Nacional

Cárceles y custodios en completa lipidia


La crisis del Sistema Penitenciario Nacional incluye resolver el problema salarial que enfrenta el personal de esa institución, según fue planteado a la ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales Mazún, durante el Consejo Nacional realizado recientemente en el que se analizó la problemática de las cárceles del país.
Los directores de los ocho centros penitenciarios que hay en todo el territorio, plantearon no sólo la problemática que enfrentan para poder atender a la población de privados de libertad, sino también el estado de los mil 70 funcionarios del Sistema que según el Director del Sistema Penitenciario Nacional, prefecto Carlos Sobalvarro, son los empleados peor pagados del país.
Un policía penitenciario tiene un salario de mil 200 córdobas, y por las difíciles condiciones que enfrenta el Sistema, se le han reducido beneficios como el transporte.
El alcaide Oscar Molina, Director de Relaciones Públicas del Sistema Penitenciario Nacional, detalló que durante el Consejo que contó con la presencia de la ministra de Gobernación, se planteó la situación real de las penitenciarías a fin de tomar medidas tendentes a resolver la problemática.
Para Molina, uno de los principales problemas que enfrenta el Sistema Penitenciario es el bajo salario que ganan sus funcionarios, además de la falta de personal que obliga a redoblar jornadas completas en función de la vigilancia de los privados de libertad.
Salarios estancados
“En los últimos 16 años, el salario del personal del Sistema Penitenciario no ha sido revisado, y urge una mejora de sus ingresos”, según el alcaide Molina. Recordó también que en términos generales el Sistema Penitenciario enfrenta crisis por la falta de transporte para el traslado de los internos a los juzgados, un estado deplorable de la infraestructura y falta de técnicas penitenciarias.
“Hay un déficit de 300 funcionarios, que de llegar a completar esa planilla, permitiría trabajar con las mínimas condiciones para la seguridad de los internos”, señaló Molina.
Actualmente, los mil 700 funcionarios hacen trabajos extraordinarios que llegan a la explotación, reconoció hace poco el prefecto Sobalvarro, Director del Sistema Penitenciario.
“Aquí se sobreexplota a los funcionarios”, reconoció el alcaide Molina, quien aseguró que durante el Consejo, la ministra Morales Mazún comprometió su palabra para trabajar en el incremento de la plantilla. “Hay un compromiso de la ministra de completar la plantilla mínima necesaria”, dijo Molina.
“Tenemos un déficit de más de trescientos funcionarios para cumplir tareas elementales de vigilancia, tratamiento reeducativo, control de 6,100 internos que hay en los ocho centros penitenciarios de todo el país”, dijo Molina.
Recordó que con la apertura del Centro Penal para Adolescentes se incrementó la necesidad de mayor personal. “Hay que administrar el nuevo centro de menores”, dijo el funcionario, quien confirmó que se está prestando ese servicio con la misma plantilla que hay en la Cárcel Modelo.