Nacional

Chávez ofrece refinería

* Será construida en León y tendrá un costo de US,500 millones y podrá procesar 150 mil barriles de petróleo * También hizo referencias al modelo de la democracia participativa y directa a través de los consejos, con buenos resultados en su país * Ocupó buena parte de su intervención para fustigar al presidente de Estados Unidos, George W. Bush

Esteban Solís

El presidente de Venezuela Hugo Chávez anunció que su país construirá en León una refinería a un costo de US,500 millones para procesar 150 mil barriles de petróleo, y que en el mediano plazo Nicaragua pueda exportar los derivados del crudo. Chávez llegó a la Ciudad Uiversitaria después de las siete de la noche, acompañado de su colega, el presidente de Nicaragua Daniel Ortega, con quien depositó una ofrenda floral al pie de la tumba que guarda los restos del poeta Rubén Darío en la Catedral Metropolitana.
La seguridad de ambos mandatarios fue exigida al máximo, pues la Catedral estaba completamente llena de leoneses que se desbordaron desde tempranas horas para saludar a los dos dirigentes. Bañados en sudor, Ortega y Chávez, apoyados por su seguridad, se abrían paso con dificultad en el interior del templo religioso.
Sin embargo, los dos pudieron estrechar las manos que por miles se levantaban para vitorearlos. Luego, los dos dignatarios, que en todo momento fueron escoltados por la primera dama Rosario Murillo, se trasladaron hacia la plaza de Sutiaba, "tierra patrimonial y símbolo de nuestra identidad y nacionalidad".
Allí, varios miles esperaban a los dos dirigentes que destacaron, por su lado, el ejemplo de esos dos grandes luchadores por la unidad de América Latina, Bolívar y Sandino.
Chávez ocupó buena parte de su intervención para fustigar al presidente de Estados Unidos, George W. Bush --que dicho sea paso también comenzó la semana pasada un periplo por varios países latinoamericanos--, de quien dijo nuevamente que era un "cadáver político" y que ya no representaba nada.
"El caballerito del norte anda escondido y asustado, pero anda como un lobo con piel de oveja prometiendo ridiculeces", dijo en tono irónico el mandatario venezolano tras recordar que se acerca a las costas latinoamericanas un "barquito" con algunos médicos y medicinas para operar en un período de dos años a 1,500 latinoamericanos.

Chávez remarcó que esa cifra es totalmente ridícula si se compara al hecho de que en dos años, médicos cubanos y venezolanos han intervenido quirúrgicamente a medio millón de latinoamericanos.
Dijo que Bush hasta ahora se da cuenta de que hay pobres en América Latina, sin embargo, le sugirió que mejor dirija su mirada hacia los casi 40 millones de pobres que hay en Estados Unidos.
En otro orden, el mandatario venezolano dijo que al menos en su país ya no necesitan del "nefasto" Fondo Monetario Internacional (FMI), con la apertura del Banco del Sur, institución que va a financiar la construcción de la refinería.
El presidente de la República Bolivariana de Venezuela llegó a afirmar que Rubén Darío fue un poeta antiimperialista, y que Cristo fue el primer gran socialista de nuestra era "aunque algunos curas se pongan bravos conmigo".
Instó a la unidad de todos los pueblos de América Latina para hacer frente a las nuevas embestidas del imperialismo norteamericano, y dijo que la única vía para salir del atraso y de la pobreza es el socialismo. Chávez también hizo referencias al modelo de la democracia participativa y protagónica, de la democracia directa a través de los consejos.
En ese contexto, dijo que en Nicaragua se puede "acoplar" ese modelo porque en Venezuela ha dado excelentes resultados porque reciben transferencias del Estado para la construcción de diferentes obras de desarrollo social y económico.
En el transcurso del evento, ambos mandatarios firmaron un memorando de entendimiento para la construcción de la refinería y otro documento para la adhesión de Nicaragua a la cadena televisiva Telesur, que anoche transmitió en vivo para varios países del continente, incluyendo Estados Unidos, todas las actividades que se llevaron a cabo durante la visita del mandatario venezolano al país.
Chávez ratificó que Nicaragua no está sola, y dijo que Venezuela, el pueblo venezolano, está a la orden de los nicaragüenses, porque ambos países son uno solo. Dijo que no se sentía extranjero en Nicaragua como un nicaragüense tampoco debe sentirse extranjero en Venezuela.
El presidente venezolano reafirmó los proyectos de desarrollo que una representación de su país trabajó la semana pasada con una delegación de Nicaragua, entre ellos el suministro de petróleo, plantas eléctricas para superar el déficit en ese campo, la exportación de granos y la posibilidad de que nicaragüenses con diferentes padecimientos puedan tratarse en el hospital cardiológico más grande del mundo que se ha construido en Venezuela.
No descartó la posibilidad también de que los venezolanos instalen una fábrica de aluminio en Nicaragua, similar a una que ya funciona en Costa Rica, con excelentes resultados.