Nacional

Cerrarán a las Previsionales “de garaje”

* Gran contradicción entre rechazo del Minsa a atención diferenciada y absorción de Previsionales * Al parecer, se camina hacia el Sistema Único de Salud, en que la cotización del Seguro Social sólo quedará como un impuesto

Melvin Martínez

Una reforma al Sistema de Salud Previsional propuesta por la administración del ahora Instituto Nacional de la Seguridad Social, amenaza con el cierre de al menos 20 Empresas Médicas Previsionales pequeñas que están condenadas a desaparecer, y les han dejado como única opción fusionarse.
Lo anterior fue confirmado por miembros de la Cámara de Empresas Médicas Previsionales al salir de una reunión con las autoridades del INSS. Los participantes manifestaron su descontento por considerar que “no se puede venir de la noche a la mañana a cerrar las EMP”.
Además, se confirmó que los médicos supervisores despedidos de las EMP serán sustituidos por “comisarios” con supuesta especialidad en trabajo social, que no tienen capacidad para rebatir con argumentos médicos las anomalías que denuncien los asegurados

Las razones del INSS
“Lo que se pretende es dar una cobertura total, sin canastas que limiten la atención al asegurado, y entonces en lugar de entregar dinero a las EMP que no dan garantías a los afiliados, van a inyectarle ese dinero al Minsa, para que ellos den la atención a los asegurados”, afirmó una fuente en el INSS.
Según el funcionario, es una decisión del actual presidente del INSS, doctor Roberto López, que las EMP que no reúnan las condiciones para ofrecer cobertura total a los asegurados van a desaparecer, y sus afiliados pasarán a ser atendidos por el sistema público de Salud.
“Prefiere que esa gente vaya al sistema de Salud público y no a esas previsionales que considera de garaje, entonces lo que van a hacer es ahogarlas, no van a transferirles más el dinero de la cotización de los asegurados y se lo van a pasar al Minsa”, agregó.

Gran contradicción
Sin embargo, esta disposición se contradice con lo que ha reiterado la ministra de Salud, Juana Maritza Cuan, de que en los hospitales públicos no se dará atención diferenciada. Inclusive, por medio de resolución ministerial, Cuan ha prohibido los cobros y el cierre de la atención previsional dentro de las unidades publicas de Salud.
“El INSS se va a apoyar de las instituciones del Minsa para proveer esos servicios, pero por otro lado, el Minsa está cerrando los diferenciados, ¿dónde los van a atender? Lo único que se va a garantizar es que al Minsa le van a pagar por esas atenciones. Y al asegurado lo van a atender como a cualquier persona, es algo muy peligroso… el Seguro Social ahora se convierte en un impuesto, y esto atenta contra la afiliación”, dijo un especialista en seguridad social que prefirió el anonimato.
“Lo que están haciendo es un parapeto y el asegurado paga los platos rotos. Un trabajador social no va a poder rebatir un argumento a un médico, si es porque van a pagar menos a ese trabajador social, se trata de una eficiencia mal entendida”, argumentó.

Mensajes confusos
De acuerdo con el especialista, existe bastante confusión en los mensajes que envían las autoridades del INSS a los asegurados, porque por un lado el Minsa saca a los asegurados de sus unidades, y por el otro, el INSS manda a sus asegurados a las unidades del Minsa.
Opinó que la intención de concentrar a los asegurados en menos empresas va en detrimento de la calidad de la atención, pues se incrementarán los tiempos de espera.
Para el doctor Pablo Mongalo, Director Médico de la EMP Médicos Unidos, es necesario que el INSS ponga los parámetros y especificar cuál funciona y cuál no.
“Sabíamos que debíamos ir mejorando y hay clínicas de garaje, pero también hay hospitales de garaje, tenés que darle calidad al asegurado y te tienen que dar bases, ya sabemos que ellos van contra las pequeñas”, afirmó.
Consideró que quitar a los supervisores médicos se trata de una reingeniería del sistema, y que conoce que otras personas llegarán a sustituirlos. “El meollo del asunto es qué tipo de atención se le dará a los asegurados”, dijo Mongalo.
Indicó que se avecina una lucha entre empresas previsionales que no es nueva para los propietarios de las EMP. Afirmó, además, que a las pequeñas empresas previsionales les han dejado tres opciones: fusionarse, hacer fuertes inversiones o desaparecer.