Nacional

Muere el periodista Abelardo Sánchez

* Escritor de diarios, poeta insigne y defensor de los derechos humanos

Leoncio Vanegas

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA
El tañer de las campanas del templo Nuestra Señora de La Asunción, de esta ciudad, se escuchó en la tarde del miércoles, con el último adiós al periodista y poeta Abelardo Sánchez Castillo, de 75 años, que falleció a causa de una profunda diabetes que le había provocado hasta un derrame parcial que silenció su voz.
Sánchez Castillo trabajó más de 50 años al diario La Prensa. Primero en su tierra natal, El Sauce, departamento de León, y después en este departamento, donde formó su hogar definitivo con la señora Rosa Cardoza, con quien procreó cuatro hijos, todos reconocidos profesionales en distintas ramas. Fue fundador de la Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN).

Un luchador antisomocista
Para los neosegovianos fue un comunicador insigne, recordado por su valentía, pues no medía consecuencias al denunciar las injusticias y vejámenes que sufrieron muchos ciudadanos de parte del sistema somocista. También fueron notorios sus reportajes sobre las acciones guerrilleras del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) contra el entonces sistema imperante.
Por la defensa de los derechos humanos, que enfatizó en sus escritos, fue encarcelado, tanto en la época de Anastasio Somoza como en los años ochenta por el régimen sandinista, porque le confundieron unas frases que aludían a armas, pero que había expresado como sinónimo de “fuerza en Dios”.
El 1 de marzo fue condecorado por el Concejo de esta localidad con la Orden al Mérito Profesional “Francisco León Cáceres”, en su categoría única: medalla de plata. Fue uno de sus últimos momentos más emotivos que vivió en su casa de Totogalpa. Cuando la vicealcaldesa y periodista Jilma Rodríguez le impuso la presea, él alzó el puño y lo blandió muy fuerte, en señal de aceptación.
Entre su arenga filosófica siempre decía: “Morir es empezar a vivir”. Nuestras muestras de pesar a su viuda Rosita Cardoza, a sus hijos: Marcos, Abelardo, Urania y Nereyda.