Nacional

Cae otra narcofortuna

* Automóvil conducido por salvadoreño había ingresado por El Guasaule, y por actividad de Inteligencia lo estaban esperando en frontera Sur * En 18 meses se han incautado 6 millones 629 mil dólares en varios quiebres

Lesber Quintero

Un millón 9 mil 980 dólares, fue la suma final que la Policía Nacional encontró la noche del domingo en los forros de las puertas traseras de un vehículo Honda Civic, con placa salvadoreña P-545-737. El auto era conducido por el salvadoreño José Ernesto Pineda Salvador, de 37 años, quien hoy podría ser acusado por el delito de contrabando en perjuicio del Estado de Nicaragua.

Era para droga
El salvadoreño había ingresado a nuestro país por el puesto fronterizo de El Guasaule y pretendía salir hacia Costa Rica en horas de la tarde del domingo, pero según declaraciones del comisionado Yamil Gutiérrez, segundo jefe de la Policía del departamento de Rivas, en la frontera sur lo estaban esperando para asestarle el quiebre, ya que con un trabajo de Inteligencia habían logrado conocer del trasiego de dólares, que aparentemente iba destinado a la compra de droga.
El cuzcatleco fue trasladado ayer a la Policía de Rivas y será procesado por contrabando aduanero, ya que intentó cruzar hacia Costa Rica ocultando la fuerte suma de moneda extranjera. Dicho quiebre es el segundo que realiza la Policía este año.
El primero sucedió la noche del 11 de enero, y el escenario también fue el área de inspección que la Policía tiene en la Peñas Blancas. En esa ocasión se incautó un millón 679 mil 780 dólares que iban ocultos en dos llantas de repuesto de un camión que salió de Jinotepe con destino a San José, Costa Rica.
La millonaria suma venía envuelta con cinta adhesiva distribuida en 160 paquetes de billetes de 20, 50 y 100 dólares, y algunos de los fajos traían como distintivo "El Viejo". El camión era un Ford blanco, placas CZ-4728, conducido por el caraceño César Martín Fernández León, quien iba en compañía del guatemalteco Eddy Leonel Cordón, de 31 años, con dirección a San José, Costa Rica, y llevaban consigo muebles de mimbre.

El más grande
Cabe destacar que uno de los quiebres más grandes que se ha asestado en la frontera de Peñas Blancas se dio el 25 de agosto de 2006, cuando se incautó 2 millones 219 mil 400 dólares, pero el conductor del vehículo donde se trasladaban dijo que eran más de cuatro millones, pero al final y después de las investigaciones, prevaleció la primera cifra.
En esa ocasión, la Policía detuvo al capitalino Julio César González, de 42 años, quien conducía el cabezal placas C-104-392, y halaba la rastra SE 3664, en la que los narcotraficantes trataban de trasladar la enorme suma de dinero hacia Costa Rica. Fue acusado por contrabando aduanero, pero tuvo la fortuna de obtener la libertad condicional.

El de Cárdenas
Antes de ese quiebre, la Policía había dado un primer golpe al crimen organizado en 2006, y fue el 11 de febrero sobre la carretera hacia el municipio de Cárdenas. Ahí la Policía, en coordinación con el Ejército, incautó 529 mil 820 dólares que llevaba en la tina de una camioneta el tico Félix Ángel López Morales, de 37 años, quien fue condenado a seis años y medio de prisión por contrabando y portación ilegal de armas.
Entre ambos quiebres de 2006, el total de lo incautado fue de 2 millones 749 mil 220 dólares.
En 2005, el primer quiebre fue el 10 de agosto, cuando se ocupó un millón 190 mil veinte dólares que venían ocultos en una camioneta Ford, verde, placa guatemalteca 688BLX. En ese operativo fueron capturados los guatemaltecos Carlos Estuardo Méndez y Selvin Betancourt, y a pesar de que ambos fueron acusados de contrabando aduanero, al final salieron libres por libertad condicional que les otorgó el juez Edward Peter Palma.
De 2005 a 2006, la suma de lo incautado es de 3 millones 939 mil 240 dólares, que sumados a los dos quiebres de 2007 totalizan 6 millones 629 mil 200 "verdes", lo cual representa una buena pérdida para el crimen organizado en la frontera Sur.