Nacional

Nombran nuevo juez de juicio en Puerto Cabezas

* Se trata de quien era el suplente del juez de Juicio de Distrito Penal en Las Minas, Fulgencio Velásquez Guzmán * Le espera una “silla en brasas” en la que parece nadie quiere estar para conocer y decidir en juicio sobre el caso de los 21 kilos de cocaína * Y es que supuestamente en los despachos judiciales en nombre de los jueces se piden paquetes de dinero a familiares de acusados por tráfico de droga

Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN
La Corte Suprema de Justicia (CSJ) oficializó la tarde del viernes el nombramiento de Fulgencio Gregorio Velásquez Guzmán como nuevo Juez de Juicio del Distrito Penal de Puerto Cabezas, en sustitución de Sara María Espinoza.
Velásquez fue juramentado en el complejo judicial de esta ciudad por la magistrada presidenta del Tribunal de Apelaciones de la RAAN, Rhina Mayorga Paredes, quien estuvo acompañada del magistrado Alejandro Téllez y del secretario de la Sala Penal, Róger Salgado.
Dicho nombramiento se da en una situación de crisis judicial en Puerto Cabezas, donde cuatro jueces se han autoinhibido de conocer el juicio que desde el 14 de diciembre del año pasado esperan los detenidos Moisés Douglas Millar y Carlos Robelo Cruz, capturados el 27 de octubre de 2006 cerca de Cabo Gracias a Dios, en la Costa Caribe Norte de Nicaragua, presuntamente con 21 kilos de cocaína, delito por el cual se les acusa.
Sobre este caso, en carácter de juez de Juicio, Sara María Espinoza fue la primera que se inhibió y argumentó que en su nombre, una persona de su despacho pidió una gran cantidad de dinero (treinta mil dólares aproximadamente) para favorecer a los acusados con un fallo absolutorio.
Espinoza ocupará la titularidad del Juzgado de Adolescencia, el que recién fue creado en el lugar, y su nombramiento será oficializado mañana lunes, según el acuerdo de la CSJ.
Suplente hasta
sufre derrame
El Tribunal de Apelaciones de Puerto Cabezas, en su momento, designó al juez suplente Marcos Hoppington, pero éste también se autoinhibió justificando que desde la infancia tiene una relación de amistad con uno de los acusados.
Sobre Hoppington conocimos que el miércoles último fue internado en el Hospital Nuevo Amanecer de Puerto Cabezas por derrame cerebral, información que constatamos la tarde del viernes, y su estado de salud es grave, al punto que se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos.
La juez suplente de Audiencia de Distrito Penal, Alba María Pérez, fue la tercera que se inhibió y alegó no tener competencia para celebrar el juicio.
Y por último, Ronald Fullerton, Juez de Audiencia de Distrito Penal, se negó a celebrarlo, razonando que no es el ordinal siguiente y porque ya conoció ese caso (en audiencia) y fue el responsable de mandarlo a juicio.
Aunque se conoce que una persona allegada a su despacho, también en su nombre, pidió una tentadora cantidad de dinero con el fin favorecer a los acusados, en caso de constituirse como instancia resolutiva del juicio.
Preocupación
Esta singular decisión de los jueces en Puerto Cabezas tiene preocupado a los colegiados del Tribunal de Apelaciones en la región, porque es un precedente en el que pareciera que en el fondo hubiese temor de los judiciales cuando les llegan casos de narcotráfico, por lo que el sistema judicial estaría en duda en esta ciudad.
La preocupación es mayúscula al conocerse que personas allegadas a los judiciales, presuntamente en nombre de ellos y ellas, piden sumas de dinero a familiares de acusados por tráfico de droga, con el compromiso de hacer todo lo que está a su alcance para lograr un fallo de no culpabilidad.
En los pasillos y despachos del complejo judicial de Puerto Cabezas se sabe los nombres y apellidos de las personas que en nombre de los jueces piden arriba de treinta mil dólares a cambio de liberar con un fallo a los presuntos traficantes de droga, pero nadie quiere hablar sobre eso, y prefieren que lo diga la Policía Nacional y las autoridades judiciales, que han iniciado una investigación al respecto.
Se espera que el juicio contra Moisés Douglas Millar y Carlos Robelo Cruz, por el cargo de tráfico de droga, sea el primero que celebre el nuevo titular de Juicio de Distrito Penal en Puerto Cabezas.
Asimismo, un botín de joyas (que asciende a poco más de doscientos mil dólares) incautado a condenados por trafico de droga, con un perito deberá cuantificarlo y subastarlo al martillo para repartir el dinero entre las instituciones participantes y la Comisión contra las Drogas en Puerto Cabezas.