Nacional

Reaccionan contra libertad del homicida de periodista

* Jueza parcial corona obra de cuestionada fiscal * Sociedad cerrará filas contra asesinos del volante * Protección a hechor comenzó la noche del delito

Familiares del periodista Julio César Padilla, de 37 años, y el Colegio de Periodistas de Nicaragua, reaccionaron en contra de la decisión de la fiscal Magda Matus, quien solicitó en su escrito acusatorio, el beneficio de prisión preventiva a favor de Florencio de Jesús Salinas, quien conducía el vehículo que causó la muerte del periodista la noche del viernes 10 de marzo.
La señora Marianela Aragón Rivas, viuda del periodista Padilla, y Mercedes Rivas, Presidenta del Colegio de Periodistas de Nicaragua, pidieron al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, asesoría legal para revertir la acción de la juez primero local penal de Managua, Julia Mayorga, de dejar en libertad a Salinas a solicitud de la fiscal Matus.
Matus, quien por mandato de ley tiene el poder de acusar en nombre del Estado, solicitó a la juez primero local penal de Managua, concediera la medida cautelar de arresto domiciliar a Salinas, bajo el argumento de proporcionalidad.
“No puede ser posible que borracho mató a mi esposo, luego se pasó llevando a un taxista, después realizó disparos con un arma de fuego y después chocó contra una vivienda, y todavía lo dejen en libertad”, aseguró visiblemente afectada la ahora viuda de Padilla, quien clamó justicia por la muerte de su esposo.
Mientras tanto, la presidenta del Colegio de Periodistas, Mercedes Rivas, reaccionó molesta por la decisión de la judicial, y más aún por el cuestionado papel de la fiscal Magda Matus, quien en vez de representar a la víctima, tomó el papel de defensor del homicida, al solicitar el beneficio de arresto domiciliar.
“Queremos que se haga justicia, es inconcebible que pida arresto domiciliar para una persona sin tomar en cuenta el hecho de que irrespetó el derecho a la vida”, dijo Rivas, quien acompañó a la viuda del periodista Padilla hasta el Cenidh para solicitar el acompañamiento legal.
Padilla falleció el pasado viernes cuando el vehículo en que se movilizaba fue impactado por la camioneta que conducía Florencio de Jesús Salinas, quien iba en estado de ebriedad.
Un informe policial señala que Salinas conducía de este a oeste y cruzó la luz roja haciendo un giro hacia el sur, sin tomar la precaución para impactar al vehículo de Padilla, que sí tenía a su favor la luz verde del semáforo.
El abogado Gonzalo Carrión, coordinador de defensa y denuncia del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, reconoció que el Código Procesal Penal establece medidas cautelares, pero advirtió que las mismas deben ser aplicadas de forma racional según las circunstancias de los hechos.
“Esa persona, además de atropellar, huyó del lugar y chocó contra otros vehículos. Esa circunstancia en el contexto de la muerte del periodista debió ser valorada por el fiscal”, cuestionó Carrión.
Carrión también debatió la posibilidad de que el autor de la muerte de Padilla cumpla su pena si es encontrado culpable. “La mayoría de los homicidas no purgan la pena, el delito es homicidio culposo, y su pena es no menos de tres años y siempre hay beneficios en términos prácticos, hasta la misma ley promueve que haya libertad”, señaló.
Para la viuda del periodista Padilla, en la acción de solicitar el arresto domiciliar “hay dinero de por medio”. “No es posible, hay dos acusaciones más en contra del homicida y aun así lo dejan en libertad”, señaló.
Carrión también cuestionó la falta de comunicación de los fiscales con la parte que ellos representan. “Ellos representan a la sociedad, en este caso a la ofendida”, explicó Carrión, quien señaló que “es difícil ser representado si no se conocen los sentimientos de la ofendida para ser coherente con la ofensa que sufrió la familia de la víctima.
También en la Policía
Antes de asistir al Cenidh, la señora Aragón Rivas estuvo en la Estación Seis de Policía, donde con las lágrimas cubriéndole el rostro, denunció que la noche del accidente las autoridades policiales se negaron a hacer la prueba de alcohol al chofer homicida, alegando no tener un alcoholímetro.
El proceder poco diligente de la Policía fue rematado por la fiscal Magda Matus, quien le facilitó la salida de la cárcel a Florencio de Jesús Salinas, pidiendo la libertad para éste “como si fuera a un perro a quien mató”, expresó Aragón.
“El proceder de la fiscal Matus lo que demuestra es que la justicia está del lado de quien tiene dinero, porque cómo puede ser que la Fiscalía pida la libertad para quien borracho mata a una persona, y luego se da a la fuga para hacer más daño”, subrayó la viuda del colega periodista.