Nacional

Echan a Margine

*** Casi no le dieron tiempo ni de sacar sus cosas cuando ya tenía su repuesto, que simplemente dijo: “Soy soldado y aquí me manda el Partido” *** Margine se va sin devolver la llamada ni pedir explicaciones: “Vuelvo a Matagalpa, y recuerdo que la libertad de expresión ha costado sangre en Nicaragua” *** Se refería a que al parecer su caída se originó en “no saludar” la entrega de los manuscritos de Darío a Hugo Chávez

Valeria Imhof

Una simple llamada telefónica fue suficiente para comunicarle a la hasta ayer directora del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), Margine Gutiérrez, que su nombramiento estaba cancelado.
Paul Oquist, Secretario Privado de Políticas Nacionales del Gobierno, fue el encargado de comunicarle a Gutiérrez su despido, pues cometió el “pecado” de haber declarado públicamente que “no saludaba” el hecho de haber regalado dos manuscritos originales del poeta Rubén Darío al presidente venezolano Hugo Chávez.
La ex funcionaria dijo ayer que relacionar su destitución con sus declaraciones era “especular”, no obstante, admitió que se dio en el contexto de la entrevista que le dio a un medio local.
“Sí pienso que es demasiada casualidad y que esa pueda ser una de las causas, pero en vista de que no me han dicho a qué obedece la destitución estaría especulando. Estos tres meses no han estado exentos de dificultades, porque hay procesos que son complejos y pueden haber otras causas… no lo sé”, manifestó.
Ayer mismo, después del mediodía, Gutiérrez le entregó el cargo a la ex diputada sandinista y ex Directora del Instituto Nicaragüense de la Mujer (INIM), Emilia Torres, quien llegó a asumir sus nuevas funciones unas horas después del despido de Gutiérrez.
“No me han dado ninguna explicación, no sé cual es la causa por la cual me han cancelado el nombramiento, cuando yo vine hoy por la mañana (ayer) recibí la llamada que me decían que venía la compañera Emilia Torres. De todas formas, eso es algo previsible, porque el Presidente de la República tiene la facultad y la potestad de nombrar y quitar a los funcionarios”, declaró unos minutos antes de retirarse del Palacio de la Cultura.
Defiende libertad de expresión
Al ser consultada sobre el hermetismo que guardan muchos funcionarios públicos, que en muchas ocasiones “no quieren hablar” con la prensa, Gutiérrez defendió la libertad de expresión y de información.
“Al pueblo nicaragüense le ha costado sangre y miles de vidas la libertad de expresión y el derecho que tiene el pueblo nicaragüense a informar y a ser informado. Esta libertad de expresión que disfrutamos nos costó sangre a la militancia del Frente Sandinista y a un montón de opositores al régimen de Somoza”, dijo.
“Tengo amigos periodistas como Walter Mendoza que murieron por un cambio. Creo que sin información no puede haber participación ciudadana, porque un pueblo desinformado es un pueblo que no tiene capacidad de tomar decisiones”, añadió.
En estos últimos 16 años, Gutiérrez trabajó en Matagalpa en proyectos sociales de la mano de la sociedad civil, lugar adonde regresará para seguir colaborando con la población.
No pedirá ninguna explicación
“El trabajo en el INC no fue fácil, inclusive hablé este fin de semana con mi familia porque era demasiado tensionante”, dijo Gutiérrez, quien afirmó que no pedirá ninguna explicación al gobierno sobre su despido.
“Al final yo estaba valorando si en mi íntima forma de ser tengo alma de funcionaria gubernamental, y un montón de veces me dije que no, por eso no pido (la explicación). Uno de mi propósitos era demostrar que hay una manera distinta de hacer gobierno, y por eso mi propósito era que el INC fuera participativo, sin distingo de ningún tipo”, expresó.
Gutiérrez dijo que desde que asumió como funcionaria pública sabía que su cargo era temporal, aunque reconoció que en tres meses no es mucho lo que se puede hacer.
“Yo siempre dije que no venía con un chicle pegado en la silla, y si bien es cierto me ha sorprendido que sea el día de hoy (su destitución), tampoco es una cosa que me sorprenda tanto, porque eso se puede esperar en cualquier momento, pero me voy con la tranquilidad de que he tratado de hacer las cosas de la mejor manera posible”, expresó.
Una soldada
Por su parte, la nueva directora del INC, Emilia Torres, mencionó que fue comunicada que asumiría el INC en horas de la mañana, por lo que en las primeras horas de la tarde tomó posesión del cargo. “Uno obedece porque aquí somos soldados, donde sea más útil es nuestro trabajo, nuestro esfuerzo y ahí vamos a estar. Tengo 26 años de ser promotora de la cultura, así que espero que mi experiencia pueda ser útil en esta institución, pero apenas estoy entrando”, dijo Torres.
Ayer fue notoria la soledad con que Gutiérrez dejó su cargo. Sus únicos acompañantes hasta la camioneta que abordó para irse, fueron dos cámaras de televisión y la lente de la cámara fotográfica de este medio. Nadie hubiera creído o pensando que esa señora había sido, horas antes, la Directora del INC. “Yo me voy ya mismo”, comentó durante la entrevista, y minutos más tarde ya estaba en la calle para partir hacia su natal Matagalpa.