Nacional

Paro de pescadores en el Caribe

* En El Bluff suspendieron faenas ante represalias por bajos rendimientos en captura de camarones * “Preferimos veda total del camarón y la langosta porque mariscos están desapareciendo, y esa extinción sólo ha beneficiado a consorcios pesqueros”, asegura marinero * Representante de empresa pesquera anuncia demanda por cuantiosas pérdidas económicas provocadas por paralización de la flota

Heberto Jarquín

Bluefields / RAAS
La disposición de la empresa pesquera Gulf King’s, de despedir a los capitanes de barco que capturen menos de tres mil libras de camarones en cada faena de pesca, es el argumento que esgrimen unos 440 tripulantes de embarcaciones pesqueras y 220 operarios de tierra que el viernes iniciaron una protesta contra ese consorcio ubicado en el puerto de El Bluff.
Alfonso Borge, veterano marinero, dijo que los capitanes de barco no tienen la culpa de que cada día que pasa se vuelvan más escasos los ejemplares de camarón. “Para poder cumplir con la exigencia de Gulf King’s se tiene que sacar hasta las larvas del fondo del mar”, comentó.
Borge señaló que otra preocupación de los pescadores es el deterioro de los barcos y los instrumentos de pesca, lo que no representa una garantía de seguridad cuando andan en alta mar.
Ictiosidio
Alfonso Borge explicó que de cada dos cajas de 100 libras de camarón apto para exportación que se acopian, cinco tienen que ser devueltas al mar. “Estamos cometiendo un crimen por la exigencia de esa empresa pesquera, porque todo lo que se regresa de las redes al océano va muerto”, subrayó.
El capitán Marco Antonio Gómez coincidió al decir que la población de camarones está diezmada y que la tripulación de las embarcaciones no tiene la culpa por los escuálidos resultados de las faenas de pesca.
“Las redes de los barcos llevan una especie de arados que raspan el lecho marino y arrasan hasta con las larvas no sólo de camarones, sino de langostas, tiburones y otras especies; este crimen tiene que acabarse; el gobierno debe declarar una veda total de la pesca del camarón y de la langosta por unos cuatro meses, aunque nos quedemos sin trabajo”, sugirió Alfonso Borge.
Confusión
El representante legal de Gulf King’s, Bernard Brown Medina, dijo que la huelga de los trabajadores no tienen razón. “Primero demandaban el despido del administrador Randolph Mairena Downs y del propietario de la empresa, Rodney Herdon, sin embargo, Glenn Wilson Cerrato, un pseudo dirigente de algunos obreros, agredió físicamente a Mairena, y ahora los empleados se van a paro en solidaridad con Wilson”, exclamó Brown.
Brown dijo que lo más grave del caso es que un empleado de la empresa, tratando de solidarizarse con Wilson, quien fue despedido, llamó a los capitanes de los barcos que pescaban en alta mar y ellos se vinieron a puerto causando severas pérdidas a Gulf King’s.
En relación con la petición de veda hecha por los obreros, Brown dijo que es el gobierno y no las empresas pesqueras, el que determina si se aplica o no una veda de la pesca del camarón.
Procesos
Bernard Brown anunció inminentes demandas judiciales en contra de Glenn Wilson y la persona (aún no identificada), que instó a los capitanes de barco para que dejaran de pescar y se vinieran a puerto.
“Esta huelga es ilegal”, indicó Brown, quien insistió en que los trabajadores están confundidos, creyendo que Gulf King’s es una empresa estatal al estilo de la década de los 80 del siglo XX.
Sin embargo, el abogado y dirigente sandinista de la RAAS, César Quinto Gómez, dijo que en Nicaragua existe el derecho a la huelga, y que los trabajadores pueden protestar cuando les violenten sus derechos.
En tanto, la Asociación de Capitanes y Marinos Unidos de la Costa Atlántica (Acmuca) emitió un comunicado en el que respalda las demandas de los trabajadores.
Kevin Matt Hodgson, uno de los pescadores de El Bluff, señaló que Gulf King’’s disminuyó en un 50 por ciento los beneficios que obtenían antes que esa empresa se estableciera en El Bluff.
Mientras que el capitán Marco Antonio Gómez informó que los empleadores les pagan 21 dólares por cada caja de 100 libras de camarones capturados en el Mar Caribe.
Hasta el momento no se vislumbra una solución al conflicto entre Gulf King’s y los trabajadores, y algunos analistas costeños no descartan que surja otra protesta en la empresa camaronera coreana “Conicsa”, que también opera en el puerto de El Bluff.