Nacional

Acusado niega, pero evidencias lo hunden

*** “El Pollo” asegura que a la hora del crimen estaba en clínica, galeno no coincide con su hora, y testigo lo ubica en el sitio del asalto mortal *** Suegro admite que fue ladrón, pero ya está “regenerado”, pese a que lo dejaron preso por delitos que tenía pendientes con la justicia

“Yo no he matado al cantante, no tengo nada que ver en ese delito, yo estaba en ese momento en la clínica del doctor Luis Sandoval”, dijo David José Salgado Matus, alias “El Pollo”, de 29 años, quien ayer fue acusado en el Juzgado Cuarto Penal de Audiencias junto a Javier Antonio Juárez García, de 37 años, por la presunta coautoría del delito de robo con intimidación agravado, con resultado de muerte en perjuicio del músico Arnulfo José Oviedo.
El acusado afirmó que estuvo desde la seis de la tarde hasta las siete y media de la noche en la Clínica Cristo Rey, pero el doctor Luis Sandoval dijo que Salgado estuvo en su consultorio entre las 5:20 y 6:30 pm del 27 de febrero, porque llegó a inyectar a su niña y tuvo que esperar.
“No los atendí de forma inmediata, terminé de ver al pacientito que comencé a ver a la 5:20 pm, puse la inyección de la niña --y como eran dos inyeccioncitas--, a los 15 minutos puse la otra. Entonces, pienso que entre la 5:20 y 6:30 estuvieron aquí”, aclaró el galeno, haciendo el cálculo del tiempo mediante la hora que suele registrar en los expedientes de los pacientes.
También confirmó que Salgado Matus andaba con su compañera de vida, y que un capitán de la Dirección de Auxilio Judicial llegó ayer a entrevistarlo.
El médico reveló que diez minutos después de que este agente policial abandonara su consultorio, llegaron la esposa y la suegra de Salgado Matus a decirle que les ayudara, “y yo les dije que iba decir lo que había dicho, sin mentir ni nada, y si había hecho algún ilícito tenía que pagar la pena que le correspondiera”, sostuvo.
La acusación establece que el crimen ocurrió a eso de las 6:45 pm, lo que dejaría un margen de 15 minutos entre la hora de salida del consultorio del doctor y la hora del crimen. El imputado aseguró que después de salir del consultorio se fue al supermercado con su mujer a hacer compras, pero no reveló adónde fue.
Fiscalía lo ubica en lugar del crimen
Aunque será hasta hoy que la juez Martha Martínez decidirá si admite o no los cargos contra los acusados, la Fiscalía “echó por tierra” la coartada del acusado, al presentar a un testigo que ubica a “El Pollo” y al otro imputado en el lugar de los hechos antes del crimen.
La fiscal Verónica Guadalupe Nieto explicó en la acusación, que los acusados fueron vistos desde las cinco de la tarde del 27 de febrero en el puente de El Parasito, buscando cómo robar a los conductores de vehículos, y para ello Juárez García portaba un arma de fuego, supuestamente.
Pero fue a las 6:45 de la noche de ese día que ocurrió el crimen, cuando la cantante y su marido pasaron a bordo de su vehículo con las ventanas laterales delanteras abiertas, momento en que supuestamente los acusados se acercaron a la ventana izquierda, pero habría sido Juárez quien se acercó al conductor, desenfundó el arma, se puso en posición de tiro (agachado) y disparó a corta distancia (entre 50 ó 60 centímetros) sobre el pómulo izquierdo de Oviedo, quien conducía.
Las pruebas
Entre las pruebas que la Fiscalía presentó para inculpar a los acusados, está el reconocimiento que hizo la cantante Keyla Rodríguez, quien señaló a Javier Antonio Juárez como la persona que le disparó en el rostro a su esposo.
También el Ministerio Público ofreció el reconocimiento de Ana Isabel Quiroz, quien señaló a “El Pollo” como la persona que andaba merodeando de forma sospechosa en el puente “El Paraisito”.
Según la Fiscalía, “El Pollo” habría participado del crimen, porque --aunque no disparó-- andaba con Juárez a sabiendas de que éste estaba armado, y cuando aparentemente le disparó a la víctima, él observaba a corta distancia.
Además, ofrecieron las pruebas de productos nitrados que revelan que tanto Juárez (a quien le ocuparon la ropa que andaba el día del crimen) como Salgado Matus tenían residuos de pólvora en los dorsales de ambas manos cuando les hicieron el peritaje.
La fiscal Nieto explicó que aunque no han encontrado el arma que supuestamente usó Juárez para cometer el crimen, las pruebas que existen hasta el momento son suficientes para acreditar que ellos son los presuntos autores del robo con intimidación con resultado de muerte, que, valga decir, amerita una pena de 21 a 30 años de cárcel.
A los acusados también les tomaron huellas dactilares para compararlas con las 29 que fueron encontradas sobre el automóvil de la víctima.
Nieto descartó la posibilidad de que tras el crimen haya otro móvil diferente al robo del vehículo que conducía la víctima.
Doña Socorro Lara, suegra de David José Salgado, hizo un llamado a la conciencia de la viuda “para que no involucre a una persona que no es (en el crimen)”. También pidió a la Policía investigar a fondo el caso, porque reiteró que su yerno estaba en la clínica, no tiene necesidad de robar, y porque conoció que la víctima había recibido amenazas de muerte.
Juan Salvatierra también defendió a su yerno, aunque confirmó que éste en un tiempo fue ladrón e igualmente investigado y detenido por la muerte del comisionado Christian Munguía, pero aclaró que “El Pollo” desde hace cinco años se reivindicó.
Para los familiares del acusado, la Policía detiene a cualquiera con tal de dar por resuelto el caso.

Investigado por muerte de Christian Munguía
Los antecedentes de David José Salgado pesan en su contra: el 17 de enero de este año salió en libertad tras haber permanecido preso tres meses por un pleito, según reveló el mismo acusado, quien ayer quedó en prisión por otros dos juicios que tenía pendientes en los Juzgados Tercero y Cuarto Penal de Audiencias por homicidio frustrado y tentativa de homicidio en perjuicio de Edwin José Masís Calderón, de 18 años, y Wilfredo José Chávez Galán, de 12, respectivamente.
Por el primer caso, “El Pollo” enfrentará juicio oral y público el diez de mayo, por supuestamente haber baleado a Masís Calderón, y en el otro juicio tiene pendiente una audiencia especial este siete de marzo, porque la juez Marta Martínez consideró que las pruebas no eran suficientes para acreditar que Salgado Matus haya disparado con arma hechiza en contra del niño que lo denunció.
El abogado José Luis González dijo que demostrará que su cliente no ha cometido ni este delito ni los otros.