Nacional

Chávez habla por Ortega

* Venezuela se opuso ayer a la inversión del BID de 200 mil millones de dólares para producir biocombustibles * La disputa coloca en el medio a Nicaragua y explica las ambigüedades de Ortega, quien ha adquirido compromisos en ambos lados * También se aclaran las razones de las abruptas suspensiones de la visita del Presidente de Nicaragua a Brasil

Redacción Central / AFP / EFE

La tercia entre el petróleo y los biocombustibles abrió un nuevo capítulo entre los gobiernos de Venezuela, Brasil y Nicaragua. Ayer, el ministro venezolano Rodrigo Cabeza habló por Nicaragua, y aseguró que este país está de acuerdo con Hugo Chávez en que no es ético destinar recursos para la producción de biocombustibles en América Latina.
Hace dos semanas, una anunciada visita de Ortega a su homólogo Lula fue suspendida abruptamente, y la relación se redujo a una comisión ministerial. Hacía apenas una semana que Lula había recibido a Bush.
La oficiosa declaración de Cabeza contrasta con lo asegurado antes por el presidente Daniel Ortega, quien ha dicho tener previsto discutir con su homólogo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, diversos programas de cooperación, entre ellos uno para la producción de etanol.
En una reciente comparecencia, Ortega criticó el hecho de que “ahora quieren que convirtamos nuestros campos en plantaciones de caña y maíz, porque eso fue lo que vino a hacer el presidente Bush a decir a América Latina, para que les vendamos a ellos etanol y puedan seguir gastando en más vehículos. Eso no es correcto”.

Las ambigüedades de Ortega
No obstante, Ortega contradictoriamente ha dicho que discutirá con Lula una serie de proyectos dirigidos a aprovechar la experiencia brasileña con ese combustible alternativo al petróleo.
Las ambigüedades de Ortega continúan cuando ha declarado a la prensa que pretende valerse de esa experiencia para desarrollar los campos del país, ideales para la siembra masiva de caña de azúcar, en los proyectos de biodiesel y etanol que están en estudio en Nicaragua. En los proyectos participan empresas estadounidenses, a las que Ortega les ha garantizado la seguridad de sus inversiones.
Brasil ha ofrecido colaboración para el desarrollo de etanol y biodiesel a toda Centroamérica, y ha admitido que pretende que esos proyectos le sirvan para aprovechar las ventajas aduaneras que ofrece el Tratado de Libre Comercio entre América Central y Estados Unidos (Cafta-DR).

Venezuela rechaza biocombustible
Por su parte, Venezuela rechazó el martes la propuesta del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de invertir 200 mil millones de dólares para masificar la producción de biocombustibles en la región y reducir la dependencia del petróleo.
"Es increíble que se pueda plantear que se van a invertir 200 mil millones de dólares cuando, incluso, en este momento, de cada cinco latinoamericanos dos no tienen acceso a la electricidad", afirmó el ministro venezolano.
En la apertura del foro regional, el lunes, el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, aseguró que se necesitarían 200 mil millones de dólares para expandir la capacidad productiva para los próximos 14 años y así pasar del uno al cinco por ciento de la demanda mundial.
"Los biocombustibles son una oportunidad para que la región aproveche sus recursos naturales, en una actividad que implica desarrollar centros de innovación tecnológica, invertir en infraestructura, modernizar los sectores rurales y generar nuevas oportunidades de empleo", afirmó.
Ortega ha cancelado dos visitas a Brasil. En diciembre pasado estuvo a punto de acompañar al líder venezolano, Hugo Chávez, en un viaje a Brasil, pero finalmente no lo hizo y permaneció en Caracas, donde estaba de visita como presidente electo.