Nacional

Intento tras intento de despojar a campesino

* Venció varias veces en juicio, pero la titular del Juzgado Tercero Civil le quitó posesión cuando ya está al borde de la muerte, denuncia abogado

Eloisa Ibarra

Por los delitos de estafa, abuso de autoridad, prevaricato y simulación de actuaciones en juicios, fue llevada de queja la juez Tercero Civil de Distrito, Vida Benavente Prieto, ante el Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), donde piden su destitución.
La queja la presentó el abogado Alberto Baca Navas en representación del campesino Bayardo Catalino Membreño Flores, quien se encuentra en el Hospital “Lenín Fonseca”, con cáncer en estado terminal.
Días atrás, EL NUEVO DIARIO visitó al señor Membreño en su lecho de enfermo antes de ser trasladado al hospital, y afirmó que por más de 40 años se ha dedicado a sembrar frijoles, arroz y frutas en la propiedad, con lo cual ha vivido, pero recientemente fue desalojado.
Baca afirma en la queja que Benavente incurrió en todos los delitos señalados para beneficiar a la sociedad denominada Inmobiliaria Hermanos Reyes Gómez S.A., representada en el juicio por el abogado Macario Estrada Cuosin y en perjuicio de Membreño.
Tratamos de conocer la versión de la juez Benavente, pero en tres ocasiones que llegamos a su juzgado informaron que no estaba o se encontraba en diligencias. En el caso de Estrada, una persona quien dijo que era del servicio de la casa, informó que estaba fuera del país y no tenía autorización para decir cuándo regresa.

“Acciones delincuenciales”
Con las acciones delincuenciales, afirmó Baca, la juez Benavente pasó por encima de los derechos reconocidos a Membreño por la propia CSJ, que debe proceder a destituirla
Vale mencionar que en la CSJ, magistrados que por años han desestimado las quejas en su contra, según una fuente, pretenden nombrarla magistrada del Tribunal de Apelaciones de Managua en sustitución de Oscar Loza, a quien podrían jubilar anticipadamente por enfermedad, para que de esa forma Benavente sea jubilada con un salario de magistrada.
Baca dijo que la queja es sin perjuicio de las acciones penales que corresponda presentar ante el Ministerio Público, y que la hará extensiva contra el juez suplente Octavo de Distrito Penal de Audiencias, José Galeano Bravo, por falsear hechos, al decir que entrega una finca de doce manzanas y un tercio que no existe físicamente en el lugar descrito, ni mucho menos posee los linderos que menciona.
En la queja, Baca refiere que todo comenzó con una demanda en el Juzgado Sexto Civil de Distrito con acción de prescripción extraordinaria a nombre de Bayardo Catalino Membreño Flores, por una propiedad de más de una manzana ubicada en el kilómetro 10 ½ de la carretera a Masaya.
En esa demanda el Estado se opuso, alegando que si la propiedad en mención no tenía número conocido, porque el catastro certificó que no tenía número catastral ni dueño conocido, era del Estado, y, por consiguiente, imprescriptible.
Se hizo una inspección ocular y se declaró con lugar la prescripción extraordinaria, y de ello apeló la Procuraduría, y el Tribunal de Apelaciones confirmó la sentencia y llegó de casación, por lo que la CSJ la casa en julio de 1999, y queda firme la prescripción.
El expediente, según la queja, regresa al Juzgado Sexto donde se ordena abrir cuenta registral en el Registro de la Propiedad Inmueble. En 2003, el ex asesor del ex presidente Enrique Bolaños, Macario Estrada, promueve en el Juzgado Quinto Civil de Distrito, a nombre de la Sociedad Inmobiliaria Hermanos Reyes Gómez S.A., una demanda con acción reivindicatoria contra Membreño.
Acompañan una escritura de constitución de la sociedad, y dicen que como parte del capital social, se puso un terreno de doce manzanas y media, de la cual formaba parte el terreno de Membreño, la juez no da lugar a la demanda.
El Tribunal de Apelaciones de Managua confirma la sentencia contra la sociedad, que recurre de casación a la CSJ que no la casa, por lo que queda firme lo resuelto a favor de Membreño, y se manda a cancelar la anotación preventiva de la demanda reivindicatoria.
Baca explicó que de esa forma queda consolidado el dominio, porque la sentencia de prescripción es válida para todos, o sea, que quien la tiene es incluso contra quien presentara un título verdadero, que nunca mostraron los hermanos Reyes.

