Nacional

Barrida en el INEC

* Nuevo director, ex alcalde sandinista, guarda silencio, y Mitrab todavía no decide * Denuncian favoritismos de por medio, pero coordinadora responde: “No había presupuesto institucional para salarios”

Oliver Bodan

Más de 30 trabajadores del Instituto Nicaragüense de Estadísticas y Censos (INEC) fueron destituidos o suspendidos de sus cargos como parte de un proceso de “reestructuración” que no fue consultado y generó serias molestias entre los empleados de dicha institución.
Uno de los trabajadores afectados por las medidas de la nueva administración relató que las autoridades alegaron un proceso de “reestructuración y reorganización, que fue lo que les aceptó Función Pública”.
“Llevaron un organigrama y cronograma de la institución y desaparecieron cargos. Pero nosotros alegábamos que la definición de los cargos y las personas se hiciera con base en el profesionalismo, y que se quedaran con lo mejor del personal. Pero eso fue lo que no hicieron: dejaron a gente que no llena el perfil”, dijo la fuente.
Un actual empleado del INEC, que omitió su nombre por temor a perder su puesto, dijo que Armando Rodríguez Serrano, nuevo director de la institución por el gobierno sandinista, no agotó un “análisis exhaustivo de quiénes podían desarrollarse mejor”.
“Corrieron a alguna gente que estaba trabajando con tareas específicas para meter a otra que ya estaba en la institución sin hacer nada. Había gente que la corrieron para acomodar gente recomendada, incluso que llegó con Néstor Delgadillo”, señaló.
Delgadillo se vio involucrado en una serie de actos de corrupción que implicaron jugosos autopréstamos con dinero público, gastos médicos a través del presupuesto del INEC y hasta el pago de arreglos florales con la misma fuente, entre otras anomalías.
Rodríguez Serrano es identificado por empleados del instituto como una persona cercana al doctor Paul Oquist, actual Secretario Privado de Políticas Nacionales del Poder Ciudadano de Nicaragua.
¿Quiénes se quedaron?
Los empleados criticaron la designación de Piedad Galeano como responsable administrativa, antigua asistente del ex director de Recursos Humanos, Alejandro Moncada.
“Fue apañadora de un montón de cosas que hizo Néstor Delgadillo, y cuando la quiso correr se consiguió un subsidio y consiguió más de un año sin trabajar. Ella se hizo amiga de la señora que tomó las decisiones de despido: Ana María Medina Sandino”, dijo el empleado despedido.
Otros trabajadores consultados fueron más precisos sobre la permanencia de Galeano: “A Piedad la recomendó un coronel retirado del Ejército y se quedó ahí. Hubo una carta que abogó por ella”.
Medina es coordinadora del Programa para el Mejoramiento de las Encuestas y la Medición de Condiciones de Vida en la República de Nicaragua (Mecovi II), proyecto financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Mundial, Naciones Unidas, Dinamarca y Suecia, entre otros.
“Ella le daba trabajo de consultoría a Armando Rodríguez, ahora Director del INEC. Cuando él llega, dice que ella es en la única en quien confía. Ahora toma las riendas económicas”, dijo el ex trabajador de la institución.
Consultamos por la vía telefónica a Galeano, quien aceptó su nueva designación como responsable administrativa, pero rechazó estar involucrada en el proceso de reorganización de la institución.
¿Su permanencia obedeció a la carta enviada por un coronel retirado del Ejército?
Desconozco figúrese, desconozco. Nada que ver.
Cuando ocurrieron las irregularidades durante la gestión de Néstor Delgadillo, ¿usted se enteró de ellas cuando estaba en el despacho del señor Alejandro Moncada?
Es que nunca estuve en el despacho del señor Moncada.
Pero usted me dijo que era su asistente.
Asistente, pero no trabajaba en la misma oficina con él.
¿Y siendo su asistente no trabajaba con él?
(Silencio) Pues para decirle…, no sé hacia dónde va usted.
Hacia ningún lado. Quiero precisar: ¿usted conoció de las irregularidades?
Si sucedió algo de eso, se miraba a nivel superior. Yo no entraba ahí, no me reunía con los directores. Nada de eso. Nunca.
Más señalamientos
Pero el ex trabajador público agregó: “No se consultó a ningún jefe de área ni nada. Ellas dos (Medina y Galeano) fueron las que corrieron. Dentro de este proceso se abrió el hueco de subdirector de INEC, donde se supone que ella (Medina) se va a ubicar ganando 60 y mil pico de córdobas. Y ese es un cargo que nombra el presidente”.
Sin embargo, al ser consultada por la vía telefónica, Medina rechazó categóricamente todos los señalamientos, y negó haber contratado a Rodríguez en alguna consultoría antes de que fuera director del INEC. (Ver entrevista).
Otros trabajadores informaron de otro caso: una secretaria de Moncada fue trasladada a Responsable de Compras, en lugar de Carolina Sequeira, calificada para dicho puesto por Función Pública, según ellos.
De esta manera, el puesto de Compras desapareció, y, después de presiones sindicales, Sequeira fue reincorporada a la institución, pero con el cargo de secretaria.
No hay versión del director
Un veterano empleado del INEC explicó los contrasentidos de la “reestructuración”: “La que era asistente del antiguo vocero Harold Rizo, Carolina Pérez Casco, ahora es responsable de Recursos Humanos. Ella llegó como sobrina del reverendo Miguel Ángel Casco, otro de los directores que hemos tenido”.
El trabajador despedido mencionó otros casos de funcionarios que, a su parecer, eran capaces de permanecer en sus puestos: Karla Arriola, especialista en muestreo, a quien no le habrían dado la “oportunidad de optar a otro cargo”. También fue destituido Róger Torrentes, contador número 2 del INEC, “porque desaparece el cargo”.
Intentamos conocer la versión de Armando Rodríguez Serrano, Director del INEC y ex alcalde sandinista en Jinotepe, pero no respondió a nuestras solicitudes. Gema Irías, trabajadora de su despacho, dijo que se encontraba en reunión y que nos devolvería la llamada, lo cual no ocurrió. El funcionario tampoco atendió su teléfono celular.

