Nacional

Cardenal Obando acepta cargo ofrecido por Ortega

El cardenal Obando negó que presidir el Consejo sea un cargo partidista ni gubernamental.

El cardenal Miguel Obando y Bravo aceptó "a título personal" presidir el Consejo de Reconciliación y Paz, que se encargará de que se cumplan los acuerdos firmados con los nicaragüenses afectados por la guerra civil de los años 80.
En rueda de prensa en compañía del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en la sede la Universidad Católica (Unica), el ex arzobispo de Managua no precisó si El Vaticano le ha autorizado para presidir ese organismo autónomo.
Obando y Bravo viajó a Roma hace algunos días, al parecer, para solicitar autorización al Papa Benedicto XVI para asumir el cargo que le ofreció Ortega en febrero pasado, y ayer regresó a Managua.
Al responder a las preguntas en ese sentido de los periodistas, el prelado se limitó a decir que "el Santo Padre quiere que trabajemos por la reconciliación de toda la familia nicaragüense".
El líder religioso negó que presidir el Consejo sea un cargo partidista ni gubernamental. Manifestó que ha comenzado a conversar con los obispos que forman la Conferencia Episcopal, para que ellos también colaboren en el trabajo de la reconciliación.
El presidente Ortega, por su lado, dijo que solicitó al arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, que la Conferencia Episcopal lo reciba para explicarle los alcances de las labores del Consejo de Reconciliación y Paz.

Según el mandatario, Brenes se comprometió a gestionar esa audiencia, para que los obispos participen en las labores del Reconciliación, que afirmó "es autónomo porque no está subordinado al gobierno".
Agregó que los obispos posiblemente lo recibirán en audiencia especial el 21 ó 22 de marzo próximo, "lo que permitirá disipar cualquier desconfianza alrededor de este proyecto".
Según Ortega, su gobierno buscará recursos ante la comunidad internacional para financiar obras destinadas a cumplir los acuerdos firmados entre los gobiernos de Violeta Chamorro (1990-1997), Arnoldo Alemán (1997-2002) y Enrique Bolaños (2002-2007), con los representantes de los desmovilizados de guerra.
Como resultado de estos acuerdos, ex combatientes de la Resistencia Nicaragüense, retirados del Ejército y del desaparecido Ministerio del Interior, reclaman tierras, viviendas, trabajo, financiación y otros beneficios para reinsertarse en la sociedad.
Ortega afirmó que el 40 por ciento de estos acuerdos no han sido cumplidos.
Explicó que el asunto de las propiedades en conflicto es uno de los problemas que hay que resolver, porque hay propiedades que han sido entregadas a varios grupos, lo que ha originado pleitos y violencia. "Nosotros confiamos en que la iglesia y el Santo Padre no van a vetar ni oponerse a una labor como esta, y que los obispos tampoco estarán en desacuerdo, porque la iglesia, por naturaleza, está por la reconciliación", dijo Ortega.
Explicó que el Consejo también podrá gestionar recursos y que decidirá en qué sectores se invertirán, aunque la ejecución de las obras están a cargo de las instituciones del Estado. Aseguró que los miembros del Consejo no devengarán sueldos, porque en su gobierno las dietas han sido prohibidas.