Nacional

Nicaragua profundiza alegatos en La Haya


Vladimir López

Tal como lo adelantó EL NUEVO DIARIO en la edición de ayer, lunes, para Nicaragua resultó fácil demostrar que Honduras intentó sorprender a los magistrados de la Corte Internacional de Justicia, CIJ, al presentar como supuesta “prueba” de que nuestro país reconoció el paralelo 15 como frontera marítima el documento del Tratado de Libre Comercio, TLC, firmado entre los países de Centroamérica y República Dominicana --favor no confundir con el Cafta--, suscrito el 16 de abril de 1998.
“Llevar ese caso me pareció un error de parte de ellos (de los hondureños), porque es una cuestión obvia que Nicaragua no ha firmado ni ha ratificado ese Tratado en la forma en que ellos pretendieron presentarlo”, consideró el Agente de Nicaragua en La Haya, doctor Carlos Argüello Gómez, quien habló vía telefónica con EL NUEVO DIARIO desde Holanda al concluir el penúltimo día de los alegatos ante la CIJ.
“Francamente, yo quiero pensar bien sobre ese asunto, y espero que haya sido una confusión, porque veo bastante raro que una cuestión muy fácil de probar, ellos intentaran llevarla como elemento “probatorio”, dijo.
Precisó que para rebatir ese argumento Nicaragua simplemente presentó la página web de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana, Sieca, y la página web de la Asamblea Nacional donde se encuentran los textos del Tratado.

Rara autorización a modificación de contrato
Asimismo, Argüello Gómez informó que ayer lunes también le tocó rebatir otro alegato de Honduras en el sentido de que Nicaragua, a través del Institución Nacional de la Pesca, Inpesca, hace más de 20 años, en 1986 ó 1987, había aceptado modificar un contrato de pesca a Honduras para áreas ubicadas al norte del paralelo 15.
“Nosotros ya habíamos respondido a ese argumento durante la fase escrita, porque, supuestamente, la persona que había firmado esa modificación no tenía ninguna autorización para ello, era un simple abogado, y los contratos únicamente podían ser modificados por el director de Inpesca, de acuerdo con los mismos estatutos de esa empresa”, aseveró.
Reveló que al revisar la documentación del contrato que supuestamente se autorizó a modificar, porque no se llevó a cabo, se detectó que la persona que aparece firmando se llama Octaviano Ocón Lacayo, un abogado que, según certificado de la Corte Suprema de Justicia, fue suspendido en 1992 por denuncias de irregularidades, y suspendido de nuevo en 1996. Todo eso se expuso ante la CIJ.
Consideró que ese es un claro indicio de la fe que se le puede dar a los documentos que Honduras ha presentado ante La Haya.

Hoy martes van al fondo
Argüello Gómez adelantó que para hoy jueves, último día de exposición de Nicaragua en este juicio, uno de los miembros del equipo jurídico de nuestro país explicará la parte técnica del paralelo 17, que Nicaragua demanda como delimitación marítima, y responderá a las críticas que han hecho los hondureños a esa demanda.
Agregó que, posteriormente, el profesor Antonio Remijo, también miembro del equipo nicaragüense, responderá sobre los alegatos absurdos de los hondureños que plantean que el paralelo 15 supuestamente fue establecido como frontera marítima desde la época de la Colonia, es decir, desde 1821.
Argumentó que ese alegato es absurdo, porque nadie en el mundo, durante la época de la Colonia, estaba pensando en plataforma continental. “Lo que delimitó el laudo del rey de España es la frontera terrestre, y en 1906”, dijo.
Destacó que los primeros reclamos de espacios grandes en el mar se dieron después de la Segunda Guerra Mundial y ahora los hondureños, sorpresivamente, pretenden hacer creer que se delimitó la frontera marítima con Nicaragua desde la época de la Colonia.
Dijo que, por su parte, le tocará cerrar los alegatos de Nicaragua con las conclusiones, en lo que consiste el petitorio de la demanda.
Para mañana miércoles las delegaciones tendrán un receso, y vuelven el jueves para iniciar la última presentación de Honduras que concluye el viernes. Luego los magistrados de la CIJ se retiran a deliberar para emitir el fallo, el cual se espera para el último trimestre del año.