Nacional

País reventará

*El ex vicepresidente de la República asegura que pueblo no tolerará en términos políticos y sociales el que se restablezca la reelección presidencial continua *Otro analista manifiesta que el montaje con el Cardenal es para que finalmente en nombre de “la reconciliación” se libere totalmente a Alemán con “Ortega for ever”

El ex vicepresidente de la República Sergio Ramírez Mercado, afirmó ayer que la decisión del Sistema Penitenciario Nacional de otorgar “país por cárcel” al ex presidente y reo Arnoldo Alemán “es la historia de una excarcelación anunciada” producto del pacto libero-sandinista que tiene “alcances insospechados”.
Alemán consiguió que el Sistema Penitenciario Nacional --dependiente del Poder Ejecutivo que preside Daniel Ortega-- le concediera libertad para movilizarse por todo el país, mientras acuerdan la elección de magistrados y fiscales y dan curso a profundas reformas constitucionales encaminadas a la reelección presidencial.
“Esa es la historia de una excarcelación anunciada, una más del pacto que ya nos ha quitado la capacidad de asombrarnos”, dijo Ramírez Mercado.
Explicó que la liberación de Alemán la han ejecutado por etapas, de manera que la gente se vaya acostumbrando a la idea de que el ex presidente está libre.
“Primero fue su casa, después el círculo se amplió a la ciudad de Managua, después al departamento, ahora al país, y eso es para que el día que la Corte de Apelaciones bote la sentencia, ya nadie se asombre y eso pase al suave”, dijo el también escritor nicaragüense, quien estima que Alemán será absuelto definitivamente antes de las elecciones municipales.
Pacto profundo
Agregó que la libre movilización de Alemán “estaba cantada”, y que por eso no le asombra el hecho, porque está más que claro que la justicia en Nicaragua “está al servicio de los intereses políticos”.
“Aquí existe un pacto de alcances insospechados, y ahora lo que se acordó fue suprimir las elecciones municipales y reformar la Constitución para que haya reelección continua y la elección de magistrados de la Corte, eso todo el mundo lo sabe, y parte de esto es la salida de Alemán”, dijo Ramírez Mercado.
Señaló que Alemán está “indudablemente libre” y “contento” porque lo que quiere es ser candidato presidencial para 2012, y lo que va hacer ahora es reorganizar su partido en todo el país.
¿Para qué quiere salir del país?
“Su radio de acción es Nicaragua, es aquí donde necesita legitimarse delante de sus bases y andando en las carreteras, calles y comarcas; a la gente se le olvida que alguna vez fue reo y el Tribunal de Apelaciones lo va a liberar. Además que no va a correr el riesgo que lo capturen porque tiene causas pendientes en otros países”, dijo el ex vicepresidente y fundador del Movimiento de Renovación Sandinista (MRS).
Consultado sobre el costo político para el presidente Ortega, dijo que “es lo de menos”, porque ahora tiene en sus manos todas las riendas del país, desde el Ministerio de Gobernación hasta el Sistema Penitenciario, por lo cual se le hace más fácil actuar en el caso de Alemán.
“Antes tenía que manipular a los jueces y esto lo han hecho ahora vía administrativa, le han ordenado al jefe de cárceles que dé esta orden totalmente arbitraria”, dijo Ramírez.
Señaló que aunque la población haya perdido la capacidad de asombro, en Nicaragua se ha pasado del asombro a la indignación, y después a la rebelión de la conciencia de la gente para no seguir aceptando una situación como la actual. “Creo que este país no va a tolerar en términos políticos y sociales una reelección presidencial”, concluyó.
Futura bendición cardenalicia
Para Manuel Ortega Hegg, Director del Centro de Análisis Sociocultural de la Universidad Centroamericana (UCA), el cardenal Miguel Obando y Bravo es parte del nuevo escenario político generado con la resolución del Sistema Penitenciario.
Obando fue nombrado recientemente por el gobierno sandinista como director del Consejo de Reconciliación y Paz, y fue al primero a quien el ex presidente visitó el viernes pasado. El propio Alemán se dispuso a recorrer el país en busca de la “reconciliación nacional”.
“Creo que todo es parte de este escenario. Uno de los posibles papeles del Cardenal en el Consejo de Reconciliación es precisamente hacer ver como normal, natural y necesario para el país una amnistía o una resolución favorable para Alemán”, explicó Ortega Hegg.
“Una reconciliación después de 15 años que terminó la guerra y una agitación alrededor de sectores llegando a ofrecerle apoyo al Cardenal, tiene que ver con crear un ambiente en donde no caiga tan en seco decisiones como ésta”, dijo.
Aseguró que la futura libertad definitiva del reo Alemán “se va a sellar en su momento con el respaldo moral entre comillas del cardenal Obando”.
Fortalecimiento del caudillismo
Ortega Hegg precisó que la decisión del gobierno sandinista significa “un espaldarazo al fortalecimiento del caudillismo y muy probablemente, por lo tanto, al fortalecimiento del pacto hacia el futuro”.
“Esto indudablemente vuelve a colocar a Alemán con muchas mayores posibilidades y capacidades de pelear el liderazgo interno que de una u otra manera ha estado en cuestión a partir de su menor capacidad de movilización”, aseveró.
“Esto fortalece el liderazgo de Alemán y este fortalecimiento introduce muchas mayores contradicciones con las posibilidades de alianza con ALN, pero también en un sector del propio PLC que en algún momento hizo otro tipo de planteamientos de un PLC sin Alemán”, añadió.