Nacional

Más de Chamorro Mora

** Javier Vallejos, ahora diputado, dice que malversaciones detectadas en Contraloría apenas son la “punta del iceberg” de un verdadero saqueo en alcaldía de Granada ** Detalla todo lo que considera fraudulento con sus pesos y centavos, y pide sean sancionados los concejales cómplices del alcalde ** El ejemplo más doloroso fue el abuso con la donación externa para los pobladores de la Isla Zapatera

“El 2005 es sólo un paseo por el parque, comparado a la institucionalización del vicio de corrupción de 2006”, dice diputado
Javier Vallejo, ex concejal de la alcaldía de Granada, arremetió nuevamente contra la gestión del edil granadino, Álvaro Chamorro Mora, y demás señalados de malversar fondos municipales en el informe de avanzada de la Contraloría General de la República (CGR), al asegurar que la auditoría corresponde únicamente a 2005, pero con una revisión de 2006 afloraría otra “barbaridad de irregularidades”.
“El 2005 es un paseo por el parque comparado con lo que fue 2006, donde parece que ya se habían institucionalizado los vicios”, dijo el ex concejal Vallejo, quien junto a su entonces homólogo, René Morales Tamariz, solicitó a la CGR hacer una auditoría a la gestión Chamorro Mora, por las irregularidades encontradas a los informes de ingresos y egresos de 2005.
Según Vallejo, quien fuera concejal hasta septiembre pasado, ahora diputado por ALN, el principal problema de gestión de Álvaro Chamorro Mora, fue que “nunca nos presentó estado financiero para ver el movimiento de las cuentas bancarias y ver quiénes eran los acreedores.”
¿Qué pasó el 14 de febrero en la sesión extraordinaria?
“Nosotros metimos la denuncia el 10 de marzo, y prácticamente hacemos una relación de hechos que se inician el 14 de febrero (de 2006) durante una sesión extraordinaria, en la que se pretendía aprobar el informe de ejecución de ingresos y egresos de 2005, que urgía, para entregar a Hacienda y Contraloría, y poder tener acceso a las transferencias del Estado.”
“Ese día yo llevaba una serie de observaciones sobre el informe completo, y cuando quise hacer mi intervención, hubo una discusión seria, en la cual el señor alcalde dice que se termina la sesión y se va. Pero yo le hago ver a la Contraloría que a pesar de que la sesión supuestamente se termina, el resto del Concejo da por aprobado el informe y lo manda a su respectivo trámite.”
Ejecución de proyectos no presupuestados
En dicho informe, Vallejo encontró fallas de ejecución a proyectos parcialmente presupuestados o no presupuestados, sin la debida reforma aprobada por el Concejo.
Entre las alteraciones se indicó un movimiento de tierras y adoquinado del barrio Las Camelias, presupuestados con una partida de C$2,869,000 contra los C$3,130,000 reflejados en el informe. También se señala un monto de C$537,000 de pavimentado de la calle Corrales, y de C$500,000 por reemplazo de escuelas en Malacatoya, proyectos que no estaban presupuestados.
“El informe de ejecución presupuestaria debe ir con lógica, y que concuerde con lo presupuestado, ya sea que gastaste menos o más, pero tienen que estar reflejado cómo se ejecutaron esas partidas presupuestarias”, dice Vallejo, quien señala que los informes trimestrales de 2005 muestran repetidos egresos en concepto de “Donaciones a entidades”, por C$354,000, y otro tanto por C$453,294 en concepto de “Otros Aportes”, que no estaban especificados.
Asimismo, se muestran egresos en concepto de “Donaciones a escuelas y centros de salud”, por un monto de C$108,000”, pero sin especificar. Entre éstos, cabe señalar que la alcaldía tenía un convenio de contrapartida por un monto de C$23,000 mensuales en concepto de becas a estudiantes de la Escuela Taller --subsidiada por la cooperación española--, y aunque el informe refleja estos gastos, la alcaldía había venido incumpliendo este convenio con la emisión de cheques sin fondos.
De los C$657,000 transferidos por el Fondo Nacional de Inversión Municipal (Fonim) a la alcaldía, ésta sólo utilizó C$208,078, y “ellos no te dicen dónde están los otros C$449,000”, indicó Vallejo.