Ana María Medina Sandino, coordinadora del Mecovi:
“No he contratado a Armando Rodríguez”
T Justifica despidos: “Había 388 mil pesos para salarios y la nómina era de un millón 200”
Identificada como el verdadero poder detrás del trono en el INEC, Ana María Medina Sandino, coordinadora de las encuestas que miden el nivel de vida de los nicaragüenses, rechazó categóricamente haber beneficiado al actual director de la institución con sendas consultorías.
Esta relación laboral, según trabajadores del instituto, habría servido para que Medina prácticamente dirigiera el criticado proceso de reorganización.
“Viene trabajando con el director desde hacer rato. Armando Rodríguez trabajó de consultor con ella en el Mecovi. Entonces, él tiene mucho agradecimiento a esta gente que él conoce. También trabajaron juntos en la Academia de la Policía”, dijo un trabajador que omitió su nombre.
Sin embargo, ella negó todos los señalamientos y brindó a EL NUEVO DIARIO una explicación parcial de los despidos del INEC.
¿Usted dirigió el proceso de reestructuración del INEC?
Me dan más méritos de los que tengo. Estuve ayudando como mucha gente, pero no fui la única: el director nuevo fue quien lo dirigió. Hay un nuevo organigrama de la institución que definió un nuevo presupuesto. Podés ver la lista de los que se fueron, y todo el que se fue tiene una explicación de por qué se fue.
Por ejemplo, personal de divulgación ahora está en Recursos Humanos.
Eso no lo sé.
Ex empleados afirman que usted como directora del Mecovi brindó consultorías al señor Rodríguez cuando no era director del INEC. ¿Así fue?
No niño, para nada. Tengo un año de estar en el INEC y no se han contratado consultorías con Armando el año pasado. Yo vine en octubre de 2001, nunca lo he contratado y él no ha trabajado en la institución, por lo menos en el tiempo que yo estoy. Por lo menos con el Mecovi, ni creo que con nadie más. Te puedo aclarar que no he contratado a Armando Rodríguez para trabajar en el Mecovi durante el año pasado, que es el único año que tengo de estar ahí.
¿Tiene poco de trabajar en la institución?
Sí, yo vine el 21 de noviembre de 2005, como coordinadora en un proceso de licitación, y me seleccionaron por concurso para ser coordinadora del Mecovi.
¿Y por qué ha causado molestias el proceso de reorganización?
No sé por qué, porque el problema es que no había presupuesto institucional. Había 388 mil pesos para salarios y la nómina era de un millón 200. Como se venía pagando a todo el personal con contrapartidas del Censo y el Mecovi, y estos proyectos están por terminar, quedó en el aire casi todo el personal. No había en nómina 30 personas parcialmente pagadas con el presupuesto fiscal. No siento que haya causado malestar, porque aquí hay que verlo al revés: se salvó la nómina institucional, porque no existía, y lo que se hizo fue más bien rescatar como a 20 trabajadores, y eso que incrementa el presupuesto ahorita con la revisión.
¿Se consultó?
Claro que se consultó niño, con ellos se discutieron el organigrama y los cargos. Los criterios utilizados fueron generales. Y eso todo mundo lo sabe aquí.

Mitrab: Todavía no hay resolución
El Ministerio del Trabajo (Mitrab) actualmente analiza la solicitud de autorización de los despidos en el INEC, además del pliego de peticiones de ampliación del convenio colectivo firmado por los empleados de la institución para mejorar sus beneficios laborales.
“Todavía no hemos dictado resolución, está pendiente y en proceso. Si hay un trabajador (despedido) que no es firmante del pliego, no lo conoce el Mitrab, sino la Ley de Servicio Civil y Carrera Administrativa”, declaró la doctora Lidia Chamorro, directora general de Relaciones Laborales de dicha institución.
“Pero si se refiere a trabajadores firmantes, la solicitudes de despido quien las va a conocer es el Ministerio del Trabajo a través de la Dirección de Negociación Colectiva y Conciliación. En virtud de eso, es que tenemos facultad de conocer solicitudes de despido de trabajadores que rige la Ley de Servicio Civil”, agregó.
“Actualmente la Dirección de Negociación Colectiva y Conciliación Individual tiene un pliego de peticiones de esa institución, y ahí hay trabajadores firmantes. Aquí la competencia la tiene el Mitrab en el convenio, porque hay un proceso de negociación. La parte empleadora debe saber quiénes son las personas firmantes. Con base en eso, hacen su solicitud de despido”, indicó.