Nacional

Declaran culpables a los narcos de La Primavera

* Carpintero que forraba portón resultó absuelto * Uno de los reos se declara inocente quesero

Lizbeth García

En un juicio técnico que se extendió hasta las 11:30 de la noche del lunes, el juez sexto penal de juicio, Napoleón Sánchez, declaró culpables de la autoría del delito de transporte ilegal de un millón 106 mil 881.1 gramos de cocaína a dos guatemaltecos y a dos nicaragüenses al tiempo que exoneró de responsabilidad a Horacio Guillermo Álvarez Zelaya, de 52 años.
El carpintero, quien estuvo detenido más de 60 días antes de que su defensa Jackeline Sirias probara su no culpabilidad, celebró el fallo, porque según dijo durante el juicio, lo acusaron por algo que él no había previsto, dado que a él lo buscaron para hacer un trabajo que aceptó “por hambre”.
Álvarez se declaró como un hombre que no tenía ni para pagar un abogado, pero sí principios morales y espirituales, y por eso fue que decidió enfrentar el juicio en vez de hacer uso de las 60 horas que supuestamente la Policía le dio para huir antes de que lo acusaran.

Podrían recibir 10 años de cárcel
Como se recordará, Álvarez fue acusado porque se encargó de forrar con tejas de zinc el portón de la propiedad ubicada en el barrio La Primavera, donde a finales de diciembre del año pasado la Policía incautó más de un mil kilos de cocaína.
Los cuatro culpables podrían permanecer los próximos diez años presos, porque el representante del Ministerio Público, Alejandro López, solicitó al juez Sánchez que imponga a cada uno la pena mínima de diez años de presidio (la máxima es de 15), y que les ordene el pago de una multa correspondiente al doble del valor de la droga.
Elvin Morales y Fátima Rivera, quienes defendieron a los nicas y a los guatemaltecos, respectivamente, se allanaron a la solicitud de pena de la Fiscalía, pero disintieron en cuanto a la imposición de la multa, sin embargo, será hasta este jueves ocho de marzo que Róger José Rodríguez López y Gerardo José Giovanni Cabezas, ambos de 37 años, y los extranjeros Erick Chacón León, de 24 años, y Álvaro Rodolfo Olivas Reyes, de 33, sabrán qué pena les impondrá el juez.

Otro dice: “Sólo soy quesero”
Durante el juicio oral y público, al hacer uso del derecho a la última palabra, Olivas Reyes dijo que era lamentable la situación que estaba viviendo acá, dado que su único negocio es la venta de queso. “No tengo nada que ver en lo que me están involucrando, (eso) no tiene nada que ver conmigo”, insistió en decir.
Los otros acusados no quisieron hacer uso del derecho a la última palabra, empero sus abogados se encargaron de reafirmar su no culpabilidad, sin embargo, el juez Napoleón Sánchez apuntó que después de analizar las pruebas “tenía certeza absoluta de que los imputados participaron en el delito”.
Entre las pruebas que pesaron a la hora de emitir fallo, están las declaraciones de los investigadores del caso, quienes declararon durante el juicio que cuando llegaron a la vivienda que Kathy del Socorro Muñoz alquiló a uno de los acusados, encontraron en el lugar a los cuatro acusados.

¿Adónde iba la droga?
Aunque aún no hay sentencia condenatoria ni definitiva, en el acta del juicio oral y público, el juez ordenó el decomiso del camión de volquete blanco, placas MO83761, donde el día de los hechos la Policía encontró escondidos entre las piedras, 50 sacos que contenían 1,000 tacos de droga.
También decomisó una camioneta doble cabina Nissan, placas M077934 y un camión que no tiene matrícula, pero que el día de los hechos estaba cargado con 180 quintales de queso.
En los vehículos pesados las autoridades encontraron documentos a nombre de Gerardo Enrique Baranovich Moreno y Luis Manuel Rodríguez, pero no hubo cargos en contra de ellos. Hasta hoy es un misterio el destino final que iba a tener el cargamento que supuestamente pertenecía a un cartel mexicano.