotepe y los altos de Monimbó en Masaya.
La presidenta ejecutiva de Enacal, Ruth Selma Herrera, dijo que la emergencia requiere cerca de 25 camiones cisternas para repartir el agua, sobre todo en los días más duros del verano que está entrando.
Sin embargo, la empresa a su cargo sólo cuenta con tres “pipas” en buen estado y trabaja aceleradamente para equipar y poner en circulación otras tres. Lamentó que del préstamo del BID, de un total de 30 millones de dólares, este año sólo se podrá utilizar un millón de dólares.
Dijo que esos recursos serán destinados fundamentalmente para mejorar la infraestructura de la red de agua potable. Entre las instituciones que van a apoyar este plan de emergencia, están las Fuerzas Armadas, Telcor, ENEL, Intur y el INSS. La idea es abastecer de agua entre las seis de la mañana y las seis de la tarde a estos barrios.

Los barrios y comarcas
Entre los barrios y comarcas capitalinas donde se repartirá agua gratuita están: Carlos Núñez, Golfo Pérsico, 28 y 30 de Mayo, Tierra Prometida, Anexos de Villa Libertad y Camilo Ortega, Arges Sequeira, Francisco Meza, Lomas de San Judas, Hugo Chávez, La Esperanza, Milagro de Dios y Erlinda López.
“Estamos hablando de una cantidad de gente, que una pipa es algo simbólico para atender a esta gran cantidad de pobladores, porque Managua tiene un ritmo de crecimiento que no tiene nada que ver con la inversión que se ha realizado en los servicios públicos en los últimos diez años”, comentó Herrera.
Ella recordó que el crecimiento acelerado de barrios y asentamientos en Managua ha desbordado la capacidad de Enacal, cuyos acueductos no son suficientes para llevar el vital líquido.
El director del Sistema de Prevención y Atención de Desastres (Sinapred), Ramón Arnesto Soza, dijo que la situación de desabastecimiento es crítica, aunque ofreció como buena noticia el hecho de que el fenómeno de “El Niño” ha desaparecido y es posible que el invierno empiece a mediados de mayo. Sin embargo, advirtió que está latente el otro fenómeno, el de “La Niña”, que podría provocar intensas lluvias.
“Por ahora, con la información que tenemos podemos paliar la situación y apoyar a Enacal con una distribución de alrededor de 20 litros de agua al día por persona, que es una media permitida por Naciones Unidas en situación de emergencia”, dijo Soza.
Varios organismos de defensa de los consumidores están elaborando una lista de las zonas que enfrentan problemas de abastecimiento de agua potable a nivel nacional, la que por ahora suma más de 85 barrios sólo en la capital, pero también se quiere precisar las causas, pues aseguran que muchas veces se trata de falta de capacidad de la aguadora.

Todo un drama en Boaco
Carmen Ramírez, coordinadora de la Red de Consumidores en Boaco, dijo que la sequía ha entrado de lleno en este departamento y ha bajado drásticamente los niveles de los mantos acuíferos de la zona, al punto de que muchos pozos artesanales y ríos cercanos se han secado por completo, y la gente deambula sedienta.
La situación más dramática se vive en Teustepe, donde los pobladores están emigrando hacia comunidades vecinas en busca del líquido vital, según dijo, ya que hasta el río Malacatoya se ha secado, el mismo que servía para el consumo humano pese a los altos niveles de contaminación.
Calificó la situación como “catastrófica”, porque la gente está consumiendo agua insalubre ante la creciente sed, lo que está generando las migraciones. En Chontales la situación es peor, refirió, pues la gente está llegando a los ojos de agua o fuentes alternativas, las que no son confiables debido a los índices de contaminación.