Nacional

Un muerto al caer camión en abismo

** Víctima fatal fue el chofer, cuando se durmió al volante, ayudante con raspones y uno que iba al “raid” salió ileso ** Pesado vehículo se detuvo 80 metros en el fondo, sólo detenido por una enorme roca

Ernesto García

El estado de ebriedad es lo que presumiblemente causó el fatal accidente donde murió el transportista José María Espinoza, de 32 años, cuyo camión
placas 090 312, blanco se precipitó al fondo de un abismo de unos 80 metros de profundidad.
El mortal accidente se produjo a la altura del kilómetro 33 de la carretera El Crucero-San Rafael del Sur, cuando aparentemente Espinoza se durmió al frente del timón, y perdió el control del mismo en una de las peligrosas curvas de esa carretera.
El fatídico camión que quedó volcado al fondo del barranco, también viajaban Luis Salmerón Gutiérrez, de 30 años, ayudante de Espinoza, y Ernesto Mendieta, a quien el habían dado raid en el empalme de El Crucero.
El cuerpo sin vida de José María Espinoza fue sacado del fondo del abismo por familiares y lugareños en un pedazo de baranda del camión siniestrado, que utilizaron como camilla.
Espinoza su ayudante Luis Salmerón Gutiérrez regresaban de Managua hacia la comunidad El Salto, jurisdicción de San Rafael del Sur, donde ayer se realizó el velorio de “Chema”, como se conocía al transportista.
Ernesto Mendieta, quien milagrosamente sólo sacó algunos rasguños en el rostro y en los antebrazos, dijo a los periodistas en el lugar de la tragedia que Espinoza y su ayudante al momento del accidente iban tomando cervezas.
“Cuando ellos (Espinoza y Salmerón) me dan raid, yo miré que se estaban tomando una cerveza, pero creí que únicamente sé estaban quitando la sed”, relató Mendieta.
Según Mendieta, quien milagrosamente salió ileso, él se salvó porque iba en la plataforma del camión, y cuando éste iba rumbo al fondo del precipicio el
camión chocó contra una roca y él salió catapultado lo que probablemente le salvó la vida.
Luis Salmerón Gutiérrez, todavía conmovido por el dramático episodio que le tocó vivir, salió llorando de la casa de Espinoza, donde era preparado el cadáver de éste.