Nacional

Se desborda apoyo a enfermera condenada

* Director de hospital opina a favor de María Magdalena * Sindicatos del sector Salud hasta amenazan con paro

Los trabajadores de las unidades publicas de salud criticaron la declaratoria de culpabilidad que decretó la jueza Octavo Local, Ariadna Lezama, en contra de la enfermera María Magdalena Sandoval, de 41 años, de quien penden entre uno y tres años de cárcel por supuestamente ser responsable sobre la muerte de una paciente que se cayó de su cama mientras se encontraba en estado delicado de salud, en la sala de cuidados coronarios del Hospital “Roberto Calderón”.
El doctor Ariel Herrera, Director del Hospital conocido también “Manolo Morales”, lamentó la situación y dijo que se trató de un hecho que ningún trabajador de la salud ha pensado cometer.
“No es justo, porque a pesar de las limitaciones con las que trabajamos en el hospital cumplimos con la gente los 365 días al año, no es justo ni correcto que la persona que demanda esté haciendo esto”, dijo el galeno.
“Atendemos día a día con la conciencia de salvar vidas, es ahí donde deriva la situación, puede ocurrir un problema, puede ocurrir una complicación. Si queda detenida, queda claro que lucharíamos por reingresarla, aunque no lo decidimos nosotros, sino recursos humanos a nivel nacional”, dijo Herrera
Los dirigentes de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud, Fetsalud, de las unidades públicas, también manifestaron su apoyo a la enfermera
“No podemos aceptar tal responsabilidad, cuando quien tiene la culpa de todo es el sistema del gobierno anterior que no priorizaba la atención en los centros hospitalarios”, dijo Eduardo Cáceres, miembro del sindicato.
Entre las situaciones de responsabilidad que plantea Fetsalud que debería de analizar el juez, está el recargo de hasta 40 pacientes en camas por enfermera auxiliar, la falta del personal de trabajo, y la infraestructura inadecuada para la atención de pacientes coronarios y de traumas, los que con frecuencia experimentan desequilibrio emocional.
“Ninguna de estas situaciones se ha analizado, pues están determinando la culpabilidad de una enfermera --que ese día se encontraba sola cubriendo el turno-- frente a un sinnúmero de factores que a veces obliga al trabajador de la salud a brindar una atención inadecuada”.
Estos trabajadores afirman que nadie que se prepara académicamente para servir a la comunidad desea matar a alguien o servirle mal a una persona, sin embargo, ocurre por una cadena deficiente de trabajo.

“Al perro más flaco, se le pegan las garrapatas”
Fetsalud coincide que la falta de presupuesto y el recorte de personal que continuamente sufrieron los hospitales a causa de las políticas establecidas por el FMI y el BM, provocaron --en la Administración pasada-- desequilibrio en la atención, pero reconocen el esfuerzo que realiza cada trabajador en querer cumplirles a todos, como una obligación.
“Esto no es responsabilidad de la enfermera, pues ella es la última en la que se debe de hacer recaer la acusación. Aquí está involucrado el que fungía como director del hospital, la representante del Ministerio de Salud --en ese entonces-- y el Estado, ya que éstos son los principales responsables de la atención adecuada en los centros hospitalarios”, explicó Cáceres.
Sin embargo, alegan que toda la carga se la han dejado al último eslabón de la cadena, que es el más débil. “La enfermera es la última en la cadena de responsabilidad, pero es a la principal que se culpa. Como dice el dicho: “Al perro más flaco se le pegan las pulgas”, concretaron.
Este sindicato, junto a los otros independientes, están organizando paros de labores en todos los hospitales y centros de salud, en apoyo a Sandoval, y hasta amenazan en irse a huelga, para que la juez recapacite en su decisión.