Informe de 2006 es similar
Por otro lado, en el informe del primer trimestre de 2006 se señalan desembolsos a proyectos de inversiones físicas y sociales por C$5,915,000, y entre proyectos y gastos no presupuestados se sumaron C$2,461,000.
En ese mismo informe de 2006 aparecen reflejados gastos para reparación y bacheo a calles principales del casco urbano, por un monto de C$407,000, y de C$396,000 para revestimiento de material selecto en calles no revestidas, según lo presupuestado por el ingeniero Javier Gutiérrez, obras que a esa fecha no habían sido ejecutados.
Entre las calles, se mencionan: Calle Nueva, Calle El Consulado y Calle El Hormiguero, proyectos que fueron ejecutados hasta en 2007; también hay irregularidad con el proyecto de adoquinado de Calle San Ignacio, donde aún faltan 200 metros de ejecución, sin embargo ya había desembolsado el 100% de su presupuesto en 2005.
A pesar de una serie de proyectos no ejecutados, Javier Vallejo mostró que los informes indican un desembolso de C$3,000,000 en concepto de anticipos a la empresa constructora Copacasa, y otro de C$100,000 por alquiler de maquinaria a la alcaldía de Nandaime.
Caso de Zapatera es malversación de fondos
Por otro lado, el diputado desaprobó la posición adoptada por el financiero, Guillermo Galeano, quien reconoció que los 120,000 euros donados por la cooperación europea --para compra de tierra y pangas a pobladores de Isla Zapatera-- fueron utilizados para cancelar la planilla, pero posteriormente fueron devueltos a su cuenta.
“En el informe del primer trimestre de 2006, dice que esos fondos están ahí, y no es cierto, porque no dice que hubo un movimiento de los fondos, pero (Guillermo) Galeano lo reconoció con la mayor frescura. Y ¿cómo se llama eso?... Aunque ellos digan que lo devolvieron, eso es malversación de fondos”, expresó el diputado.
En ese particular, Vallejo mostró el movimiento de la cuenta 003040066 de Bancentro, y cómo osciló entre enero y marzo de 2006. Al 31 de enero, la cuenta tenía 3,302 euros; y al 28 de febrero, sólo 801 euros, pero para marzo, ya se habían depositado 79,000 euros.
“Aquí sólo el que no quiera aceptarlo y no quiera ver --porque se pone las manos en los ojos--, no va a ver toda la barbaridad que ha ocurrido aquí: un alcalde que durante 18 meses pagó 80 dólares diario por una camioneta, y la Budget lo amenazó con demandarlo porque no había pagado”.
Viaje a España sin informe de gestión
Vallejo también cuestionó que Chamorro Mora, viajara con permiso del Concejo a España, con sus tres secretarias, y a su regreso no rindió informe sobre su gestión a pesar de haber utilizado fondos municipales.
“Por tanto, a mí me parece que la Contraloría también debe dar una presunción penal y una falta al Concejo que le aprobó (a Chamorro Mora) todos estos informes de ejecución, sin cabildo ni consulta ciudadana, y le dio el voto para reformar el presupuesto”, agregó.
El legislador también mostró documentos de cómo, entre enero y marzo, la administración hizo préstamos al personal hasta por 175,451 córdobas, y entre esos meses no se hicieron efectivos abonos por parte de la mayoría de los beneficiados.
Entre los beneficiados, con un anticipo de C$41,550 aparece Álvaro Chamorro Mora, y con C$26,000 William Obando, concejal por el PLC, como también Martha Beatriz Alemán, con una cifra que sobrepasa lo establecido en el convenio colectivo.
Sobregiros bancarios sin consentimiento del Concejo
Pero para Vallejo uno de los problemas más graves fueron los sobregiros bancarios sin conocimiento ni consentimiento del Concejo, que en el primer informe de 2006 expresaba “cubrir cuentas pendientes a bancos por un C$1,399,000”.
“Yo le dije a los señores del Frente que ésta es una oportunidad para probar que si quieren transparencia, no se puede mantener a un alcalde como éste, y voy a tomar las palabras que dijo doña Rosario (Murillo), ella dijo: que a la primera seña de corrupción hay que cortar de tajo, porque si no después nos van a reclamar que teníamos conocimiento y no hicimos nada por remediarlo”, concluyó.