Nacional

¿Engañaron a Marilyn para que se suicidara?

* Todo indica que querían romper romance que la bella tenía con uno de los Kennedy * Habría sido confabulación de “amigos”, incluyendo a su siquiatra y a su secretario

A.R.
EL PAÍS / Madrid

El 5 de agosto de 1962, la actriz Marilyn Monroe fue hallada muerta en su cama tras haber ingerido grandes dosis de barbitúricos. Se había suicidado. Ahora, el director de cine australiano Philippe Mora, asegura que un documento del FBI indica que la actriz fue engañada para que ingiriera los fármacos. Según esta versión, le hicieron creer que iba a ser rescatada a tiempo. Esta información ha sido recogida por varios medios, entre ellos el diario The Independent.
El suicido involuntario de Marilyn formaría parte de una trama para silenciar su romance con el entonces fiscal general de Estados Unidos, Robert Kennedy, nombrado por su hermano, el presidente John F. Kennedy. El mismo Robert habría tenido conocimiento de la operación.
La actriz, según este documento, se habría dado cuenta de que Robert no se iba a divorciar de su mujer para casarse con ella, tal como le había prometido. El segundo hijo de los Kennedy, además, se había desentendido de su compromiso con la actriz de que él “se encargaría de todo”, cuando fue cancelado el contrato de Marilyn con la productora 20th Century Fox. La pareja intercambió, por ello, “palabras desagradables”.
También estarían implicados en la trama, según The Independent, varios amigos de la actriz, entre otros, el actor Peter Lawford, casado con una hermana de Kennedy, Patricia, así como su psiquiatra, Ralph Greenson, el guarda de su casa, Eunice Murray, y su secretario y agente de prensa, Pat Newcomb.
Lawford se habría puesto de acuerdo con el psiquiatra Greenson, quien trataba el insomnio y la adicción de Marilyn, para que éste recetara a la actriz una dosis “inusual” de barbitúricos. Fue el guarda de la casa, Eunice Murray, quien dejó las 60 pastillas de Seconal sobre la mesilla de noche de la actriz.
Marilyn esperaba que le lavaran el estómago y lograr así comprensión por este intento de suicidio. “El psiquiatra dijo a Marilyn que iba a dar una vuelta en coche para tomar aire fresco, pero no volvió hasta que se supo que había muerto”, indica el informe.