Nacional

Ortega suspende visita a Brasil por desperfecto en el avión


El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, suspendió inesperadamente su viaje de hoy a Brasil, donde debía discutir con su homólogo Luiz Inácio Lula da Silva una seria de planes de cooperación bilateral, con énfasis en la energía. Ortega iba a viajar a Brasil en un avión que le jugó una mala pasada y a última hora lo dejó en tierra por desperfectos mecánicos.
Esa información fue confirmada a Efe por la Embajada de Nicaragua en Brasilia, que además dijo que se intentó buscar espacio para la visita esta misma semana, pero que fue imposible por "problemas de agenda" de Lula.
Según otras fuentes, como ha hecho en otras ocasiones, el líder sandinista iba a viajar en un avión prestado por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pues el gobierno de Nicaragua no posee una aeronave adecuada para largos desplazamientos.
Con la suspensión del viaje han quedado pendientes de discusión diversos asuntos bilaterales, entre los que figura un plan de cooperación para la producción de etanol.
Ese combustible alternativo al petróleo es elaborado en Brasil en base a la caña de azúcar, un producto que abunda en Nicaragua y en toda Centroamérica, una región que ya ha demostrado su interés en aprovechar la experiencia brasileña.
Centroamérica también carece de petróleo, por lo que el etanol surge como una posibilidad futura de liberar a la zona del inmenso peso que ese hidrocarburo supone para los menguados presupuestos de los gobiernos de la región.
El etanol ha cobrado durante los últimos días un inesperado protagonismo en la agenda internacional, entre otras cosas porque se convirtió en un motivo más de las duras disputas verbales entre Hugo Chávez y el presidente de Estados Unidos, George W. Bush.
Chávez se opone al etanol
La reciente gira de Bush por América Latina comenzó en Brasil con la firma de un memorando de entendimiento mediante el cual este país y Estados Unidos se han comprometido a cooperar en el desarrollo del etanol, que en la potencia del norte se fabrica con maíz.
Durante su gira paralela a la de Bush, Chávez esgrimió razones "éticas" y "técnicas" para oponerse al etanol e instó a "todos los países hermanos", entre los que citó a Brasil, a que las tierras que usan para sembrar caña y maíz para ese combustible sean destinadas a "producir alimentos para la gente",
Según dijo Lula en Sao Paulo durante la visita de Bush, esta alternativa al petróleo puede ayudar a reducir la emisión de gases contaminantes y el "efecto invernadero", y convertirse además en una herramienta de lucha contra la pobreza, como factor de desarrollo agrícola.
El memorando firmado por EEUU y Brasil prevé la transferencia de tecnología e inversiones a otros países, sobre todo de Centroamérica y el Caribe, para aumentar la oferta mundial de este combustible.
Ortega, que tiene en Chávez un firme aliado y se ha sumado a la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA) que promueve el líder venezolano, ha manifestado su interés en el etanol, a pesar de las críticas del líder bolivariano.
El nuevo gobierno nicaragüense ya ha establecido contactos para explorar las posibilidades del etanol incluso con empresas de EEUU, como la multinacional Cargill, a las que les ha dado garantías sobre la "seguridad" de sus inversiones.
Brasil también ha ofrecido su colaboración a los otros países de Centroamérica, mediante proyectos de cooperación que le permitirían además aprovechar las ventajas aduaneras que ofrece el Tratado de Libre Comercio entre América Central y Estados Unidos (CAFTA-DR, siglas en inglés).
Ese acuerdo reduce a cero los impuestos de importación para el 80 por ciento de los bienes y servicios comercializados entre la primera economía mundial y Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana.
El tratado está en vigor con El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana, que podrían ser usados por Brasil como puente para exportar hacia Estados Unidos algunos productos que actualmente pagan altas tasas, como el alcohol combustible.