Nacional

Economía se desacelera

T Sergio Santamaría lo atribuye a factores políticos, climáticos y meramente económicos T Discursos ambivalentes que no definen el papel que jugará el Estado colocan en duda crecimiento proyectado T Los combustibles que no han dejado de subir y el infalible termómetro del Mercado Oriental

Gustavo Alvarez

Un ritmo de crecimiento más lento, o lo que se conoce como una “desaceleración”, es lo que está experimentando en estos momentos la economía nicaragüense, según especialistas en temas económicos, empresarios y comerciantes, quienes ponen como ejemplo de esto las bajas ventas en el comercio y menos actividad en sectores como la construcción y los servicios.
Factores políticos y económicos estarían incidiendo en esta desaceleración, según los consultados, lo que podría impedir que se cumpla con la meta de crecimiento del 4.2 por ciento de la economía nacional al finalizar el año.
Sergio Santamaría, Director Ejecutivo del Centro de Investigación y Asesoría Socio-Económica (Cinase), mencionó lo político, el clima y lo económico como las causas del problema.
“Ha habido discursos ambivalentes muy retóricos y la ausencia clara de definir cuál va a ser el papel que el Estado va a tener en la actividad económica.
No hay una definición clara y precisa de los ámbitos de participación (del Estado) en la actividad económica”, subrayó.
Santamaría dijo que se siente la desaceleración en los diferentes sectores de la economía, aunque habrá que esperar las cifras oficiales del Banco Central de Nicaragua para confirmar lo que se está manejando en la calle.
Agregó que a este ritmo va a ser difícil que se cumpla con la meta de crecimiento de la economía del 4.2 por ciento que se propuso el gobierno anterior para el año 2007.
También impactará la sequía que se tiene pronosticada para este año, y además del problema de energía, no se ha priorizado el del agua, que en algunos municipios y ciudades ya es crítica por el desabastecimiento para el consumo humano y la agricultura.
Combustibles no bajan
Santamaría señaló además el impacto en la economía que están ocasionando los precios de los combustibles, los que no van acorde al movimiento del precio internacional del petróleo.
Explicó que hace dos semanas el precio del barril de petróleo llegó a un poco más de 61 dólares, y este viernes cerró en 57 dólares, sin embargo, se anuncia un nuevo aumento en la gasolina y una leve reducción en el diesel a nivel local.
“El petróleo venezolano no ha significado ni siquiera una mayor correspondencia entre el precio internacional y el interno”, apuntó. Entre los factores económicos también se menciona la caída de la producción de café en el ciclo 2005-2006, que está afectando sobre todo el comercio de las ciudades del norte del país, donde se produce la mayor cantidad del grano.
Empresarios confirman impacto
El impacto en el comercio fue confirmado por el presidente de la Cámara de Comercio de Nicaragua (Caconic), José Adán Aguerri, quien en declaraciones recientes a EL NUEVO DIARIO aseguró que el problema es serio en los departamentos cafetaleros de Matagalpa, Jinotega y Nueva Segovia, donde la caída de la producción cafetalera de la cosecha 2006-2007 está afectando la economía.
Aseguró que las ventas en los departamentos cafetaleros han sufrido una caída de hasta el 50 por ciento.
En el caso de Managua y otras zonas del país, Aguerri dijo que se está notando una disminución en las ventas a mediano y largo plazo, es decir, en casas de habitación, vehículos y otros bienes, porque supuestamente los clientes están retrasando sus decisiones de compra.
Desaceleración llega al Oriental
La situación que enfrenta la economía no sólo se siente a nivel de los grandes empresarios, sino también entre los pequeños, según lo confirmaron comerciantes del principal centro de compras del país, el Mercado Oriental.
Alberto Reyes, Presidente de la Asociación de Comerciantes Unidos del Mercado Oriental (Acumom), dijo que tras varias consultas entre los comerciantes del populoso centro de compras, se percibe un clamor general por las malas ventas.
“Las calles están vacías. Cuando hay ventas es difícil caminar por el Oriental”, dijo Reyes al explicar la disminución del número de compradores.
Añadió que el Mercado Oriental es el termómetro de la economía del país, porque es de donde se abastece el comercio nacional, lo que significa que la situación está difícil en toda Nicaragua.
Jorge González Leiva, Presidente de la Asociación de Comerciantes de los Mercados de Nicaragua (Acmnic), coincidió en el impacto en las ventas y precisó que se han reducido en más del 50 por ciento.
“Nunca habíamos tenido este nivel de ventas. Aunque esta temporada es mala, pero al acercarse la Semana Santa se venía recuperando el comercio, pero ahora estamos en una situación preocupante”, indicó.
Dijo que las importaciones también han bajado en un 60 por ciento, coincidiendo con la reducción de las ventas en el mercado.
Gonzáles aseguró que van a plantearle la situación al presidente Daniel Ortega, porque hasta ahora no han visto ni una señal de que vaya a cumplir lo que prometió.
Los comerciantes del Oriental se quejaron de que a pesar de estar afrontando malas ventas, también tienen que sufrir las consecuencias del mal servicio de Unión Fenosa, con cortes de energía prolongados y altos montos en la facturación.