Nacional

También la discriminaron en Alcaldía, Asamblea y FSLN


7Gilma Viviana Guido también ha sido discriminada por su tamaño en oficinas estatales como la Alcaldía de Managua, y hasta en la Secretaría del FSLN, adonde acudió a través de cartas para solicitar ayuda y enfrentar los gastos de medicamentos que necesita para tratar su problema de asma.
Guido dijo que no tiene interés de que las instituciones que le negaron una oportunidad de empleo por razones de su tamaño, ahora aparezcan ofreciendo el trabajo por sentirse obligados moralmente o porque la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos los obligue a través de una amonestación.
“Creo que antes de sancionar a una empresa por discriminar a un ser humano, lo más importante es hacer conciencia en la sociedad alrededor de no despreciar a las personas porque son diferentes”, declaró Guido.
“No quiero que lo que me pasa a mí, le tenga que pasar a otra gente en condiciones peores que las mías”, dijo Guido, tras conocer el interés particular que puso en su caso el procurador Especial de Participación Ciudadana, Sixto Ulloa.
“Le niegan la capacidad para desarrollarse”, reclamó Ulloa, tras comentar que lo que ha ocurrido como Gilma es una “discriminación e irrespeto a los derechos humanos de una persona”.

Y eso que Castro no es tan grande…
Gilma relató que su búsqueda de ayuda la llevó a la Alcaldía de Managua hasta el despacho del alcalde Dionisio Marenco, pero es la fecha y no ha tenido repuesta alguna, pero además llegó hasta la Asamblea Nacional donde el diputado Edwin Castro, a quien le pidió a través de una carta una beca “para poder sacar mi título de psicóloga, pero aquí estoy, sin repuesta”, señaló.
Pero también acudió al despacho del presidente Daniel Ortega…, y nada. “Envié una carta al presidente Ortega a través de otra persona, pero no hemos recibido ningún tipo de respuesta”, relató, tras asegurar que se “ha sentido decepcionada” por el silencio mostrado a su solicitud.
“Yo sólo pido un trabajo para demostrar lo que puedo hacer y salir adelante”, explicó Guido, quien lamentó la crueldad de la población. “Te quedan viendo como si fueras un animal raro”, indica.
El procurador Especial de Participación Ciudadana, Sixto Ulloa, reiteró que como Procuraduría acudirían con sus especialistas a los lugares donde la joven pidió empleo y se lo negaron. “Una persona con todas las virtudes que tiene Gilma, que le digan que le niegan el trabajo por su tamaño es una discriminación y falta de respeto a los Derechos Humanos”, señaló Ulloa.
Comentó que las empresas que negaron la oportunidad de Guido podrían ser amonestadas por su acción “Es una violación a los derechos humanos, le niegan la capacidad para desarrollarse profesionalmente”.