Nacional

35 muertos por infartos a causa de altas temperaturas

Los incendios forestales incrementan el calor y se espera que en los próximos cien años, en Chinandega, apenas llueva 800 milímetros de agua, inferior a los mil 600 de los últimos inviernos.

Róger Olivas

Un total de 35 chinandeganos han muerto por infartos y otras 36 por accidente cerebro vascular durante el corriente año, y la principal causa son los sofocantes calores de 40 grados centígrados registrados en los últimos días en esta ciudad.
La alarmante cifra fue revelada por Carmen María Delgadillo, encargada del Registro Civil de las Personas de Chinandega, quien mostró el acta de defunción de los chinandeganos víctimas de las altas temperaturas.
El portavoz de la Cruz Roja de Chinandega René Valverde, aseguró que al menos atienden 10 servicios diarios de pacientes cardíacos afectados por el calor, los cuales son remitidos a clínicas médicas previsionales.
Además socorren a personas principalmente pasadas de peso, las cuales sufren accidentes automovilísticos al sofocarse por los 40 grados centígrados en esta cabecera departamental.
Se conoció, que la señora Celina Ochoa, falleció el domingo último al sufrir un infarto a las doce del medio día en el Mercado Central de esta ciudad.
Presentación Rodríguez, director del medio ambiente de la Alcaldía de Chinandega confirmó a EL NUEVO DIARIO que las temperaturas han alcanzado 40 grados centígrados, y este municipio sólo cuenta con 33 por ciento de vegetación y 3 por ciento de manglares.
Incendios forestales
Los incendios forestales incrementan el calor y, de acuerdo a un reciente estudio por parte de especialistas en el medio ambiente, se espera que en los próximos cien años, en Chinandega, apenas llueva 800 milímetros de agua, inferior a los mil 600 de los últimos inviernos.
El especialista en Medicina Interna, Horacio Pichardo, explicó que la deshidratación debido a los sofocantes calores causan infartos y accidentes cerebro vasculares, por lo que recomendó a los hipertensos y las personas que padecen del corazón, realizar sus actividades en horas menos calientes.