Nacional

Un adiós musical a Arnulfo Oviedo

Artistas lo acompañaron cantando y tocando en señal de compromiso de seguir trabajando por el arte nicaragüense, pese a las limitaciones del oficio

Edith Pineda

La familia artística nacional despidió la tarde de ayer al guitarrista Arnulfo Oviedo Cuadra. Fue un adiós sencillo, no hubo ceremonia ni protocolos, sólo el sentimiento que brotaba de los instrumentos y de las voces de los artistas que de forma espontánea unieron su talento para rendirle tributo a quien fuera su colega, amigo y cómplice.
Desde las 11 de la mañana, el cuerpo de Oviedo fue llevado a la Iglesia Larreynaga donde colaboraba con su arte frecuentemente. En los últimos años de su vida, Oviedo se acercó mucho a la religión, pues en ella encontró ayuda para vencer la adicción al alcohol que padeció por algunos años.
Incluso, la cantante Keyla Rodríguez, pareja del artista, manifestó durante la vela que “Arnulfo tenía varios meses de estarse preparado para entregarle su vida al Señor”, como una manera de buscar consuelo y explicación ante la trágica muerte de su compañero sentimental.
La música que tanto apasionó a este dotado personaje de la música nicaragüense no dejó de sonar las últimas horas previas a su entierro. Carlos Mejía Godoy, Norma Helena Gadea, Staccato, el Mariachi Garibaldi, así como Keyla Rodríguez, las hijas de Oviedo y decenas de artistas, elevaron sus voces para cantarle hasta el momento en que su cuerpo fue sepultado a eso de las seis de la tarde en el Cementerio Oriental.
Durante su intervención, el cantautor nacional Carlos Mejía Godoy aprovechó para hacer público su compromiso de seguir trabajando para difundir el arte nacional. “Nos vemos pronto, hasta siempre”, fueron las palabras que Mejía dirigió a Oviedo.
El sacerdote Antonio Castro, párroco de la iglesia La Merced, de Larreynaga, hizo un llamado a la reflexión sobre la sociedad en la que estamos viviendo… es necesario un cambio en la forma de conducir la situación del país. Pido sabiduría para quienes gobiernan, para que busquen mecanismos que proporcionen estabilidad en la sociedad”, expresó durante la misa de cuerpo presente.
Así mismo, la cantante Martha Baltodano aprovechó para hacer un llamado a las autoridades nacionales a apoyar más el arte nacional. “Arnulfo fue un gran músico, y en vida tuvo pocas oportunidades, debió ser alguien mejor valorado, le faltó a las autoridades haber reconocido más a este gran artista, multifacético en su talento”, manifestó.
Arnulfo Oviedo inició su carrera desde joven, en los años ochenta. Fue autodidacta, y su don para crear lo llevo a ser considerado en el gremio musical como uno de los mejores arreglistas.