Nacional

Ex cantor del padre Dessi retoma cuchara y cazuela

* Regresa de Italia, vuelve a cocina y reitera acusación * Dice que no teme ataques por haber acusado al controversial sacerdote en tribunal de Parma * Revela que desde 1991 Dessi había sido acusado ante el Vaticano por dos italianos

Róger Olivas

CHINANDEGA
Luis David López Guido, de 28 años, uno de los seis ex integrantes del Coro Gethsemaní y quien interpuso denuncia en Parma, Italia, contra el padre Marco Dessi por supuestos abusos sexuales, se reintegró a su trabajo de cocinero en un restaurante chinandegano, donde recibe apoyo moral de su patrona y sus familiares que habitan en una comarca cercana a esta ciudad.
El ex miembro de la agrupación musical que recientemente regresó de la ciudad donde guarda prisión el sacerdote, expresó a EL NUEVO DIARIO que el 22 de octubre de 2006, junto a Marlon Rivas, Oscar Ignacio Santos, Irving Estrada, Ricardo Núñez y Juan Carlos Rostrán, viajó a Italia.
Para ello fueron apoyados por los Organismos No Gubernamentales (ONG) italianos Rock No War y Solidando, los cuales aportaron parte del financiamiento necesario para la realización de las obras que Dessi impulsó en Chinandega a favor de cientos de familias pobres.
Quisieron impedirle salida
Recuerda que a las 6:30 de la mañana de esa fecha, Ludwig Vanegas, actual director del Coro Gethsemaní y sobrino político del eclesiástico, intentó impedir su salida en el Aeropuerto Internacional de Managua, y una semana antes de partir recibió amenazas de parte de esa misma persona.
Que se haga justicia
López Guido, quien asegura haber sido abusado sexualmente en múltiples ocasiones por el sacerdote en el Hogar del Niño, manifestó que el único interés del grupo de denunciantes es que se haga justicia contra Dessi, quien se encuentra a la espera de un juicio por presunta pederastia.
“Inicialmente, muchas personas nos tildaron de criminales y de que estábamos interesados en una jugosa indemnización económica y en las obras caritativas de Betania y otras en Chinandega, pero es falso, lo único que pretendemos es que el sacerdote, a quien todavía algunos creen santo en Chinandega, sea penado por la justicia italiana”, insistió.
Con firmeza, a pesar del trauma psicológico sufrido durante muchos años, el ex integrante del Coro Gethsemaní dijo que conoció las dos caras de Dessi, quien según él se aprovechaba de niños huérfanos, pobres y tímidos, a quienes abusaba sexualmente cuando se le antojaba.
Se le hizo ver que miles de chinandeganos preguntan por qué esperaron tanto tiempo para acusar al padre Marco Dessi y por eso no le dan crédito a las acciones judiciales, pero López Guido recordó que Dessi fue denunciado en 1991 por dos italianos y un periodista de Cerdeña, la isla donde nació.
Ellos lo denunciaron ante el Vaticano que lo mandó a llamar, y como consecuencia, solamente lo retiraron del Hogar del Niño y se fue a vivir al Colegio Mantica Berio. A nosotros nos pidió disculpas y dijo que cambiaría su actitud para enmendar el daño hecho a los demás niños, afirmó López Guido.
Manifestó que después de esa orden del Vaticano, el sacerdote formó el Coro Gethsemaní, así como un seminario, e inició la construcción del Complejo Betania, pero según él, los abusos sexuales continuaron, lo cual les dio mayor fortaleza para interponer las acusaciones en Parma, Italia, donde a su criterio, el sacerdote tras los barrotes goza de buena salud y continúa fumando dos paquetes diarios de cigarrillos.
No siente temor
Expresó que ha hecho algunas compras en el mercado de Chinandega, se moviliza diario de su centro de trabajo hacia su comarca y no siente temor porque no es delincuente y muchas personas que pensaban mal de ellos ahora están a su favor y los apoyan moralmente.
López Guido aseguró que no cree que defensores del padre Marco Dessi lo ataquen en las calles de Chinandega, porque a su juicio, más bien le harían daño al sacerdote y ratificarían las acusaciones de los seis jóvenes.
Dijo que ha recibido apoyo moral de muchos amigos, y en una fecha que no estipuló, los cinco jóvenes que se encuentran en Parma, Italia, y él, recibirán apoyo con una marcha que se realizará en Managua, organizada por las víctimas de abusos sexuales.
Luis David aseguró que los testimonios de él y sus otros cinco compañeros, así como las reafirmaciones anteriores a 1991 por parte de tres italianos y dos jóvenes de esa misma nacionalidad que integraron el Coro Gethsemaní y residen en su país, complican la situación legal del controversial sacerdote.
Acciones incriminatorias
A lo mismo abonan las intercepciones telefónicas provenientes de Chinandega en las que se aseguró que pagaron a varios ex miembros del grupo para atestiguar a favor de la conducta del sacerdote, pruebas incriminatorias contra el religioso que vivió durante unos 30 años en Chinandega.
Aseguró que en abril próximo se reunirían las autoridades judiciales en Parma, Italia, para fijar la fecha definitiva del juicio del padre Marco Dessi, cuya situación legal, a su criterio, está complicada, por las abundantes pruebas en su contra, y el juez que lleva el caso deniega los testimonios a favor del religioso, los cuales fueron pagados, de acuerdo con las comunicaciones interceptadas.
En Chinandega hay opiniones encontradas alrededor de este caso. Unos creen que se trata de una conspiración para apropiarse de los bienes que impulsó Dessi, y otros consideran que lo deben enjuiciar por supuestos abusos sexuales.