Nacional

“Botan” acusación contra homicida de periodista

* De todos modos el acusado irá a juicio aunque esté en libertad

Lizbeth García

Por un error del acusador Guillermo Alberto Avilés Flores, varias pruebas vitales para determinar las circunstancias que antecedieron y sucedieron después del accidente de tránsito donde perdió la vida el periodista Julio César Padilla, quedaron fuera del juicio que se celebrará este 29 de marzo, para determinar si Florencio de Jesús Salinas es culpable de homicidio culposo o no.
La juez Primero Local Penal, Julia Mayorga, rechazó la acusación y las pruebas que Avilés ofreció para ir a juicio, porque cuando un acusador se adhiere a la Fiscalía, procesalmente hablando no puede ofrecer elementos de convicción ni hacer peticiones distintas a las que el Ministerio Público hizo.
Y es que Avilés estaba solicitando a la juez que le impusiera al acusado la prisión preventiva, tomando en cuenta que éste atentó contra la vida del periodista, en cambio la fiscal Urania Fonseca sólo pidió a la autoridad judicial que revisara si el acusado estaba cumpliendo con las medidas cautelares que se le decretaron durante la audiencia preliminar del once de marzo.

“El juicio está pagado”
Después de la verificación, la juez decidió reconfirmarle al acusado el arresto domiciliar. La medida generó la molestia de la familia doliente y de una mujer que les acompañaba, quien pidió justicia diciendo que el juicio estaba pagado, pero no ofreció ninguna prueba concreta de ello.
La fiscal Fonseca reconoció que si bien es cierto “no es normal” que una persona mate a otra en estado de ebriedad, el arresto domiciliar es una medida proporcional al hecho acusado.
Padilla murió la noche del nueve de marzo por hemorragia cerebral derivada de trauma craneoencefálico y fractura en la base del cráneo, cuando su carro fue colisionado por el vehículo que conducía Salinas --quien iba en estado de ebriedad--, en las inmediaciones de los semáforos de la Kativo, donde hizo un giro hacia al sur sin tener ni la preferencia ni la luz verde a su favor. Luego del choque se dio a la fuga.
Entre las pruebas que el abogado Avilés estaba ofreciendo para ir a juicio, las cuales no fueron admitidas, estaban las declaraciones de Marvin Guadamuz Orozco y Augusto César Urbina, quienes persiguieron al acusado y lo alcanzaron a la altura de la Maber.
También Avilés ofrecía fotografías de los daños en el vehículo de la víctima y dos videos de distintos canales donde se observa al acusado “bien bolo”, y aunque éstas no fueron aceptadas, las mismas no se perderán porque el acusador particular volverá a enderezar acusación autónoma, pero además el Ministerio Público se reservó el derecho de presentar los resultados de toxicología cuando estén listos.
Por su parte, el abogado defensor, Ramón Rojas, dijo que será durante el juicio que se sabrá si su cliente es culpable o no, o si andaba ebrio o sobrio, dado que no rola en expediente la prueba de alcoholimia. Según la familia doliente, la Policía fue negligente al no practicársela al acusado, por lo que acudieron al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, que envió ayer a dos de sus promotores para darle acompañamiento a la viuda, Marianela Aragón Rivas.