Nacional

Robelo eufórico se ve BECA-millonario


El Banco Europeo de Centroamérica (BECA), como sociedad anónima, esta activo, porque el Registro Público de la Propiedad Inmueble de Managua, canceló por orden judicial la quiebra decretada después de que la Superintendencia de Bancos (SIB) interviniera la institución en 1996.
Lo anterior lo informó Álvaro Robelo, dueño del banco, tras explicar que una vez reactivada la sociedad, el juez cuarto civil de Distrito, Néstor Castillo, ordenó a la SIB autorizar la licencia para que el banco comience a funcionar.
Robelo aclaró que el juez remitió la ejecutoria de la sentencia al Presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN) Antenor Rosales, porque es el Presidente del Consejo Directivo de la SIB y no al Superintendente de Bancos, Víctor Urcuyo.
Indicó que ahora sólo le falta llenar ciertos requisitos establecidos en la ley para abrir el banco. Reiteró que la intervención en su contra fue por motivos políticos, por formar el “Movimiento Arriba Nicaragua”.
Afirmó que es falso que Bancentro haya pagado 25 millones de dólares por el BECA porque no hubo quiebra, y el Estado no emitió ni un solo CENI, como hicieron con los otros bancos.
Acusa a Montealegre
“Eduardo Montealegre entró a mi banco con 28 empleados, entre ellos el ex superintendente de Bancos, Alfonso Llanes y su esposa, que eran sus empleados en ese momento”, afirmó Rebelo, tras asegurar que en Bancentro reclasificaron la cartera.
Tratamos de conocer una reacción de las autoridades de Bancentro a lo expresado por Robelo, pero no hubo respuesta. Robelo dijo que se “robaron” un almacén de depósitos llamado “Albeca” porque lo vendieron en la famosa subasta de 2003, y hoy se llama Alfisa.
Ese almacén, según Robelo, tenía el mismo valor del banco, cuya cartera era la mejor del incipiente sistema financiero nicaragüense, en tiempos de la ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro.
Los sueños con millones
Robelo calificó de falsedad el que ahora digan que el Estado deberá pagarle 65 millones de dólares. Explicó que, aunque calculó en esa cifra la demanda, en el proceso el juez nombró a dos peritos que calcularon en 28 millones de dólares el pago, y aparte de eso, él ha pedido al juez cinco millones de dólares por daños y perjuicios.
Afirmó que el Estado está obligado a cumplir con la sentencia, y si por el pago sufre algún perjuicio, puede perseguir al ex ministro de Hacienda y Crédito Público, Eduardo Montealegre, y a sus socios en Bancentro, que se beneficiaron al quedarse con el BECA.
“Aquí no hay nada más que discutir, he seguido todos los procesos legales necesarios desde hace doce años, y ahora el Estado debe pagar, porque la sentencia es de ineludible cumplimiento”, afirmó Robelo.