Nacional

Dos ticos al banquillo por caso de Natividad

** Asdrúbal Luna y Erick Sánchez, son dos de los ocho oficiales que no hicieron nada para evitar que los rottweiler despedazaran a Canda ** Abogado Luis Fernando Sáenz espera que la justicia se imponga, porque “existen las pruebas necesarias” ** Paralelo a indagaciones, también se deberá decidir sobre la demanda resarcitoria fijada en unos 180 mil dólares

CORRESPONSAL COSTA RICA
A partir de este lunes inicia la audiencia preliminar, donde dos agentes policiales son indiciados por los delitos de homicidio simple, incumplimientos de deberes y omisión de auxilio, en el caso de la muerte atroz del nicaragüense Natividad Canda Mairena.
Asdrúbal Luna y Erick Sánchez son dos de entre ocho oficiales que estuvieron el fatídico 10 de noviembre de 2005, en un taller de La Lima de Cartago, “presenciado y socorriendo” a Canda mientras era devorado por dos perros rottweiler.
Aunque inicialmente el abogado de doña Juana Francisca Mairena, madre de Canda, señaló ante el Ministerio Público que el dueño del taller, los perros y el guarda también tenían responsabilidad por haber obstruido las acciones de socorro, la Fiscalía los eximió.
El abogado Luis Fernando Sáenz espera que la justicia se imponga, porque “existen las pruebas necesarias” que sustentan su denuncia de omisión de deberes de los policías.
Justificó que existen tres informes, (Organismo de Investigación Judicial, perito especial de Ministerio Públicos y la Defensoría de los Habitantes), donde se coincide plenamente en que los policías Luna y Sánchez pudieron accionar con mayor prontitud para socorrer a Natividad y sacarlo de las fauces de “Hunter y Oso”. Además, que pudieron haber disparado en al menos dos ocasiones sin impactar al nicaragüense.
La audiencia tiene previsto iniciar a la nueve de la mañana de este lunes, y prolongarse hasta el martes. De ahí el Ministerio Público asumirá una posición de elevar o no el caso a juicio.
La demanda económica
Paralelo a las indagaciones, también deberá decidir sobre la demanda resarcitoria, la cual fue fijada por un perito especial del Ministerio Público en unos 180 mil dólares.
Leopoldo Natividad Canda Mairena falleció en la madrugada del 10 noviembre de 2005, tras recibir unas 200 mordeduras de dos canes. Canda y dos amigos de “malas andanzas” se introdujeron para robar en el Taller Romero ubicado en La Lima de Cartago.
El guarda, Luis Guillermo Hernández, quien tenía diferencias con Canda porque éste ya se había metido a robar en otras ocasiones, y porque anduvo en amoríos con una de sus hijas, los sorprendió, y procedió a soltar a los perros.
Los otros compinches lograron salir, no así Canda, con quien los dos rottweiler empezaron “el festín”, ante las miradas y gritos de decenas de vecinos del lugar.
El nicaragüense estuvo a merced de los perros por más de dos horas, hasta que fue auxiliado por los bomberos y trasladado a un centro asistencial, donde falleció al poco tiempo de haber ingresado
leonelmen@gmail.com