Nacional

Decisión de Obando enfrenta a políticos

*** Eliseo Núñez no ve ningún problema, y algunos del PLC opinan lo contrario

Opiniones encontradas, aun dentro de un mismo partido político, generó la aceptación del cardenal Miguel Obando y Bravo de presidir el Consejo de Reconciliación y Paz a petición del presidente de la República, Daniel Ortega. Mientras unos ven una “mala intención” del mandatario, otros no ven ningún problema en que Obando presida la instancia gubernamental.
La diputada de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Yamileth Bonilla, considera que la aceptación del cargo por parte de Obando es un triunfo de Ortega en su intención de dividir a la Iglesia Católica, a fin de lograr y legitimar sus propósitos de gobierno, sobre todo en lo referente a su reelección presidencial.
“Muy mal (la aceptación del cardenal Obando), porque debió escuchar a su pueblo cristiano que de diferentes maneras se manifestó en contra de que aceptara ese cargo en el gobierno. Daniel Ortega sigue jugando su misma táctica dividiendo a la Iglesia Católica, como lo hizo en los años 80 creando la iglesia popular”, dijo.
A juicio de Bonilla, la mayor perjudicada con la decisión de Obando será la Iglesia Católica, tanto en el ámbito nacional como internacional. Agregó que “el cardenal Obando puede seguir predicando la reconciliación y la paz sin necesidad de coordinar un comité a petición del presidente Ortega”.
Núñez: “No veo problema”
Contrario a su colega, Eliseo Núñez Hernández dijo guardar distancia de la posición de su bancada y no ve ningún problema en la decisión de Obando, mucho menos que ello conlleve a una confusión Estado-Iglesia.
“Toda persona practicante de una religión tiene preceptos morales y conductas acordes con el comportamiento y los valores éticos, por lo tanto, si el cardenal Obando ya aceptó el cargo, va a jugar un buen papel”, señaló Núñez.
Núñez considera que desde el cargo gubernamental, Obando contribuirá a fortalecer los valores de los ciudadanos nicaragüenses, “por ejemplo, los valores por la vida, por la propiedad privada y por la libertad”.
El diputado también desestimó que se trate de un cargo político-partidario del cual el presidente Ortega tenga intenciones de sacar ventajas políticas. “Él es un ciudadano nicaragüense y si ya fue aceptado por él, creo que puede desempeñar un buen papel. Esto no se presta a una confusión Estado-Iglesia, porque Obando ya no tienen ningún cargo ejecutivo dentro de la Iglesia y ya no ejerce funciones episcopales”, enfatizó.
Ética y Transparencia guarda distancia
En tanto, el director ejecutivo del Grupo Cívico Ética y Transparencia, Roberto Courtney, guardó distancia en torno al tema. “El gobierno tiene derecho a conformar estos Consejos y nombrar a quien le plazca”, dijo Courtney.
Sin embargo, Courtney no descartó que la confusión Estado-Iglesia se convierta en una preocupación a futuro.
“Podría ser en algún momento una preocupación, pero en éste las preocupaciones giran en torno a las libertades públicas, el Estado de derecho, el desempeño de la economía y las relaciones internacionales; la relación Estado-Iglesia, en este momento, con este nombramiento y la aceptación del cargo por parte de Obando, todavía se requiere una análisis a raíz de su funcionamiento”, enfatizó.
Opiniones opuestas en el PLC
El contralor colegiado Lino Hernández también se pronunció de forma positiva sobre la aceptación del cargo por parte de Obando y dijo “que podría hacer un buen papel”.
“Algunos ven esto como el involucramiento de la Iglesia en los asuntos políticos, pero creo que el cardenal Obando siempre ha estado involucrado en los asuntos públicos de este país”, dijo Hernández.
En tanto, el vicepresidente del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Wilfredo Navarro, fustigó la decisión de Obando, argumentando que lleva “más las de perder, que de ganar, porque la imagen que tenía, al involucrarse con un gobierno aceptando un cargo, lo demerita ante la población, pero además, desde ahora el Cardenal no va a poder dar respuesta a los problemas de tierra a los desmovilizados, de salud y educación”.