Nacional

Acusadores de Dessi temen regresar al país

*** Justicia italiana se pronunciará en primera instancia en abril próximo, pero en Chinandega hay todo un movimiento a favor del presunto pederasta *** Ludwin Vanegas dio a entender por teléfono que atentaría contra ex coristas, y aquí ninguna autoridad se ha pronunciado

Managua y Chinandega
La justicia italiana emitirá una sentencia de primera instancia ante la denuncia de abusos sexuales contra niños en Nicaragua, cometidos por el cura italiano Marco Dessi, a más tardar a inicios de abril, afirmaron a EL NUEVO DIARIO por separado los jóvenes que promueven la denuncia en aquel país.
Los seis ex miembros del coro Getsemaní, que decidieron denunciar a Marco Dessi con el apoyo de las organizaciones Rock No War, Solidando y ciudadanos italianos, aseguran encontrarse en un período de recuperación sicológica ante la presión que han sentido por lo prolongado del juicio.
Afirmaron no sentirse lo suficientemente seguros una vez que regresen a Nicaragua, a pesar de un comunicado emitido por el Vaticano, en el que pide a la sociedad nicaragüense y en particular a los chinandeganos, protección a su integridad física y moral por las acusaciones
“No me puedo sentir relajado ahora, porque la gente en Chinandega siempre seguirá pensando lo que a ellos les conviene y no la verdad. Sólo porque el Vaticano pida protección no quiere decir que la gente no nos hará daño”, dijo Marlon Rivas, uno de los acusadores de Dessi.
En el comunicado, el Vaticano informa que la Congregación para la Doctrina de la Fe, que realiza una investigación independiente de la justicia de aquel país, tomará las decisiones definitivas sobre el caso sólo cuando dichas autoridades hayan terminado su propio juicio.
Es la primera vez en la historia que el Vaticano admite e inicia investigaciones en contra de un sacerdote que es acusado de pedofilia en Nicaragua.
Recuerdo torturante
“Siempre vivirá en mi mente lo que Marco Dessi me hizo, no existe nada que lo pueda borrar, aunque admito que ahora me hace menos daño. Lo que me hace sentir tranquilo es que Marco Dessi ya no podrá lastimar a otros niños”, agregó Rivas.
Según él, “es difícil olvidar todo lo que nos pasó durante ese tiempo. Han pasado ya 21 años desde que pasó todo eso y gracias a Dios he aprendido a aceptarlo, no a olvidarlo, porque eso nunca va a olvidarse”.
Agregó que ahora aprende a convivir con la experiencia de ser abusado. “Me siento tranquilo y tengo mucha fe de que la justicia seguirá su curso, intento poder empezar nuevamente mi vida con mi familia, sin el temor de que otro niño pase lo mismo por lo que yo pasé”, agregó.
“Me siento mejor que antes. Especialmente porque poco a poco comienza a salir a luz todo lo que Marco Dessi y Ludwing Vanegas hacían sin que aparentemente nadie se diera cuenta, y menos aún la respetable población de Chinandega. Aquí no hay dinero de por medio, aquí lo que se está haciendo es justicia”, agregó. Hasta el momento, ninguna autoridad en Nicaragua se ha pronunciado sobre las amenazas de muerte hechas por Vanegas a los jóvenes que denunciaron a Dessi.
Esta vez no sólo Rivas tuvo palabras para EL NUEVO DIARIO. También opinó Ricardo Núñez, otrora miembro del coro Getsemaní, quien contó que durante los últimos días ha estado en clínicas especiales con siquiatras especialistas en tratar a personas que han sido abusadas durante su niñez.
“Según mi psiquiatra, mi estado de ánimo está mejorando. Estoy asimilando mejor el tratamiento, ya que a estas alturas estoy menos propenso a la depresión”, dijo Núñez.
El otrora beneficiado de las “obras” de Dessi, indicó que aunque el juicio va por buen camino, su misión por revelar la verdad no ha terminado. “Falta que se pronuncie la justicia italiana, mientras la justicia no llegue a una decisión final, esto para mí no habrá terminado”, aseveró.
Cura italiano que trajo a Dessi a Chinandega, lo defiende
En tanto, el padre Adelino Fosas, quien asumió la dirección del Hogar del Niño en Chinandega, y fue el responsable de llevar hace más de 30 años al padre Marco Dessi a Chinandega, dijo a EL NUEVO DIARIO que al Hogar del Niño no ha llegado ninguna misión de alto nivel del Vaticano a investigar supuestos abusos sexuales cometidos en ese orfanato.
“Nosotros sabemos lo que saben ellos (Vaticano) y lo que dice EL NUEVO DIARIO, no quiero hacer mucha propaganda porque eso puede causarle daño al padre Marco”, dijo el sacerdote, quien agregó que no se ha comunicado con él, lo cual le causa mucha tristeza.
El veterano religioso reaccionó así al anuncio del Vaticano de iniciar un proceso penal canónico contra el sacerdote italiano.
De todas formas, dijo que en caso de llegar esa misión sabrá contestar, porque no le constan las denuncias formuladas por Marlon Rivas y otros cinco ex integrantes del Coro Getsemaní.
Proceso canónico, investigación minuciosa
Por su parte, un religioso de la misma orden, que solicitó el anonimato, señaló que el proceso canónico es una investigación minuciosa, en la cual se toman en cuenta testimonios en pro y en contra, y es conducida por especialistas del Vaticano, instruidos en el asunto.
“El proceso judicial lo puede declarar inocente, pero si el proceso canónico lo condena, lamentablemente dejaría de ser sacerdote”, expresó.
Sin embargo, añadió que el daño moral que sufre Dessi es irreversible, tomando en cuenta los múltiples casos de supuesta pederastia que se han registrado en varios países.
Ludwing Vanegas, sobrino político de Dessi y su colaborador más cercano en Nicaragua, quien está a cargo del Proyecto Betania, dijo rotundamente que no daría declaraciones a EL NUEVO DIARIO, y que sus opiniones podrían leerse en una pagina web, cuya dirección electrónica no la dio a conocer.
Vanegas es señalado por la justicia italiana y por los seis jóvenes que acusan a Dessi de amenazarlos de muerte durante conversaciones telefónicas interceptadas por la Policía italiana. Sin embargo, algunas personas que defienden a capa y espada al religioso, dijeron que éste es incapaz de matar una mosca.