Nacional

Intensifican higiene en laguna de Apoyo


Los vacacionistas que visiten la Laguna de Apoyo, al oriente de la ciudad de Masaya, estarán garantizados al menos con la higiene de los alimentos que ahí se consuman, pues el Ministerio de Salud está desarrollando una fuerte campaña para que todo alimento se coma libre de contaminación.
El ejemplo más clásico es el de las vendedoras ambulantes de comida, quienes para tener acceso a comercializar sus productos en el lugar, tuvieron que practicarse exámenes de sangre, heces y orina, y una vez comprobado que no tenían problemas de salud, el Departamento de Higiene del Ministerio de Salud de Masaya les extendió un carné que deberán portarlo a la vista de los clientes.
“Creo que fue una medida acertada la del Ministerio de Salud, nosotros ganamos porque vendemos buen producto, y ellos ganan porque compran alimentos higiénicos”, afirmó la señora Reyna Espinoza Álvarez, vendedora de quesillos, y quien visita cada domingo la Laguna de Apoyo.
Ese criterio lo comparte el ingeniero Javier López Castro, propietario del restaurante “El Clarinero”, quien confirmó que esa medida también fue tomada con el personal de los restaurantes que operan a la orilla de esa paradisíaca laguna.

Poca afluencia y mucha esperanza
“Estamos tratando de mejorar no sólo la atención a los clientes, sino también la limpieza de la zona”, dijo López Castro, quien aseguró que para la temporada de verano que comienza el próximo domingo, están trabajando en coordinación con el personal del Ministerio de Salud para que no haya problemas con el consumo de alimentos en mal estado o mal manipulados.
Daniela López, también vendedora de quesillos, recordó que ellas están manipulando el alimento, y “si no tenemos cuidado para proteger con bolsas plásticas las manos o con guantes, podríamos perjudicar a los compradores”, señaló.
A pesar de todo el cuidado que ya se comenzó a tener con la manipulación de los alimentos, la afluencia de veraneantes en la Laguna de Apoyo no estuvo tan buena ayer domingo, sin embargo, los dueños de restaurantes tienen esperanzas en que la situación mejorará en la medida en que comiencen los días grandes de la Semana Santa.
“Así es cada año en este lugar, siempre se mejora cuando entra de lleno la temporada”, afirmó la señora Petrona Medina, originaria del Valle La Laguna, y que cada domingo se dedica a la venta de cerdo con yuca, vigorón y tortitas de carne con tortilla o yuca.
Comentó que al menos la venta ambulante de alimentos estará garantizada en su higiene y en los bajos costos. El servicio tendrá un valor de 25 córdobas. “Es barato y sabroso”, señaló.

Bombera española encantada
Doña Gladys López, otra vendedora de quesillos, tampoco se mostró preocupada por la poca afluencia de visitantes a la Laguna de Apoyo, y aseguró que había pocos bañistas porque en la ciudad de Masaya se estaba realizando la fiesta de San Lázaro, que tiene gran atractivo turístico por la famosa procesión de perros.
El dueño del restaurante “El Clarinero” comentó que en la Laguna de Apoyo se está trabajando con los restauranteros no sólo para mejorar la atención al cliente, sino también las condiciones de los lugares donde se elaboran los alimentos.
“Lo que pasa es que la Laguna de Apoyo se está convirtiendo en un potencial turístico nacional y extranjero, esta laguna ahora es muy visitada por turistas extranjeros y hay que mejorar las condiciones”, aseguró.
María Faré García, Coordinadora de Bomberos Unidos Sin Fronteras Nicaragua, llegó al lugar con un grupo de bañistas españoles. García se mostró satisfecha por lo bonito del lugar, y se declaró dispuesta a regresar.