Nacional

Siluetea curvas con plumas y lentejuelas

Vestidos centellantes de lentejuelas, un abanico de plumas y un festín de colores son sólo una chispa que escapa de la imaginación de Harry Garay, un joven diseñador que luego plasma su visión en una hoja de papel, y de ésta a la puntada lineal de la aguja de una máquina de coser, para terminar a la medida de una escultural modelo.

Harry tenía 10 años cuando empezó a descargar sus visiones, a la talla de los cuerpecitos plásticos de las muñecas de su hermana menor. Ahora, después de siete años, ha tenido la oportunidad de trazar las definidas curvas de Cristiana Frixione y cubrirlas con la fantasía y el brillo de sus creaciones.
La afición que siente por el cuerpo de las mujeres lo ha motivado a dibujarlas en toda su perfección e imaginarlas con toda clase de vestidos. A los 14 años hizo un traje de noche a mano, para que una de sus compañeras del colegio participara en un certamen de belleza. “No era perfecto, pero a todos les gustó”, dice Harry.
Aprendió a usar las medidas, moldes y a hacer cortes con sólo observar a otros. Una de sus vecinas que es costurera le enseñó a perfeccionar todos esos conocimientos empíricos, mientras su mamá alimentó sus ambiciones repitiéndole que “lo de él era un talento nato.”
Autor anónimo
Ahora, después de esa etapa de aprendizaje, se ha convertido en el autor anónimo de los trajes de carnaval que lucieron un par de candidatas a “Miss Nicaragua 2007”. Hace un año Harry respiró hondo y agarró valor para presentar sus bocetos en la convocatoria de diseñadores que realizan los organizadores de certámenes de belleza. “Tenía 16 años, no había terminado la secundaria, me sentía inseguro.” De 40 diseñadores que hicieron la convocatoria, fueron seleccionados 16, entre ellos Harry. Desde ese momento se volvió más positivo, y ahora sabe que todo lo que se proponga lo hará.
Pero él tiene muy presentes a cuatro personas que han pavimentado los peldaños por los que ha escalado: su amiga Ethel Ríos, su tía Lorena Alemán, Joaquín Meza, de “Solid Gold”, y su patrocinador Edwin Mendoza, propietario de un Cyber. El apoyo de sus allegados y su talento nato lo llevaron a estudiar un curso de manualidades en Costa Rica, donde afianzó sus conocimientos y aprendió a mezclar las texturas y los colores.
Sus diseños son llamativos y coloridos, y a simple vista pueden parecer sólo eso, pero de cerca los detalles y simbolismos abundan. Cada uno cuenta una historia. El tema de este año de Miss Nicaragua, “León, pasado maravilloso, presente esperanzador, futuro luminoso”, llevó a Harry a meterse en los libros de historia y de geografía para escribir con lentejuelas, encajes y piedras artificiales la mezcla colonial e indígena de León.
A uno de sus vestidos, usado por Xiurel Picado Moreno, le llamó Tezcatlipoca, “Diosa Neonahuatl”, bajo el lema “León, el centro de la historia”. En esta pieza se aprecian jeroglíficos de animales que Harry vio dibujados en unas ruinas leonesas y los reprodujo en la prenda. Un par de oripontes --animales que se encontraban en las faldas del volcán Telica, ubicado en León-- silueteados con formas espirales cuadradas, es lo más sobresaliente en el alto penacho que acompaña el traje.
Otro ingrediente de este vestido lo constituyen las abundantes plumas que representan a la serpiente Quetzacoaltl o la “Serpiente Emplumada”. El color más predominante es el verde de la selva, encajes con colores de plata y oro, para darle más brillo al diseño, y piedras artificiales por todo el vestido.
Naturaleza y diseño
En otra de sus creaciones, Harry representó la naturaleza de esa ciudad colonial (León), y acertadamente la llamó “Naturaleza viva”, pero cuando fue usado por Itzamara Sobalvarro Molina se convirtió en Tlaloc, “Diosa del Valle y Emperadora de la Tierra”. Según el diseñador, el vestido está saturado de detalles, pero además, está creado para que cada uno de ellos se pueda apreciar.
La larga falda está hecha con una pieza de cambrayón, que es una tela tiesa, para que se aprecie sin dobleces un brillante pavo real con su hermosa cola. Un par de tucanes se encuentran cubriendo los senos de la modelo, así como las extendidas alas de una mariposa cubren su abdomen.
Modesto y llamativo
Su aspecto extrovertido, los mechones dorados de su cabello puntiagudo y abundante, en contraste con su piel morena, no van muy de acuerdo con su personalidad modesta y pasiva. Sin alarde, y casi por casualidad, recuerda sus experiencias en Barcelona. Cualquier persona hubiese empezado por allí, pero él lo dice como si fue un paseo a la vuelta de la esquina. “Ese viaje fue el punto de partida para mí.”
En ese viaje Harry vendió dos vestidos de fantasía y uno de cóctel. “Expoword Fashion 2006, Modas Latinas y Europeas”, le enseñó que el mundo es más grande, diverso y lleno de oportunidades. Sin embargo, su meta está lejos de Europa. Su sueño es pertenecer algún día al equipo organizador de Miss Nicaragua. A pesar de que le ofrecieron estudiar allá (Europa), él dice que “para triunfar hay que comenzar desde abajo y él lo ha hecho así.”