Nacional

Canciller cauteloso con provocación hondureña


Vladimir López

El canciller Samuel Santos se mostró esquivo, extremadamente cauteloso, y evitó pronunciarse sobre la confesión del ministro de Defensa de Honduras, Arístides Mejía, quien aseguró que las Fuerzas Armadas de ese país patrullan por mar y aire la zona de litigio ubicada entre el paralelo 15 y el paralelo 17, pese a que existen acuerdos firmados ante la Organización de Estados Americanos, OEA, que establecen medidas concretas orientadas a fomentar la confianza entre las dos naciones.
“El territorio (marítimo, ubicado entre el paralelo 15 y el paralelo 17), nosotros decimos que es nuestro. Estamos discutiendo en La Haya (Corte Internacional de Justicia). Mejor lleguemos allá y allí se van a resolver las cosas”, expresó Santos, al ser consultado sobre la confesión del ministro catracho, luego de que no logró burlarnos tras participar en una actividad.
“Prefiero no hablar, porque precisamente son cosas de seguridad nacional que prefiero no decir nada, no quiero cometer los mismos errores que otros cometen”, dijo, sin precisar a quién o a quiénes se refería.
Cuando se le consultó sobre la existencia de un documento denominado memorando de entendimiento, que establece, entre otras cosas, que cualquier movimiento militar en esa zona por tropas de algunas de las dos naciones debe ser notificado con 30 días de antelación a la otra parte, el canciller expresó que “todo lo que hemos acordado, nosotros los nicaragüenses, lo respetamos”, y nos dejó plantados, grabadora en mano, mientras salió raudo hacia uno de los ascensores de la Cancillería.
Tinoco: lo que valdrá es sentencia de la CIJ
En tanto, el miembro de la Comisión del Exterior de la Asamblea Nacional, Víctor Hugo Tinoco, expresó que independiente de las posiciones expresadas por los funcionarios del gobierno de Honduras, “aquí lo que vale es lo que vaya a decidir la Corte Internacional de Justicia sobre esas aguas”.
No obstante, Tinoco criticó al canciller Samuel Santos y a los principales funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores porque no se han dignado a comparecer ante los miembros de la Comisión del Exterior del Parlamento, argumentando que “no tiene tiempo”.
“La impresión que a mí me da esa actitud es que en la diplomacia nicaragüense hay funcionarios que demuestran falta de capacidad para manejar las cosas. Es absurdo que alegue que no tiene tiempo para comparecer ante la Comisión del Exterior para explicar asuntos de Estado, asuntos de nación, cuando tiene suficiente tiempo hasta para andar en recepciones”, expresó Tinoco.