Nacional

Masiva solidaridad con radio en peligro

*** Desborde popular a firmar libro de respaldo, sin importar filiación partidaria *** Alcaldesa decidió poner a nombre de comuna terreno que alberga la antena

SAN CARLOS Y MANAGUA
Ciudadanos del departamento de Río San Juan, identificados con diferentes partidos políticos, rechazaron las pretensiones de la alcaldesa Marisol McRea, de “suspender temporalmente” la frecuencia de la radio La Voz de Trópico Húmedo, que además de cobertura departamental penetra en la zona norte de Costa Rica y enfrenta la transculturización proveniente de más de 50 radios y más de 13 televisoras de esa vecina república.
Para el director, Juan Corea Balladares, la represalia de la alcaldesa por ser criticada en el medio se extiende ahora al terreno de cuatro manzanas donde se ubica la antena, las que fueron asignadas a la Radio 13 de octubre, tras una desmembración de tierras hechas por el Ejército de Nicaragua, las que según Corea, en esta administración McRea las ha registrado a nombre de la comuna.
La radio de Río San Juan, que tiene una potencia de 2,500 vatios, única en Nicaragua con un perfil ecológico y ambientalista, ha recibido el respaldo de la audiencia al hacer pública su director, Juan Corea Balladares, una copia de la carta que supuestamente envió McRea a la secretaria de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, proponiendo además de la suspensión temporal, la recuperación de la razón social que correspondía a la desaparecida Radio 13 de Octubre.
La firma del libro de la solidaridad surgió ayer, y es suscrito por quienes respaldan al medio. En la sesión del Concejo, efectuada ayer, la cuestionada jefa de la comuna sancarleña se negó a dar entrevistas al respecto, y dijo que lo haría en privado cuando ella lo considere, mientras aclaró junto a su secretaria de Concejo, Aura Elena Cortés, que las inquietudes periodísticas no estaban en agenda.
Alcides Mora, jefe de la bancada liberal en el Concejo, se pronunció en defensa de la libertad de expresión y por no callar a la única radio de cobertura departamental. Consideró que “es un problema político entre sandinistas”, y propuso que lo resuelvan intercambiando información y en coordinación radio, alcaldesa y Concejo.
El doctor Mario César Lacayo Linarte, quien cuenta con un programa en la radio llamado Consejos en Salud, dijo que como “una paloma sola no hace verano”, con el apoyo de un cuadro de dirección de arriba “la joven alcaldesa ahora se pone su capa de arrogancia, pensando que San Carlos es su hacienda y hace y deshace, pero bien dice el dicho: el pueblo salva al pueblo, por eso el pueblo está poyando a su radio”.
Lacayo recomendó a la doctora McRea tratar a la gente como seres humanos, y consideró que programas como ese deberían ser financiados por la alcaldía.
Defienden libertad de expresión
Martín Aguilar, de filiación liberal, expresó su respaldo a los trabajadores de radio, y propugnó por la defensa de la libertad de expresión. A su juicio, la pretensión de McRea “es un asunto colegiado para desbaratar al medio”.
Epítetos de toda clase ha dicho la población en línea abierta de la radio, calificando a la alcaldesa de “prepotente y soberbia”, de no ser sandinista y de hacer daño a ese partido. Nemesio Vargas observó que la edil “está en las nubes y va a pegar el platanazo”. Por su parte, Nubia Urbina advirtió que “mire lo que le pasó al alcalde de Granada, si cree que está en el trono, el pueblo la puede quitar”.
Marvin Sánchez sugirió resolver el problema en una mesa de negociación, y que sea McRea más inteligente, porque los perdedores son los sandinistas”. Judith Reyes agregó que “es el único medio que tenemos, y la alcaldesa a quien perjudica es a la población”, mientras advirtió que “la radio es del pueblo”.
Francisco Javier Oporta, de Laurel Galán, de filiación sandinista, expresó enardecido que “los mismos sandinistas están en pleitos, ¡están ‘diamecate’!, eso no se debe estar dando”, apuntó. Daniel Álvarez, de Solentiname, pidió la renuncia de la edil porque está perjudicando a toda la comunidad.
La radio ecológica y participativa
La radio La Voz de Trópico Húmedo, que se sintoniza en la frecuencia 960 del dial, surgió de las cenizas en que quedara el transmisor que al quemarse correspondía a la Radio 13 de Octubre, cuya razón social aparentemente ha provocado un conflicto con la alcaldesa de San Carlos, Marisol McRea, quien a raíz de ser criticada por la ciudadanía, mantiene un total divorcio y confrontación con los periodistas.
Afirmó que la Alcaldía jamás ha pagado de su presupuesto programa alguno en la radio, porque se ha hecho con fondos del gobierno vasco a través de la Cooperación Española que está bajo la responsabilidad del cuñado de McRea, el ingeniero Danilo Valencia.
Rechazo de radiodifusores
En tanto, la petición de suspender la frecuencia a la radio La Voz del Trópico Húmedo hecha por la alcaldesa Marisol McRea, atenta contra la libertad de expresión, opinó Jesús “Chuno” Blandón, directivo de la Unión Nicaragüense de Radiodifusores, UNIR, que aglutina a 150 emisoras pequeñas y medianas del país.
“Todo esto es culpa de Ana Nubia Alegría y Joel Gutiérrez, ellos se opusieron a dotar a las radios de un marco jurídico que les diera protección”, dijo Blandón.
A Gutiérrez lo menciona por ser el flamante ex director de Telecomunicaciones y Correos, Telcor, que ordenó que las pequeñas radioemisoras comunitarias de los departamentos depositaran una garantía bancaria de 40 mil córdobas.
“Estos funcionarios se creían dueños del espectro radioeléctrico. Recordemos que estos funcionarios mandaron a cerrar tres emisoras durante la Administración anterior”, agregó Blandón.
Sin embargo, dijo confiar en que este gobierno actuará con más madurez, pues “mientras no se demuestre un delito grave, no se puede cerrar ninguna radio”.
Blandón hizo referencia a la Convención Americana sobre Derechos Humanos (también llamada Pacto de San José o CADH), que fue suscrita tras la Conferencia Especializada Interamericana de Derechos Humanos, el 22 de noviembre de 1969 en San José, Costa Rica, luego ratificada por la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional a inicios de los años ochenta.