Nacional

Sólo el 0.03 % de los discapacitados está trabajando


Un estudio de la Fundación Solidez, organismo que atiende a personas con discapacidad, revela que sólo el 0.03 por ciento de personas con discapacidad se encuentra trabajando y el resto está en total abandono.
“Pero eso no es todo, ese 0.03 por ciento que logra trabajar no está en puestos de relevancia y son relegados a trabajos sin importancia”, aseguró la procuradora especial de Personas con Discapacidad, Rosa Salgado, quien reflexionó que esa cantidad resulta mínima si se toma en cuenta que la población discapacitada en el país alcanza el medio millón de personas.
“Eso tiene que ver con que no hay oportunidades de capacitación técnica y las barreras técnicas no te permiten ir a los colegios, pero también a razones sicológicas”, confirmó Orlando Pérez, de la Fundación Solidez.
Según la procuradora Salgado, los discapacitados que logran insertarse en el mercado laboral no sólo tienen que romper con las barreras sociales y arquitectónicas, sino también con el trato “hasta degradante” cuando son sometidos a las entrevistas laborales.
“No hay franqueza de parte de los jefes de recursos humanos cuando intentan justificar el por qué no te dan el empleo”, señaló. “Cuando se dan cuenta que sos un discapacitado el entrevistador hasta pierde el interés en la entrevista y te das cuenta que vas a ser rechazado, eso es degradante”, señaló la Procuradora, quien reiteró que ni las instituciones del Estado, menos las empresas del sector privado, cumplen con la Ley 202 que otorga derechos a las personas con discapacidad.
No se cumple la ley
“No se está cumpliendo la Ley 202 en ese aspecto”, dijo Salgado, quien reconoció que en algunas instituciones del Estado hay un grado de cumplimiento mínimo. “El Ministerio del Trabajo, la Cancillería, la Alcaldía de Managua y el Ministerio de Salud son algunas de las instituciones donde hay empleados discapacitados, pero la cantidad es mínima y sus cargos no son de relevancia”, señaló.
Para Guillermo Gusebruch, Presidente de la Comisión Nacional de Rehabilitación, “se ha hecho bastante para mejorar las condiciones de los discapacitados”, pero “es insuficiente para cumplir con las demandas de los discapacitados y la Ley 202”, señaló.
Carolina Torres, una persona con discapacidad, relató que optó a un empleo en una institución donde le habían confirmado que sería contratada, pero el día que fue citada para una nueva entrevista y también llegó una muchacha con su hoja de vida bajo el brazo, y “la prefirieron a ella que no tenía discapacidad y además era bonita”, señaló Torres. “Es indescriptible el impacto que uno sufre, te sentís como ofendida”, agregó.
Pierden autoestima
Torres explicó que los discapacitados, debido a los problemas sicológicos que enfrentan, generalmente se convierten en personas obesas y pierden la autoestima, “convirtiéndose en personas que son vistas con lástima y son discriminadas”.
Según una encuesta para personas con discapacidad elaborada por el Instituto Nicaragüense de Estadísticas y Censos (INEC) en el año 2003, el 35 por ciento de las personas encuestadas no trabajó la semana anterior a la encuesta debido a su discapacidad.
La única alternativa que encuentra el discapacitado es su inserción en el “sector informal”, donde un 58 por ciento de ellos trabaja por cuenta propia o como “empleado sin salario”, pero la misma encuesta señala que el 31.5 por ciento de los discapacitados tienen que mantener económicamente a uno o más miembros de su propio hogar.