Nacional

Diputados ALN reconocen gran dolo con los Cenis


Ary Pantoja

Los diputados de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) reconocieron el “asalto” al erario producto de las quiebras bancarias, la reclasificación de cartera y subasta de bienes de las entidades financieras quebradas; así como la emisión de los Certificados Negociables de Inversión, conocidos como Cenis.
Después de escuchar la exposición del economista Néstor Avendaño, la diputada Jamileth Bonilla señaló la necesidad de realizar una investigación a fondo de todo el proceso, aceptando así los argumentos del especialista en torno a la “enorme cantidad de anomalías” que detectó Avendaño en el proceso de auditoría que le ordenó realizar la Contraloría General de la República.
En su exposición a los diputados de la bancada de ALN, incluyendo a Eduardo Montealegre, Avendaño dijo que la deuda es equivalente a más de la mitad del monto que se pagó para cubrir las confiscaciones de los años 80, proceso conocido como “La Piñata”.
Investigar las quiebras
“Es vergonzoso conocer el resultado de la investigación, sobre todo de las personas que están involucradas en algo inmoral. Pero el estudio es sólo una parte, creo que debería estar acompañado de una investigación para determinar el origen de las quiebras de los bancos y hacer que paguen los culpables de este delito”, señaló Bonilla.
Bonilla coincidió con Avendaño en el sentido de que la mayor responsabilidad de la “gran estafa” al erario la tienen los funcionarios que estuvieron involucrados en todo el proceso, desde los miembros del Consejo Directivo del Banco Central de Nicaragua hasta los miembros de las Juntas Liquidadoras, pasando por la Superintendencia de Bancos.
La legisladora eximió de responsabilidad a los dueños de los bancos que adquirieron los activos y las carteras de las entidades financieras quebradas, pese a que el economista Avendaño demostró con cifras y procedimientos financieros que “hubo dolo” por parte de los banqueros que se beneficiaron de las quiebras.
“Lícito, pero inmoral”
“Creo que los bancos (que adquirieron los bienes) no cometieron ningún acto ilícito, puede ser que hayan cometido un acto inmoral”, dijo Bonilla.
Por su parte, el diputado Eliseo Núñez Hernández considera que hubo un “doble robo” al Estado nicaragüense. El primero producto de las quiebras bancarias fraudulentas y el segundo a causa de la emisión de los Cenis para cubrir al primero.
Al igual que Bonilla, Núñez evitó decir si el presidente y diputado de ALN, Eduardo Montealegre, estuvo o no involucrado; aunque también se sumó a la iniciativa de su colega en el sentido de que debe abrirse una investigación a fondo.