La Benavente en acción
Estrada promueve otra demanda, siempre en representación de la Inmobiliaria Hermanos Reyes, esta vez, ante la juez Benavente, con acción de inmisión en la posesión contra Membreño, y la jueza la declara sin lugar y manda a cancelar la anotación preventiva en el Registro, citando el artículo 1834 del Código de Procedimiento Civil, que establece que “siempre que alguien reclame la posesión que se le debe por virtud de instrumento que tenga aparejada ejecución, se requerirá al poseedor de la cosa para que la entregue dentro de tercero día”.
Según Baca, la juez Benavente en la sentencia expresa que habiendo estudiado minuciosamente la escritura Número 12 de cancelación y compra venta, otorgada a las once y media de la mañana del ocho de febrero de 1958 ante los oficios notariales del doctor Víctor Manuel Calderón Pérez, siendo los comparecientes Amelia Zepeda de Alvarado e Inés Martínez de García, de dicho examen se colige que Membreño no comparece en la referida escritura, por tal razón no es quien debe la posesión a la parte actora y declara sin lugar la demanda.
Es preciso leer entre líneas, refiere Baca a los magistrados, que la precitada resolución de Benavente, maliciosamente sugiere una señal que nadie se pierde, y con ello, Estrada, sin pasar por la Oficina de Recepción y Distribución de Causas, comparece de nuevo ante Benavente contra Inés Martínez García por inmisión en la posesión, para que le entregue las doce manzanas y media a que se refiere la escritura citada por la juez.
La juez Benavente, afirma Baca, “que había estudiado minuciosamente el caso, de inmediato despacha ejecución y manda a requerir a Inés Martínez, que desde luego no se opone, y la juez con pleno conocimiento y malicia, libra mandamiento a cualquier autoridad a quien le fuere cometido su cumplimiento, para que ponga en posesión de la propiedad a los hermanos Reyes”.

Contra ley expresa
Según Baca, lo más grave y que evidencia la colusión dolosa de Benavente con Estrada, es que éste solicita que la entrega de la posesión sea efectiva contra cualquier otra persona que se encuentre en el bien inmueble referido, todo de conformidad con el artículo 1834 del Código de Procedimiento Civil.
“La juez conoce al dedillo que al despachar ejecución en ese amplio sentido, está pronunciándose contra ley expresa, pues el citado artículo sólo procede contra quien debe y tiene la posesión”, afirma Baca.
La juez Benavente, afirma Baca, sabe que tiene dueño conocido, está inscrito con dueño propio, que antes le dijo que no. Aun con todo eso, ordena una ejecución de sentencia, y en ese tipo de casos la ley establece que será ejecutada por el juez que la dicta o uno de igual capacidad y competencia, pero lo hace un juez suplente del Juzgado Penal de Audiencias, que carece de competencia.
“No sé cuánto le pagaron, porque eso no se hace gratuitamente, despoja al dueño legítimo de la propiedad, presentó un recurso de apelación como tercero, y aunque es un auto de mero trámite, la juez no se ha pronunciado”, afirmó Baca, quien pide la destitución de Benavente.
El dos de marzo pasado, refiere la queja, se presenta al terreno de Membreño el juez José Galeano Bravo, y acompañado de la Policía destruyó la humilde casa del campesino que no se encontraba ahí por su gravísima enfermedad, y dice falsamente que pone en posesión doce manzanas y un cuarto, inexistentes igual que los linderos, aludiendo a datos registrales de vieja data que nada tienen que ver con el dominio y posesión actuales declarados por sentencias firmes.