Nacional

Buitrago: Algo muy grave; Rivas: Bien vale petróleo

* Coleccionistas aprovechan para destacar el abandono oficial por conservar obras originales de nuestra gloria nacional * En el gobierno, como ya es habitual para cualquier tema importante, todo es silencio y temor a expresarse

El maestro Edgardo Buitrago, fundador y director del Museo Archivo “Rubén Darío”, en León, expresó que las obras artísticas y culturales que pertenecieron al poeta nicaragüense Rubén Darío deberían ser donadas únicamente a instituciones encargadas de conservar y preservar el Patrimonio Cultural e Histórico del país.
Buitrago se mostró inconforme con la decisión del presidente Daniel Ortega de obsequiar a su homólogo venezolano Hugo Chávez los manuscritos originales de los poemas “Ensalmos Bolivarianos” y “Oda a Bolívar”, escritos por Darío.
“Si en realidad se regalaron manuscritos originales o copias adornadas de estos poemas, “sería muy grave... porque eso no se puede”, es terminantemente prohibido por la ley, y si no estuviera prohibido por las leyes deberíamos aplicar la ética de los hombres, porque uno entiende que todo lo referente a Rubén Darío es del pueblo de Nicaragua, es de la nación, y no se puede entregar”, refirió.
“Bien vale 300 millones en petróleo”
Una opinión diferente dio el dariano granadino Álvaro Rivas, quien calificó de “alharaca política” las reacciones que despertara el obsequio que hiciera el presidente Ortega a Hugo Chávez.
Rivas no ve ningún abuso ni lesión al patrimonio cultural al obsequiársele al pueblo venezolano las dos odas que Darío escribiera “sobre una figura continental como lo es Simón Bolívar”.
“En este país el patrimonio de Darío ha sido perdido y dilapidado, y tomando en cuenta la buena intención del gobierno venezolano, bien vale la pena los dos poemas de Darío por los 300 millones (de dólares) que está dando el presidente Chávez”, dijo Rivas.
Para Rivas es más importante rescatar la obra inédita de Darío, desperdigada alrededor del mundo, que hacer “una alharaca” sobre dos textos ya guardados y publicados en los libros. Además consideró que sería un acto “mezquino” pedir la devolución de los poemas al presidente Chávez.
“Cuántas cosas no se han regalado de Darío y nunca he visto una alharaca política como ésta, esa preocupación del patrimonio y por Darío de parte de mucha gente me parece falsa, creo que detrás de todo eso hay intenciones políticas”, dijo.
Deben ser donadas
El maestro Buitrago considera que lo más sensato es que las obras de Darío sean donadas al Museo Archivo “Rubén Darío”, porque es el lugar en donde se exhiben todas las cosas de valor del poeta en nuestro país.
“Las innumerables obras de Darío se encuentran disgregadas por distintas partes del mundo en manos de coleccionistas e instituciones tales como la Biblioteca de la Sociedad de Escritores y Artistas de Buenos Aires, Biblioteca del Seminario Archivo de Madrid, en España, entre otros países de Europa y Latinoamérica en donde el poeta se destacó con su extraordinario talento”, explicó Buitrago.
El académico e historiador leonés Manuel Noguera, difiere de la posición del maestro Buitrago, ya que según él, las obras de Rubén Darío que se encuentran en manos del Estado han desaparecido ilícitamente.
“Las autoridades de cultura se han quedado únicamente en la denuncia, así como sucedió con la Fe de Bautismo de Rubén Darío a inicios del año pasado en el Archivo Diocesano de León. En este caso se trata de una entrega oficial de un mandatario a otro representante latinoamericano que comparte junto a Nicaragua el éxito poético de Rubén Darío”, dijo Noguera.
El responsable de la Sala “Rubén Darío” de la Biblioteca Nacional, Guillermo Flores, mencionó que la Ley 333 y su Reglamento, si bien habla de la protección y promoción de la obra del insigne poeta, no prohíbe regalarla o venderla si el que posee parte de su legado así lo desea.
El artículo dos de dicha ley señala que “el registro de los bienes patrimoniales declarados por la Ley no implica la pérdida de dominio o posesión, pero en caso de venta, el Estado de Nicaragua tendrá opción preferencial”.
Pero además indica que “las personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras que posean manuscritos u objetos personales que hayan pertenecido al poeta Rubén Darío, deberán registrarlos en el Departamento de Registro y Control de Bienes Culturales de la Dirección de Patrimonio Cultural (...)”. Gestión que al parecer al presidente Ortega se le olvidó, a pesar de promover a través de su gobierno “una Política Cultural” que tiene como principales objetivos “crear los instrumentos y recursos indispensables para la reapropiación, local y regional, de nuestros bienes patrimoniales, materiales e inmateriales, vivos e históricos”.
Sólo dos manuscritos en la Sala “Darío”
Guillermo Flores, quien dedica la mayor parte de su vida a recoger la obra de Darío alrededor del mundo, dijo que las obras del bardo en su mayoría están en manos privadas, entre éstas algunas correspondencias que intercambió el poeta con amigos que luego terminaron en manos de sus familiares. “Una de esas cartas la ofrecieron aquí en 2,500 dólares, pero el Instituto de Cultura no aceptó, por lo que la señora optó por venderla a una Universidad en los Estados Unidos”, relató Flores.
Prueba de la ausencia de las obras originales de Rubén se puede observar –-paradójicamente-- en la Sala “Rubén Darío” de la Biblioteca Nacional, donde sólo se encuentran dos manuscritos de su puño y letra, que son dos dedicatorias del bardo a los señores Alejandro Bermúdez y Enrique Fluria, fechadas en los años 1904 y 1905, respectivamente.
Flores dijo que con el tesoro más grande que cuentan es con sus “obras príncipes”, aquellas que publicó el poeta por primera vez cuando aún estaba con vida.
Gobierno guarda silencio
La directora del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), Margine Quintanilla, guardó silencio ayer cuando intentamos conocer sobre los dos poemas que Ortega le regaló a Chávez. También llamamos a la oficina de la señora Rosario Murillo para conocer la procedencia de esos documentos, pero tampoco obtuvimos respuesta.