Nacional

Abuso y lesión a Patrimonio

* Clemente Guido, ex Director del Instituto de Cultura, dice que es un deber recuperar lo entregado como un alegre obsequio * Titular del Mined y Directora del INC obligados a actuar según la ley, lo que pone a prueba su idoneidad

Melvin Martínez

El presidente Daniel Ortega, según Clemente Guido, lesionó la ley de Protección al Patrimonio Cultural de la Nación, con su regalo a Hugo Chávez de originales de Rubén Darío. Irónicamente, esta Ley fue aprobada durante la Administración sandinista en 1982.
Guido afirmó que al ministro de Educación, Miguel De Castilla, y a la directora del INC, Margine Gutiérrez, les corresponde ejercer las acciones necesarias para garantizar el cumplimiento de dicha Ley, lo que pone a prueba la idoneidad de estos dos funcionarios.
Ortega obsequió hace dos día dos poemas originales del poeta Rubén Darío a su colega Hugo Chávez en su visita a Caracas, obsequio que realizó como si se tratara de objetos de su propiedad.
El ex director del INC dijo que con los obsequios, también se violentó la Ley 333 --Ley para la Protección de la Obra, Bienes e Imagen de Rubén Darío y Declaratoria del Patrimonio Cultural e Histórico de la Nación de su Obra y Bienes--, publicada en La Gaceta número 57, del 6 de octubre de 2000, durante su administración.
El primer obligado a cumplir la ley
“Creo que Daniel está entusiasmado con las buenas relaciones con Chávez. Fue un gesto de amistad, pero tratándose de bienes culturales, debió pensar en cumplir las leyes, es el primero que debe cumplirlas. La ley es categórica”, dijo Guido.
Chávez calificó el regalo como “maravilloso”, luego de leer en su programa radial los manuscritos titulados “Ensalmos bolivarianos” y “Bolívar”, alusivos al Libertador de Venezuela, Simón Bolívar.
El segundo artículo de esta Ley establece que el Ministerio de Educación y el Instituto de Cultura ejercerán las acciones necesarias para garantizar las disposiciones de la integridad de la obra dariana, la cual no puede salir del país.
“El Ministerio de Educación puede acceder a documentos cuando sean ejemplares únicos y raros de obras que se hallen en poder de terceros”, dice el tercer inciso.
Deben regresar a Nicaragua
Están obligados a pedir información a Ortega sobre el hecho, y si confirma en cualquier condición que son manuscritos originales, deben exigir que regresen a Nicaragua y que los registren ante la Dirección de patrimonio cultural. Daniel es el primero que debería hacer valer las leyes de Nicaragua.
“Estos manuscritos son ejemplares únicos y raros, por lo tanto, si estaban en poder de terceros, el Ministerio de Educación tenían prioridad para acceder a esos ejemplares”, afirmó.
Mientras tanto, el artículo seis de la misma Ley dice que se debe declarar patrimonio cultural y artístico de la nación la obra publicada e inédita del poeta Rubén Darío.
“Esos dos manuscritos, aunque hubieran sido propiedad de Ortega, no puede donarlos ni como gobierno ni como individuo a otro gobierno o individuo fuera de Nicaragua, porque es un daño y una ofensa al patrimonio nacional.
“Tu obligación al adquirir un bien como ese, es ir a la Dirección de Patrimonio Cultural a registrarlo, y después ellos te extienden una constancia, podés regalarlo a otra persona dentro de Nicaragua, y venderlo dentro de Nicaragua, lo que no se puede es exportarlo.
Según esa Ley, la tenencia de manuscritos de Rubén es ilícita si no estaban registrados, y si lo estaban la exportación de Nicaragua es peor”, concluyó Guido.