Nacional

Exhorto a Interpol por Duquestrada

* Fugitivo de la “Guaca” y principal instrumento de Alemán en las acusaciones por las que este último está condenado * Ahora se le busca por fraude millonario a Enabás

Lizbeth García

El ex ministro de Hacienda y Crédito Público, Esteban Benito Duquestrada, se tendrá que esconder “debajo de las piedras”, porque la juez Octavo Penal de Audiencias, Karla García, exhortó a la Policía Internacional (Interpol) a que lo ubique en cualquier parte del mundo, a fin de notificarle que acá en Nicaragua tiene un juicio pendiente por un fraude que le habría costado al Estado y a Enabás 22 millones 172 mil 872 córdobas.
“Siendo evidente que Esteban Benito Duquestrada está fuera del país, en base a la Convención Interamericana de Asistencia Legal en Materia Penal, gírese oficio a Interpol a fin de que se proceda a la ubicación del mismo para notificarle el proceso en su contra”, dice textualmente el auto emitido por la juez.
Duquestrada, quien salió del país desde que se “destapó La Guaca” de la Administración de Arnoldo Alemán, fue acusado por la Procuraduría el 23 de febrero de este año por la supuesta coautoría del delito de fraude en perjuicio del Estado y la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos (Enabás).
Junto a él también fue acusado como supuesto coautor, el ex director de Enabás, Silvio Argüello Herdocia, y como presuntos cooperadores necesarios, la ex juez Primero Civil de Distrito, Yelba Aguilera, y el abogado y notario Guillermo Areas Cabrera.

Cita para audiencia
En el mismo auto donde mandó a buscar a Duquestrada, la juez Karla García citó para audiencia inicial con características de preliminar a Argüello Herdocia, a Aguilera y a Areas Cabrera. La vista oral y pública se realizará el diez de abril a las nueve de la mañana.
Los hechos por los cuales la Procuraduría General de la República acusó a todas estas personas se remontan al 25 de agosto de 1998, cuando el entonces director de Enabás, Gustavo Adolfo Narváez, solicitó al Banco de Crédito Centroamericano un préstamo de dos millones 300 mil dólares.
La acusación de la Procuraduría explica que cuando asumió la dirección de Enabás don Silvio Argüello Herdocia, contrató al abogado Guillermo Areas para que revisara 110 propiedades que tenía Enabás a fin de disponer de las mismas, y fue así que cuando el BAC requirió de pago a la empresa deudora, ésta le cedió el depósito agrícola popular de León, el cual fue valorado en 160 mil dólares.
La representación del Estado señaló en la acusación que esa modalidad de pago no estaba establecida en el contrato de préstamo, y que Argüello Herdocia no debió haber autorizado esa transacción, pero éste declaró días atrás a END que cuando él llegó a Enabás ya todo eso estaba finiquitado, por lo que nada tiene que ver en el caso.
Como Enabás aún tenía un saldo de 2 millones 440 mil 306 dólares, el banco promovió una demanda por incumplimiento de pago en el Juzgado Primero Civil de Distrito de Managua a cargo de Aguilera, quien supuestamente la tramitó en tiempo récord de 14 días, al final de los cuales embargó la terminal de Los Brasiles, las bodegas de Coeximsa en Managua y los silos de Chinandega, propiedades que fueron subastadas al martillo a precio de guate mojado por orden judicial, sin que se le diera trámite a recurso alguno ni a la apelación, porque el escrito extrañamente fue sustraído del expediente.

Doble rol de abogado
La acusación explica que las bodegas de Coeximsa valían 874 mil 63 dólares, pero fue valorada y vendida por 490 mil dólares a la empresa panameña Midland Enterprise Corp., de la cual el abogado Guillermo Areas aparecía como apoderado judicial.
Esta misma compañía adquirió la propiedad en Chinandega por 20 mil dólares menos del precio base, por lo que un segundo postor impugnó la subasta, pero la juez Aguilera ordenó tener por no puesto el escrito de impugnación.
Luego otras dos recién creadas sociedades (Nicland Corpord S.A. y Servicios Comerciales y Agrícolas de Occidente) asumieron la administración de las dos propiedades subastadas, y, sorprendentemente, el papá de Herdocia, Silvio Argüello Cardenal, compró todas las acciones de Nicland.
La acusación establece que el ex ministro de Hacienda participó del fraude al ordenar que se emitieran cuatro notas de crédito a favor del BAC y/o Compañía Cervecera de Nicaragua por 375 mil dólares cada una, para pagar el millón y medio que Enabás aún debía al BAC, modalidad de pago que tampoco estaba en el contrato de préstamo.